Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MARTES 3 10 2006 ABC AD LIBITUM POR OTRA PARTE LICENCIA PARA ROBAR Pompeya, la mujer de Julio César, no le bastó con ser decente. Su marido la reprobó por no parecerlo. Eran, naturalmente, otros tiempos en los que la conducta, pública y privada, de los gobernantes tenía una significación que hoy no tiene, entre otras cosas, porque los partidos políticos se han convertido en un gran manto encubridor de sus militantes en lugar de ser atentos y rigurosos vigilantes de la idoneidad política y moral de cada uno de ellos. A los electores tampoco parece importarles mucho la decencia de sus líderes y así, juntados el hambre y las ganas de comer, algunos de los protagonistas máximos de la política se sienten en poseM. MARTÍN sión de una licencia paFERRAND ra robar equivalente a la licencia para matar que James Bond exhibe en sus películas. Luis Ignacio Lula da Silva no alcanzó este pasado domingo la renovación automática de su mandato por poco más de un punto. Tendrá que acudir a una segunda vuelta contra Geraldo Alckmin. Poco les ha importado a los votantes del Partido de los Trabajadores la espesa nube de corrupción que ensombrece la primera legislatura del líder brasileño. Tampoco que los pronósticos son unánimes y Lula volverá al Gobierno protegido por la vista gorda de sus electores, que no quieren relacionarle con el magma de corrupciones y venalidades de que han hecho gala y fortuna quienes le rodean Siempre son otros los sinvergüenzas cuando los militantes y devotos deciden protegerse con la protección al jefe. Casos como el que la actualidad nos presenta en Brasil no son raros y, con algunas excepciones en el mundo anglosajón, proliferan en países de más tradición democrática y riqueza económica. Sin salir de la UE encontramos situaciones escandalosas que están en la memoria colectiva y aquí, en España, ya en la preparación de elecciones autonómicas y municipales, vamos viendo cómo los partidos, en lugar de enterrar a quienes, por su conducta, debieran ser cadáveres políticos o, por lo menos, esconderles piadosamente en algún armario reservado, vuelven a sacarles en procesión para someterles al voto popular. No daré nombres (de momento) porque muchos de los candidatos de la desvergüenza son todavía un rumor o, incluso, una intentona para seguir disponiendo de la protección de su sigla y o de la oportunidad de sus negocios inconfesables; pero el asunto no es menor y debiera concentrar la atención de las direcciones de los partidos para evitar que parezcan lo que no son o evidenciar lo que verdaderamente son. Los nombres bajo sospecha, en muchos casos bien fundada, no deben aparecer en los escenarios de la representación popular. Lo único que nos falta en un sistema tan escasamente representativo es que bajo la foto de algunos representantes se pueda colgar un se busca La sigla es lo de menos. CON LA DEUDA EN LOS TALONES A S rá el tinglado? Hombre, todo el mundo descuenta que a I debes un millón al banco, tienes problemas; si un récord histórico en los índices bursátiles, indefectibledebes mil millones, los problemas son del banco. mente le sigue una bajada, pero la cuestión es a qué veloSegún creo, fue Keynes el primero que formuló la cidad y con qué profundidad se producirá la caída. inteligente observación, de aplicación tan actual. La ecoNi soy ni me las doy de analista financiero, pero evinomía vive, como pocas veces en su historia, una auténtidentemente los precios que se ofrecen- -y se pagan- -por ca orgía financiera. Me refiero, claro, al festival de opas y Metrovacesa, Endesa, Iberdrola y otras compañías invicontraopas en el sector energético y en el inmobiliario. tadas a este baile es desorbitado. Aún descontanAdemás de la más reciente sobre Fadesa y la venta do intereses estratégicos, políticos o personales de un paquetón de Sacyr, también ha habido que aumentan el valor de las empresas más allá opas sobre Metrovacesa, o Inmocaral, o Parquede lo que digan los estados contables, atenta a la sol. Fuera de España, pero protagonizada por una razón y al sentido común que lo que hace un año empresa española, otra opa permitió a Ferrovial se compraba a veinte hoy se pague a cuarenta: es comprar la mayoría de las acciones del gestor briel mismo negocio, con idénticos gestores, con tánico de aeropuertos, BAA. ¿Más? Por supuesto perspectivas similares ¿Quién justifica la locura? que hay más: la de Telepizza o las de Cortefiel. JOSÉ MARÍA Es verdad que las empresas constructoras e inLa opinión está feliz con la febril actividad corGARCÍA- HOZ mobiliarias han vivido años de oro, con benefiporativa. Los medios informativos, en primer lucios como nunca habían soñado. Esos beneficios parece gar, porque a río revuelto siempre aumentan las oportuque se están dedicando a diversificar en el sector energénidades de ofrecer material novedoso a los lectores. Tamtico, dentro y fuera de España. Pero las inversiones probién están felices los pequeños accionistas, convencidos gresivamente altas han exigido un endeudamiento igualde que la pelea entre dos o más tiburones sólo puede benemente creciente. Como no han faltado prestamistas ficiar al valor de sus acciones. Para qué hablar de los ban- -desde los bancos tradicionales a las nuevas y más sofiscos y, en general, el sector de servicios empresariales ticadas instituciones de financiación- -la bicicleta, lejos- -fondos de capital riesgo, auditores, abogados, ingeniede pararse, ha adquirido velocidad, tanta que ya no se ros financieros, etc. pues cualquiera que piense en lansabe si las empresas compradoras y las compradas pozar o en defenderse de una opa acude a ellos... Incluso al drán obtener beneficio suficiente para repagar la deuda. Gobierno, pues aunque los propios errores le hayan heLos pronósticos macroeconmociso no son buenos o, cho perder algo del férreo control que ejercía sobre cualcuando menos, están lejos de ser tan optimistas como el quier movimiento empresarial significativo, el festival año pasado. El último diagnóstico del FMI, emitido hace de compraventas y de tomas de posición le beneficia pretres semanas con ocasión de la Asamblea General celecisamente en la medida que tapa esos errores. brada en Singapur, decía dos cosas: a) la economía munAsí pues, con el viento soplando de popa, todo el mundial marcha bien, tan bien como el año pasado y b) ahora do tiene razones para estar feliz; lo peligroso es que esa hay muchos más peligros de descarrilamiento que hace borrachera de felicidad lleve a olvidar o minusvalorar doce meses. El del FMI es, desde luego, un panorama glolas razones para estar preocupado, que también las hay, bal, pero a estas alturas ya estamos tan intercomunicay muchas. La primera estriba en los precios exorbitantes dos que si Estados Unidos estornudara, el resto del munque se pagan por las empresas. La segunda preocupado, incluido el Reino de España, se constiparía. ción se deriva de preguntarse por el origen de ese dinero. josemaria garcía- hoz. com Y de esas dos preguntas se deriva una tercera: ¿aguanta-