Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 3 10 2006 Opinión 5 UNA RAYA EN EL AGUA EL ESCAÑO ROBADO sabiendas de lo que le gustan a Zapatero estas causas de la filantropía universal y el compromiso contra la pobreza, unos tipos listos de una agencia de publicidad le han metido las cabras de la retórica en el corral del compromiso. Después del ya célebre vídeo del falso robo del escaño, resulta bastante probable que el presidente se retrate de pie en la Campaña del Milenio, si es que los duendes de la Moncloa no le han secuestrado los reflejos. Los autores de la treta sabían muy bien a quién le estaban montando el numerito. Conociendo su propensión a los gestos, el desenlace de esta polémica tan ruidosa acabará con un melifluo brindis presidencial al sol del altruismo humaniIGNACIO tario... y con Solbes dánCAMACHO dole otra vueltecita al sudoku del Presupuesto. El montaje ha dado de pleno en el blanco, con gran alharaca y efectismo propagandístico. El vídeo tiene el punto justo de aire clandestino y chapuza casera para subyugar en internet, que es la plataforma donde, como apunta el siempre sabio Umberto Eco, gozan de mayor credibilidad las cosas más increíbles. Al procedimiento lo llaman los expertos marketing viral porque se difunde como los virus informáticos, y sirve lo mismo para una causa justa como la de combatir la pobreza que, llevado a las últimas consecuencias por algunos desaprensivos, para convocar manifestaciones envenenadas en un momento crítico. El mecanismo es tan sencillo como la vida: los más listos se aprovechan de los más ingenuos; los más avispados, de los menos sagaces. Tiene la ventaja de que es barato y se difunde solo porque cuenta con el beneficio de la credulidad masiva y morbosa de la red. Yo mismo conozco a gente intelectualmente cualificada que se tragó a pies juntillas el señuelo de Amo a Laura y todavía anda meditando sobre el renacer de la castidad entre la juventud. En este ardid del escaño birlado con nocturnidad han picado hasta los noticiarios más señeros, y probablemente nadie está libre de una posible intoxicación por esta nueva virología sin más antídoto que la cautela. En esta ocasión, además, el truco se apoya en un golpe de osadía, que acaso le cueste un puro al funcionario que abrió la puerta al caballo de Troya en el Congreso, donde se ha desatado una cierta histeria de improvisada caza de brujas. Las brujas, en este caso, eran buenas, o al menos actuaban al servicio de un fin noble, pero el asunto puede servir de aviso contra los bulos de la red, donde muchos gatos son pardos y lo mismo te encuentras las fotos falsas del alunizaje del Apolo XI que te colocan la vieja leyenda de los llaveros explosivos, por no hablar de otras presuntas conspiraciones más de moda. Todo ello con gran apariencia de verosimilitud. Al final, la navegación por internet se atiene a la vieja ley del mar: a los incautos se los traga el oleaje. Pero, golpes de efecto aparte, el escaño de Zapatero sigue en su sitio. Para quitárselo de verdad, en democracia, no hay más remedio que esperar a las próximas elecciones. Y no distraerse mucho con tonterías. A ESA DEMOCRACIA SOUFFLÉ P OR un penúltimo poso de confianza debemos decir que las ideas y las personalidades todavía cuentan, pero sabemos que en la democracia de opinión lo que cada vez pesa más es la instantaneidad de la descargas emocionales que no nos hacen responsables de nada y la pirotecnia con cheque copiada de los concursos televisivos. En Gran Bretaña, sube puntos en las encuestas el tory David Cameron a fuerza de retomar las ideas de su adversario, el laborista Blair; en Francia pudiera ser candidata a la presidencia de la República la socialista Ségolène Royal, a base de reciclar los eslóganes de su adversario, el gaullista Nicolas Sarkozy, también probable candidato en abril de 2007. El conservador light británico y la socialista descremada en Francia coinciden en una genérica apelación a cierto individualismo responsable Hay soufflés dulces y soufflés salados. Sírvase usted mismo. VALENTÍ A estas alturas, escandalizarse porPUIG que el marketing tenga tanto que ver con la política electoral es una forma residual de beatería, pero es cierto que jugárselo todo al zapeo y a los efectos aleatorios del tiempo mediático aleja un poco más la cosa pública, el ágora, del contraste entre pareceres y conciencias. No era malo que las ideologías pasasen por la licuadora, pero la volubilidad electoral se va incrementando en tal grado que la opinión pública también resulta ser como un soufflé Ganan la fotogenia, la levedad, una tecno- virtualización de la política. A primera vista, importan más los tacones que lleva Ségolène Royal que su idea del papel de Francia en el mundo: será por eso que del papel de Francia en el mundo Ségolène Royal no dice nada. En el proceso de primarias que el 16 de noviembre decidirá el candidato socialista a la presidencia de la República, Ségolène Royal ha desbancado ya a algunos pesos pesados del socialismo francés, como por ejemplo Lionel Jospin. Básicamente, le quedan por atajar al socialdemócrata Straus- Kahn y Laurent Fabius, quien estuvo a la derecha y ahora está en la izquierda. El renqueante socialismo francés va a acumular todos sus recursos para detener el desfile de Ségolène Royal, aunque tenga- -según las encuestas- -el mejor apoyo demoscópico. No es que el socialismo francés eche mano de sus últimas reservas de racionalidad para neutralizar el soufflé Royal; lo que aparecen son inercias paquidérmicas, herrumbres insalvables y una fosilización ideológica que, de ser aplicada a Europa, nos haría incluso incapaces de competir con el nuevo Vietnam. En El duelo un ensayo de política- ficción sobre las elecciones de mayo de 2007, el autor- -con el seudónimo Graco Babeuf- -supone que ganará Sarkozy por los pelos en la segunda vuelta, frente a una Ségolène Royal que ha convencido a Strauss- Kahn para que vaya de primer ministro. Al mes siguiente, los franceses votarán en las legislativas. En el partido conservador británico, David Cameron ya ha liquidado algunas de las propensiones impuestas por el thatcherismo, hasta el punto de decir que lo primordial no es bajar los impuestos. Subió en las encuestas y ahora está en la incertidumbre porque el electorado no ve con claridad cuál es su objetivo político. Al iniciarse el congreso anual conservador en Bournemouth, ese picnic mesocrático con rasgos etílicos ancestrales, Cameron perdía siete puntos de ventaja. Es cierto que los partidos británicos suelen aumentar sus porcentajes al celebrar sus congresos. En este caso, el cónclave laborista precedió al tory Otro factor aprovechable por parte de Cameron es el desgaste manifiesto de Blair. Aun así, un 54 por ciento de los encuestados dice no saber en qué cree hoy el partido conservador. Piden tal vez un buen pastel de riñones en lugar de un relamido soufflé David Cameron- -ha dicho el Financial Times -es un estilo en busca de gravitas Por lo mismo, Ségolène Royal anda persiguiendo una cierta grandeur Cuánto daño han hecho los genios de la nouvelle cuisine valentí puig abc. es