Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 2 10 2006 55 La hora del Nobel universal Las críticas a la Academia sueca por los últimos premiados hacen suponer que este año el galardón recaerá en un candidato de gran resonancia b Al acercarse el fallo del primer premio mundial, que será el próximo jueves o el siguiente, se disparan los rumores sobre candidatos de toda lengua y condición CARMEN VILLAR MIR CORRESPONSAL ESTOCOLMO. Suecia entera es un rumor. El anuncio hoy en el Forum Nobel del Karolinska Institutet del Premio de Medicina desata la conocida fiebre Nobel, que da paso a toda clase de especulaciones sobre la persona en quien recaerá año el galardón de Literatura, que es por tradición el más polémico y esperado de los siete premios que se otorgan cada año en memoria de Alfred Nobel. Hasta hace unos años, los soplos eran frecuentes y en los días anteriores al fallo podía casi asegurarse el nombre del afortunado, pero la cosa cambió desde que Horace Engdahl- -espía audaz, anterior oficial de los Servicios de Inteligencia- asumió su puesto como secretario permanente. Engdahl tapó los agujeros y puso fin a los comentarios de los propios académicos, que ya no abren la boca estos días ní para dar los buenos días. Sin embargo, los blogueros y representantes de la Cultura ya empiezan a presentar sus quinielas; los libreros, obedientes a sus consignas editoriales, colocan en sus escaparates libros de posibles premiados; y los críticos li- El editor Stephen Pagen recibe en nombre de Harold Pinter, ausente por problemas de salud, el Nobel de Literatura durante la ceremonia del pasado año terarios, que acaban de volver de la Feria del libro de Gotemburgo, apuntan por la radio y televisión sus favoritos. Los snobs de la Cultura opinan que dado que la Academia sueca esta fuertemente diezmada (hay dos sillones vacantes por fallecimiento y otros tres que dejaron vacíos sus ocupantes en protesta por la falta de solidaridad mostrada por la institución en el caso EFE Rushdie será más fácil conseguir el necesario consenso, por lo que el anuncio podría ser este mismo jueves. De ser así, los dignos académicos lo confirmarán 48 horas antes. Autor de resonancia universal Las críticas a la Academia por su concesión del premio el año pasado a Harold Pinter hacen suponer que en esta edición se elegirá a un autor con resonancia universal, reconocido y respetado como Mario Vargas Llosa- -calificado por la prensa como el gigante literario aunque varios críticos de renombre, como Kjell Albin Abrahamson, escriben artículos y cartas abiertas llenas de ironía en las que dicen si ha llegado la hora de ceñir la frente con la corona Nobel a un fascista o a un populista de ultraderecha como el dramaturgo húngaro Istvan Csurka. También se habla de la posibilidad de que el Nobel vaya a parar a manos femeninas (Carol Oates sería en este caso la favorita) aunque de los 758 premios concedídos solamente 33 han recaído en el sexo débil. Otro de los que siempre ocupa uno de los primeros puestos en las quinielas es el sueco Tomas Tranströmmer. Se sigue hablando del libanés Adonis, ya que en opinión de muchos la Academia ha olvidado la Poesía como género literario; y los jefes de las secciones de Cultura de los mayores diarios del reino apuntan a Ismail Kadaré. Suramericano, belga, árabe, ruso, canadiense, japonés o español? ¿Hombre o mujer, conocido o totalmente anónimo? Margaret Atwood, Vargas Llosa, Carlos Fuentes, Philip Roth, Orham Parmuk, Mahmoud Darwish, Paulo Coelho, Milan Kundera, Mustafá Kemal, Bel Daio, Cesc Nooteboom o Delibes? Todo son especulaciones. El nombre del ganador siempre produce perplejidad. Este próximo jueves los académicos tendrán que votar a su autor preferido de la Nobellisten la lista de la discordia. Nunca suele haber unanimidad el primer día de votación. Cada miembro tiene su propia agenda y sus favoritos. Y distinguir a uno solo entre tantos autores de prestigio medecedores del Nobel no es tarea fácil.