Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión LUNES 2 10 2006 ABC EL OBSERVATORIO EN FIN UN POCO DE ESTRATEGIA NADIE LOS QUIERE MUERTOS Islamabad en la región, han permitido a los talibanes APATERO no desea cadáveres sobre la mesa que concentrar todos sus esfuerzos contra las tropas de la perturben sus infinitas ansias de paz. Y menos Alianza, que se enfrentan al mayor desafío bélico en sus sin son de soldados españoles. La retirada apresucasi sesenta años de historia. Las misiones de la ISAF rada de nuestras tropas de Irak ha causado más estrason cada vez más arriesgadas y sus patrullas sufren esgos en la conciencia del Gobierno que la ordenó que precaramuzas continuas, cuando no tienen que intervenir ocupaciones en aquéllos para los que España, desde enen batallas de una semana de duración, como la que tutonces, se ha convertido en un pigmeo. Porque es una vo que librar el mes pasado una unidad británica evidente mala conciencia, a lo que se ve también en el peligroso sur del país. En lo que va de año, infinita, la que está actuando como el más activo 130 soldados aliados han muerto, en su mayoría agente movilizador de misiones militares espaamericanos, canadienses y británicos; también ñolas en el exterior. Siempre, eso sí, que las troalemanes e italianos. Las tropas españolas han pas enviadas no queden expuestas ni al menor pagado un gravoso tributo de sangre, es cierto, resfriado. pero no en acciones de combate salvo en un caso Sucede, sin embargo, que el afán obsesivo de aislado. participar en tareas de pacificación allá donde se EDUARDO El jueves pasado, la Alianza decidía finalmenofrezca una oportunidad forma una extraña pareSAN MARTÍN te acelerar y reforzar su despliegue en todas las jade baile con las igualmente infinitas precauciozonasdel país, sumando a la misión 12.000 soldados amenes que el Gobierno español impone a las misiones asigricanos de la operación Libertad Duradera Hace nadas a nuestros soldados. La posición que nuestros gounas semanas, el general británico David Richards, cobernantes sostienen respecto del papel de las tropas esmandante de la ISAF, había denunciado un retraso de pañolas en Afganistán, cuyo envío fue trompeteado a dieciocho meses en la respuesta a las peticiones de los pleno pulmón en su momento, además de mostrar una mandos sobre el terrero. insolidaridad irritante con el resto de países participanEn la reunión celebrada en la ciudad eslovena de Portes en la operación, empieza a resultar un tanto ridícula. toroz, los países de la OTAN que con mayor intensidad En las inhóspitas tierras afganas, la OTAN no lucha soportan el esfuerzo de la guerra en Afganistán pidiesólo por abortar la última erupción del yihadismo islaron a los demás, entre ellos a España, que levantaran las mista más violento, sino sobre todo por su propia superrestricciones que han impuesto a la acción de sus trovivencia. Transmutada desde la cumbre de Praga de pas. A lo que el ministro español de Defensa, José Anto 2002 en una organización multinacional para la internio Alonso, respondió con un lacónico: Seguiremos vención rápida en zonas en conflicto, la Alianza Atlántidonde estamos y haciendo lo que estamos haciendo ca se la juega literalmente en Afganistán. La intervenDonde están las tropas españolas es en la relativamente ción de la OTAN en Kosovo en 1999 (sin autorización de tranquila región occidental de Herat, mientras británila ONU, por cierto) fue un sencillo ejercicio de tiro al cos y canadienses se la juegan todos los días en el sur. lado de la amenaza que representa para la organización Nadie quiere a nuestros soldados muertos. Pero tampola nueva guerra afgana. co cómodamente instalados en la retaguardia mientras El pacto firmado hace tres semanas por el presidente sus camaradas de armas de otros países caen como chinpaquistaní con los líderes tribales de la zonas contiguas ches. Si es así, mejor que vuelvan. a Afganistán, y el fin de las operaciones del ejército de P OR encima- -o por debajo- -de las apariencias, o de los disimulos, hay dos asuntos fundamentales en el debate político nacional. De un lado, la inmigración, en el que se mezclan aspectos sociales y económicos y en el que se debaten modelos políticos que van, sin duda, más allá del control de las fronteras. De otro, el proceso de paz no se sabe si sólo anunciado o iniciado ya de algún modo por el presidente del Gobierno. Nadie puede dudar de que dialogar con una banda terrorista pone en juego la libertad si no se hace bien y de modo ajustado a Derecho. Y tampoco se puede negar que, en este caso, ese diálogo está enredado con la vieja cuestión del modelo de Estado. GERMÁN Paradójicamente, son YANKE dos cuestiones en las que el Gobierno flojea y que tienen un impacto social que no disimulan otras importantes reformas emprendidas o terminadas. En el más optimista de los escenarios, los socialistas han encarado la inmigración ilegal con ineficaces buenas intenciones y los populares, aunque tarde y a veces de modo poco atractivo, han subrayado algunos elementos de sentido común, avalados por la experiencia de otros países europeos. Países europeos, por cierto, que han reprochado al Gobierno español aquella ineficacia, como se ha visto en el nerviosismo con el que el presidente Zapatero se refirió en el Congreso al ministro francés Sarkozy y la larga cambiada con que éste le respondió el pasado viernes. Por todo ello llama la atención que el líder de la oposición se haya demorado tanto en entablar una relación fluida y constante con el candidato conservador a la presidencia de la República francesa- -como con tantos otros líderes emergentes de la derecha- hasta hacer coincidir su encuentro del sábado, y de algún modo desactivarlo, con el día en que, vía telefónica, Sarkozy y Zapatero ventilan sus discrepancias y nos anuncian un próximo artículo firmado por los ministros de Interior de ambos países. ¿Quién puede reprocharle al PP, por otro lado, el escepticismo y la reserva acerca de la atrabiliaria manera conque se estállevando y hablando (y callando) del proceso Sobre todo teniendo en cuenta que, desechando muchas resistencias, aceptó colaborar, en las coordenadas teóricas que se establecieron, con el Gobierno que quería colocarle en el inmovilismo y la extrema derecha. Si sus principios han calado en muchísimos españoles, sorprende ahora, con todo en crisis, que hayan terminado quedándose tan solos y tan desairados cuando el PSOE ha querido llevar el debate que en España se ha negado al Parlamento Europeo. Cospedal y Floriano, candidatos del PP en Castilla- La Mancha y Extremadura, contaban ayer en ABC que Rajoy les ha pedido que sean como son. Está muy bien la naturalidad, muy bien, pero quizá les haya podido decir también que la democracia no es un modo de organización familiar que se solventa con un manual de autoayuda, sino un sistema de opinión pública. Vamos, que hace falta un poco de estrategia. Z