Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 Cultura DOMINGO 1 10 2006 ABC John Legend, el nuevo chico de oro del R B, presenta su segundo disco b Tras Get lifted un álbum de debut que ha vendido casi tres millones de ejemplares, el nuevo trabajo del pianista de Springfield (Ohio) verá la luz en octubre ANTONIO VILLARREAL MADRID. John Legend pisa por primera vez España para anunciar la salida de su segundo álbum, Once again (Sony- BMG) Sin embargo, hace ya bastante que se quitó de encima la vitola de desconocido, ya que a su visita preceden, entre otras cosas, tres premios Grammy concedidos este mismo año (Mejor Nuevo Artista, Mejor Álbum de R B y Mejor Grabación R B masculina) y un primer disco, Get lifted que lleva vendidas casi tres millones de copias en todo el mundo desde 2004. Los que todavía no le conocen tendrán además la oportunidad de verle en directo en nuestro país, aunque para eso habrá que esperar todavía un par de meses. Mientras tanto, un pequeño margen de maniobra para descubrir un artista que describe su música como simplemente música soul; a pesar de que también incorpora muchos estilos diferentes puede decirse que el núcleo es puro soul El notable éxito obtenido con su opera prima musical ha permitido a John Legend afrontar este nuevo trabajo con una mayor estabilidad como artista; en una frase, es más fácil tomar riesgos Creo que hay diferencias con el primer album, éste tiene un mayor rango de influencias, de alguna manera está mejor ejecutado, las letras son mejores, yo canto mejor... Es más creativo que el primero dice John Legend. Legend forma parte de una nueva generación de músicos americanos que están consiguiendo el éxito incorporando los nuevos ritmos y frases del hip- hop a los sonidos clásicos desde Billie Holiday hasta Stevie Wonder. Así, frente a su piano une su profunda voz soul con las de cantantes como Alicia Keys, Janet Jackson o los raperos Snoop Dogg, Will. I. Am de los Black Eyed Peas o Kanye West (siendo estos últimos también productores del nuevo trabajo de John Legend) Me gusta incorporar otros estilos simplemente porque es la mejor música que conozco, y me encanta mezclar la mía con pop clásico, hip- hop, jazz o soul clásico. Intento abarcar toda la música en mi propio estilo, crear nuevas combinaciones híbridas Y su forma de entender la música incluye las colaboraciones, que para Legend no son sólo una forma de vender más discos, sino algo esencial para hacer música, trabajar con otro escritor u otro productor es lo que enriquece, sea o no una gran estrella. A veces, es algo muy orgánico, basado en la amistad El neoyorquino Alan Furst sitúa gran parte de la acción de El corresponsal en la Guerra Civil española ERNESTO AGUDO Alan Furst desembarca en España con su última novela de espías, El corresponsal Seix Barral recupera su obra, que transcurre en la Europa de los años 30 y 40 FEDERICO MARÍN BELLÓN MADRID. El neoyorquino Alan Furst, ex periodista de viajes, ex columnista y ex profesor universitario en París, presume de haber encontrado su lugar en el mundo como escritor de novelas de espías. Capaz de bailar con todas sus obras en una baldosa de apenas diez años, al compás de los treinta y los cuarenta. este escritor de trato afable y escritura ágil ya no necesita convencer al público anglosajón de las bondades de su prosa, comparada a menudo con la de Graham Greene y John Le Carré. Hace unos días desembarcó en Seix Barral con el primero de los seis títulos- -el más reciente, en realidad- -que podrán leerse en España, donde transcurre gran parte de la acción (y el romance) de El corresponsal Pese a que la Resistencia es una constante en sus obras, Furst no pretende cambiar un mundo que no le gusta demasiado; se conforma con contar la historia de Europa, porque América será Europa, es cuestión de tiempo Por eso considera que todo el mundo en Estados Unidos debería vivir en Europa un año, donde la perspectiva es muy muy diferente. Ustedes tienen muy buenas cosas aquí, pero los americanos no son tan inteligentes, no saben lo que ocurre en Europa, no entienden nada En El corresponsal un periodista pasa de las palabras a los hechos en la campaña catalana de la Guerra Civil española, que inspirara el orwelliano Homenaje a Cataluña Alan Furst lo ha leído todo sobre aquel periodo, sobre todo a los escritores británicos, el propio Orwell, Greene, Powell, Am- bler... Son muy importantes, porque escribieron en ese preciso instante, mientras estaba ocurriendo El arrojo de su protagonista no impide que Furst lo pinte como un peón en el tablero del mundo. Pese a todo, considera su ocupación un privilegio, porque le permite decir la verdad... más o menos No obstante, reconoce que el oficio de periodista se ha deva- Seis títulos, una época Night Soldier (1988) Un hombre es reclutado por el servicio de inteligencia soviético y enviado a la Guerra Civil española. En nuestro país recibe el aviso de que podría ser víctima de las purgas de Stalin. El agente polaco (1995) En septiembre de 1939, Varsovia está a punto de caer. El capitán Alexander de Milja ingresa en la resistencia con la misión de poner a salvo la reserva de oro. The World at Night (1996) Un productor de cine descubre en la Francia ocupada que aún se pueden hacer cosas con dinero, tesón y compromiso. El oro rojo (1999) Otoño de 1941. En un decrépito hotel de París, el curso de la guerra está a punto de cambiar. Un oscuro viaje (2004) Camuflado y con falsa bandera española, un carguero capitaneado por un holandés reclutado por el servicio de inteligencia británico navega rumbo a Túnez. El corresponsal (2006) En 1938, cientos de intelectuales italianos se refugian en París. El reportero Carlo Weisz narra sus peripecias en la capital francesa y en nuestra Guerra Civil. luado, porque en cierta época la información les pertenecía, no había otra forma de conseguirla, mientras que ahora cualquiera la puede encontrar en internet, la televisión, la radio... El escritor estadounidense asegura que intenta cuidar a sus lectores, pero tampoco puedes dedicarte al márketing No intento manipular a la audiencia, porque se darían cuenta y no les gustaría añade. Furst sólo confiesa una concesión: Nunca mataré al héroe. Hicieron un estudio en los Estados Unidos y descubrieron que al menos la tercera parte de los compradores de libros lo abren por el final para asegurarse de que no se van a sentir decepcionados por el dinero que pagarán. Por eso mis finales son felices, al menos temporalmente. Me gusta decir que de momento sobreviven y que es probable que sean felices El demonio y el 11- S Ni siquiera la caída del muro de Berlín o el 11- S han supuesto una tentación suficiente para embarcar a Furst en intrigas más actuales, con espías más sofisticados y otras formas de terrorismo. Aquella mañana- -no hay duda de a cuál se refiere- -estaba leyendo un libro de memorias, un pasaje que decía: Si no te enfrentas al demonio, primero te comerá y luego te matará, pero no lo suficientemente pronto La gente buena es buena durante algún tiempo, pero hace otras cosas; los malos lo son todo el tiempo. Pero llegará el momento en que los buenos tengan que plantarse y hacer algo para detenerlos. Se resisten, pero ocurrirá. Es el drama de mis libros