Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 1 10 2006 39 Madrid La reforma de la línea 3 de Metro permite reducir la frecuencia de paso a 90 segundos en horas punta Un mendigo degüella a otro en una pasarela peatonal del paseo de la Florida y huye en taxi La víctima número 50 en la región en este año era argentino y residía en un albergue de la zona b Un joven que hacía ejercicio por la zona sorprendió al agresor cuando estaba limpiando con un trapo la sangre del cuchillo que había utilizado para cortarle el cuello C. HIDALGO M. OLIVER MADRID. Se llamaba Pedro Alberto C. D. Tenía 58 años y era argentino. Hace unos años cumplió su sueño de dejar su Buenos Aires natal para probar fortuna en España. Una ilusión que ayer le costó la vida, y que le llevó a ser la víctima número 50 en Madrid en lo que va de año. En 2005 la cifra de 50 muertes violentas se alcanzó el 4 de noviembre y en 2004 el 14 de ese mismo mes. Por lo tanto, el medio centenar de muertes se ha anticipado un mes. Los comienzos de P. A. C. D. en nuestro país no fueron fáciles. Después de varios fracasos acabó hace un año en el albergue del paseo del Rey. Durante el día solía frecuentar el Parque del Oeste en compañía de otros indigentes. La misma zona en la que ayer apareció degollado, envuelto en un gran charco de sangre, junto a la pasarela peatonal que cruza las vías del tren junto al paseo de la Florida. El aviso lo dio a las diez y cuarto de la mañana un joven que suele salir a correr todas las mañanas por la zona. Según relató a ABC un empleado de la sidrería Casa Mingo, próxima al lugar de los hechos, el joven recibió la advertencia de una señora de que no fuera a hacer ejercicio por esa zona porque había dos mendigos peleándose No le hizo caso. Nada más alcanzar la pasarela peatonal se encontró con una escena que no olvidará en su vida. Agachado junto al cuerpo- -ya sin vida- -de Pedro Alberto C. D. se encontraba otro indigente limpiando con un trapo la sangre del cuchillo que había utilizado para degollarle. Vecinos de la zona señalaron que el joven describió al presunto agresor como un hom- El cuerpo de Pedro Alberto C. D. yace en la pasarela peatonal del paseo de la Florida, junto a un agente del Samur AYUNTAMIENTO La Policía consiguió hacerse con el arma que el presunto agresor utilizó para acabar con la vida de su compañero bre de baja estatura, que vestía un pantalón beige, una camisa blanca y una chaqueta de cuero negro Nada más ser descubierto, el mendigo salió huyendo e intentó deshacerse del arma homicida arrojándola a una zona verde que se encuentra junto a un centro médico. El joven le siguió. Al llegar a la glorieta de la Ermita de San Antonio, el agresor alcanzó un taxi que, sin saber a quién portaba, le ayudó a alejarse del lugar de los hechos. Su perseguidor, sin embargo, se hizo con los datos del vehículo. Una unidad de la Policía motorizada fue la primera en llegar. Los testigos le relataron lo ocurrido y le acompañaron al lugar donde el agresor había lanzado el cuchillo y el trapo, que no tarda- ron en localizar. El Samur no pudo hacer nada por salvar la vida a la víctima. El hombre presentaba varios cortes en el cuello y se había desangrado. Pedro Alberto C. D. se encontraba en situación legal en España. Compañeros y trabajadores del albergue donde residía sólo pudieron comentar que se trataba de alguien muy amable y simpático Todavía no está claro el motivo de la pelea. La Policía no descarta el robo ya que el indigente- que siempre suelen llevar unas monedas en los bolsillos -iba sin dinero.