Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 DOMINGO 1 10 2006 ABC Internacional Una brasileña pasaba ayer, en una de las favelas de Río de Janeiro, junto a un cartel electoral del presidente, en el que se leía Lula otra vez con la fuerza del pueblo AP Unas fotos del dossiergate dejan a Lula al borde de la segunda vuelta electoral en Brasil El Gobierno denunció un complot de la oposición y amenazó con impugnar la candidatura de Alckmin de Lula intentó frenar la publicación de las imágenes, que recogen pilas de dólares y sacos de reales para la compra de carpetas sucias de la oposición CARMEN DE CARLOS ENVIADA ESPECIAL RÍO DE JANEIRO. Ni siquiera se esforzaron en tratar de ocultarlo. En cuanto descubrieron que la Prensa había recibido un CD con una colección de fotos del dinero del dossiergate salieron disparados a la Justicia para evitar su publicación. Al no lograrlo, el PT (Partido de los Trabajadores) y el Gobierno de Lula denunciaron un complot de la oposición y amenazaron con impugnar la candidatura del socialdemócrata Geraldo Alckmin, segundo en las preferencias de voto de los comicios generales que se celebran hoy en Brasil. La recta final de la campaña no pudo estar más caliente. Al rojo vivo los ánimos, el nuevo fascículo, esta vez en imágenes digitales, del dossiergate generó mayor incertidumbre sobre la posibilidad de que Lula, como indicab El partido ban hasta ahora las encuestas, logre hoy la mitad más uno de los votos, necesarios para proclamar su reelección. Su ausencia en el debate televisado- -según los consultores- -le restó entre dos y tres puntos. Pero las portadas de ayer de O Estado de Sao Paulo (primero en ponerlo en la web) O Globo, Folha de Sao Paulo y el resto de los grandes diarios, pueden ser demoledoras y echar por tierra las esperanzas de Lula de una reválida en las urnas. cien, cincuenta y de diez reales. Estos llevan fajas con las iniciales impresas de CEF (Caixa Económica Federal) mientras que las instantáneas de los dólares, colocados en cuatro filas sobre el tablero de una mesa, llevan el membrete del Banco Central. En total, la suma expuesta asciende a 1,7 millones de reales (unos 640.000 euros) y a 248.800 dólares. El destino de ese dinero era pagar una serie de dossieres con información de presuntos actos de corrupción de José Imágenes auténticas En total son 23 las fotografías grabadas en un CD que recibieron, simultáneamente, media docena de periodistas de otros tantos medios, el viernes por la tarde (madrugada en España) Confirmada su autenticidad por la Policía Federal, responsable de la custodia y de las fotografías supuestamente hurtadas los periódicos las colgaron de inmediato en las páginas web y reprodujeron las más impactantes en sus ediciones impresas de ayer. En una de ellas se aprecia un enorme saco lleno de fajos de reales. En otra se amontonan, sobre un mostrador, columnas de pacotes (paquetes) de billetes de Confirmada su autenticidad por la Policía, los diarios colgaron las imágenes en las páginas web Las portadas de ayer de los principales periódicos pueden ser demoledoras y echar por tierra la reelección Serra, ex ministro de Sanidad de Fernando Henrique Cardoso (Partido de la Social Democracia Brasileña, PSDB) y actual favorito a la Gobernación de Sao Paulo, y de Geraldo Alckim, candidato presidencial del mismo partido y segundo en las encuestas. En el material ambos quedarían vinculados a la denominada mafia de los chupasangres o de las ambulancias, una red criminal para cometer fraudes al Estado. En la compra de esas carpetas estaban, el pasado 12 de septiembre, Gedimar Passos y Valdebran Padilla, ambos miembros del PT, cuando fueron sorprendidos, con las manos en la masa, esto es, con el dinero en maletines, para cerrar el trato cuyo objetivo era hundir a los adversarios del presidente. La Policía desbarató la operación y ambos fueron detenidos. Desde entonces, el escándalo ha provocado una cadena de procesamientos y dimisiones dentro del círculo del presidente- -incluido su jefe de campaña- así como media docena de órdenes de detención de involucrados muy allegados a Lula que no pueden ejecutarse, según la ley electoral, hasta el miércoles. El escándalo, a la vista de los aconte-