Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional DOMINGO 1 10 2006 ABC El PP dice que dispone de encuestas que lo sitúan delante del PSOE en las próximas elecciones generales. Por su parte, los socialistas, pese a no tener aún candidato, dan por hecho que los populares no lograrán mayoría en Madrid El desempate autonómico, en juego ÁNGEL COLLADO MADRID. Enfrascado el Gobierno en los equilibrios para seguir la negociación con ETA sin que le salga demasiado caro ante la opinión pública y enredada la oposición en aclararse sobre cuánto empeño deben poner en el 11- M para desgastar al Ejecutivo, arranca ya la precampaña para las autonómicas y municipales del próximo mes de mayo. Será un examen general para PSOE y PP previo a las generales de 2008, además de cita para el reparto del poder regional y local. Las encuestas han recomendado a los socialistas el giro en el mensaje sobre la emigración y el freno en el proceso y a los populares el cambio hacia una oposición de alternativa porque las urnas se aproximan. Aunque unos y otros reconocen que son previsibles pocos cambios en el actual mapa político autonómico, el empate de los comicios de 2003- -34 por ciento en municipales los dos partidos y control sobre las Autonomías casi a partes iguales- -sería un balance muy pobre para un PSOE que ahora está en el poder y también para un PP que quiere dejar claras sus opciones para ganar las generales de apenas nueve meses después. En la dirección del PP tienen encuestas de septiembre que les aseguran estar hasta tres puntos por delante del PSOE siempre que la participación en unos hipotéticos comicios generales que se celebraran hoy no pasara del 69 por ciento. Creen tener amarrado el apoyo de su electorado más fiel y atisban cierto desgaste en el contrario después de un verano especialmente aciago para la imagen del Ejecutivo. La prueba del nueve será en mayo. Tienen que mantener los Ejecutivos autonómicos que ahora controlan- -La Rioja, Murcia, Castilla y León, Baleares, Comunidad Valenciana, Navarra (UPN) y Madrid- -pero también avanzar en otras regiones donde las circunstancias son esta vez más propicias. pal partido de la oposición que serán los primeros en Cantabria y Asturias- mayoría absoluta si Cascos hubiera querido presentarse se lamentan- -aunque todo se jugará en los posteriores pactos con regionalistas y comunistas. La batalla de Madrid Sobre los feudos citados aseguran no tener dudas, ni siquiera en Madrid, donde en las primeras elecciones Esperanza Aguirre se quedó a un escaño de la mayoría absoluta y la incapacidad de Simancas para sacar su investidura adelante dio una segunda oportunidad al PP. En la sede de Génova consideran Las elecciones de mayo serán para el PSOE y el PP un examen general previo a los comicios generales Los socialistas, todavía sin candidato para la alcaldía, llevan desde 1989 sin ganar en Madrid que la figura de Aguirre ha crecido durante la legislatura y añaden que la diferencia con Simancas puede crecer ayudada precisamente con un electorado, el madrileño, propicio- -dicen- -a dar un voto de castigo a Zapatero, tanto por su política nacional como por su trato hacia Madrid. El dato de que a estas alturas el presidente del Gobierno no haya conseguido encontrar a nadie para encabezar la lista al Ayuntamiento de Madrid es para el PP otra prueba de su solidez electoral en una circunscripción donde el PSOE es incapaz de ganar elección alguna desde 1989. Las esperanzas de los socialistas de romper el empate para, de paso, que se cuestionen las posibilidades del PP de volver al poder en las siguientes elecciones, está sobre todo en Madrid. La búsqueda de un candidato con tirón por encima de la imagen del partido les ha llevado a ofrecer la misión a José Bono y Javier Solana, entre otros, e incluso a plantearse el nombre de Felipe González. Ninguno lo ha visto claro y cuanto más tarda en hacerse el anuncio, más nerviosos se ponen en el PSM y más se espera del fichaje Pero en Ferraz insisten en que tienen posibilidades y encuestas- -Blanco- -que alejan a los populares de la mayoría absoluta. El accidente del metro en Valencia y las pugnas internas en el PP de la Comunidad entre partidarios de Camps y los que le quedan a Zaplana son la brecha que los socialistas confían en saber explotar en su beneficio para romper la mayoría absoluta de los populares y pactar luego con IU y los nacionalistas locales. En el Partido Popular parece que están tranquilos y manejan encuestas que les garantizan ahora mismo una ventaja mínima de diez puntos. Navarra, capítulo aparte Navarra es capítulo aparte. UPN no tiene mayoría absoluta y cualquier retroceso daría margen al PSOE para formar un frente con los nacionalistas vascos y Batasuna- -o la plataforma que suceda al brazo de ETA en la Comunidad con el visto bueno del Gobierno- -para propiciar un vuelco postelectoral. Y si Navarra forma parte de la negociación con la banda terrorista, Zapatero necesita esa nueva mayoría para hacer realidad la anexión o los órganos comunes con Euskadi exigidos por los etarras. Los comicios autonómicos y el proceso se cruzan en los objetivos de Zapatero para esta legislatura en que quiere presentar el final de la violencia como principal argumento para seguir en el poder. Maragall avisa de que tras el Estatuto no podemos parar y dice que es bueno que lo analice el TC de siglo, que Maragall siempre toma como referencia. El líder socialista hizo estas afirmaciones en la apertura del Consejo Nacional del PSC, después de que su sucesor en la candidatura autonómica, José Montilla, se comprometiera a seguir su estela si llega a la Presidencia de la Generalitat. Maragall abundó en los comentarios sobre el nuevo Estatut- -no en vano es el mayor logro de todo su mandato- -sobre el que señaló que es el Estatuto de una nación solidaria con la nación de naciones que para él es España y recordó que hemos tardado 100 años en conseguir ese reconocimiento identitario. En este contexto, el presidente catalán advirtió de que uno de los objetivos prioritarios del próximo gobierno autonómico debe ser desarrollarlo a conciencia. Además, Maragall aseguró que es bueno que el Estatuto vaya al Tribunal Constitucional- -en referencia al recurso de inconstitucionalidad presentado por el PP y admitido esta semana por el alto tribunal- -para que no quede ninguna duda sobre su constitucionalidad Las retiradas de Ibarra y Bono Las retiradas de los socialistas Juan Carlos Rodríguez Ibarra y de José Bono abren unas posibilidades inéditas para el PP. Aunque Extremadura siempre ha sido feudo del PSOE, en Castilla- La Mancha, al contrario, los populares llevan casi dos décadas sumando victorias en comicios europeos, municipales y generales, pero la figura de Bono, por encima siempre del PSOE, les ha condenado a estar en la oposición. Ahora, con María Dolores de Cospedal al frente de la candidatura, en el PP se consideran en condiciones de dar batalla en una Comunidad donde la última vez perdieron por 21 puntos. Barreda no es Bono y ha gestionado muy mal la herencia de su jefe añaden. También dan por hecho en el princi- Maragall junto a Montilla, su sucesor en la candidatura del PSC a la Generalitat IVA ANGUERA DE SOJO BARCELONA. El todavía presidente de la Generalitat y del PSC, Pasqual Maragall, aseguró ayer que la relación entre Cataluña y España ha llegado a un punto de no retorno tras la aproba- EFE ción del nuevo Estatuto de autonomía y apuntó que a partir de lo que hemos conseguido, no podemos parar, porque estamos a punto de tocar el sueño de nuestros abuelos en referencia a los políticos catalanistas de principios