Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 1 10 2006 15 Batasuna confirma que utilizará el Parlamento Europeo para exigir la autodeterminación Motín de inmigrantes en Almería porque les sirvieron la comida a una hora que no permite el Ramadán Un perito asegura que nunca le han dado órdenes sobre el contenido de sus informes Atribuye a Manuel Escribano la autoría de las observaciones que vinculan ETA y 11- M declaración ante el juez Garzón, señala que de Escribano partió la iniciativa de firmar el 11 de julio de 2006 el viejo borrador de fecha 21 de marzo de 2005 N. C. MADRID. Lo declaró el viernes ante el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón: nunca, en los diez años que lleva en la Comisaría General de Policía Científica, recibió instrucciones de sus superiores sobre lo que debían o no debían decir los informes o sobre si debían o no contener apreciaciones subjetivas. Pedro Manrique Manrique, uno de los tres peritos imputados por un presunto delito de falsificación de documento oficial, fue meridianamente claro al explicar el procedimiento de trabajo que se sigue de forma habitual en esta unidad de la Policía. Según fuentes jurídicas consultadas por ABC, del testimonio prestado por este especialista ante el magistrado se desprende sin lugar a dudas que los informes que se redactan por el personal destinado en esta Comisaría General se elaboran sólo a partir de criterios científicos y dejando al margen indicaciones que orienten las conclusiones de las pericias en uno u otro sentido. Gran parte del interrogatorio al que fue sometido el perito se centró en el ácido bórico, la sustancia encontrada en diciembre de 2004 en el piso del marroquí Hassan El Haski, dirigente del Grupo Islámico Combatiente Marroquí al que se relaciona con los atentados de Casablanca y que ha b En su sido procesado como autor intelectual del 11- M. El interés del juez Garzón por aclarar las utilidades del ácido bórico se basa en el hecho de que el borrador (fechado el 21 de marzo de 2005) elaborado por el perito Manuel Escribano y firmado por Manrique e Isabel García Cidad, señala en la observación número 3 lo siguiente: Que dado lo poco frecuente en que esta sustancia ha sido intervenida en hechos terroristas y a que nosotros ignoramos su verdadera aplicación en relación con estos hechos, existen varias posibilidades, tales como: conservante de los explosivos tipo orgánico, enmascarar el explosivo para no ser detectado por los perros especialistas en detección de explosivo, etcétera, nos lleva a la posi (Pasa a la página siguiente) El juez Baltasar Garzón, a su llegada a la Audiencia Nacional AFP Quién es quién Manuel Escribano Escribano. Imputado. Redactó el borrador de 21 de marzo de 2005, en el que se hacían consideraciones sobre ETA y el 11- M. Pedro Manrique Manrique. Imputado. Fue quien recopiló, por orden de su jefe, todos los dictámenes del 11- M. Firmó la copia falsificada del borrador. Isabel López Cidad. Imputada. También firmó el borrador. Su declaración permitió detectar la falsificación. Francisco Ramírez. Jefe de la sección. Ordenó a Escribano eliminar las referencias a ETA. José Andradas. Jefe de la Unidad. A él le entregan el borrador de 21 de marzo de 2005 haciéndolo pasar por el informe oficial. el trabajo que realiza cada perito. En concreto, el perito señaló que el jefe de la sección, Francisco Ramírez, le dijo que debía eliminar de su borrador las referencias a ETA, a lo que éste contestó que no estaba de acuerdo. La perito García Cidad relató al juez que el pasado 11 de julio, el jefe de la unidad, José Andradas, pidió a Escribano que recopilara todos los informes correspondientes al 11- M. Fue en ese momento cuando los imputados se dieron cuenta de que no figuraba el que ellos elaboraron el 21 de marzo de 2005, así como una nota informativa que se hace en los casos de cierta relevancia. El documento debía estar dentro de un sobre color sepia en el que aparecía la inscripción Estudio del Escribano En ese momento, decidieron sacar de un archivo informático de Escribano el viejo borrador de 21 de marzo de 2005. Ese mismo 11 de julio de 2006, los tres peritos firmaron esa copia y se la entregaron a Andradas. Según declararon los imputados, adjuntaron una nota informativa en la que advertían que ese informe no lo habían encontrado dentro del sobre sepia. Lo firmaron sin comprobarlo La perito aseguró que su compañero Escribano era el encargado de redactar los informes- -y así lo hizo con el del ácido bórico- -por su mayor experiencia en materia de explosivos. Quizás por esta razón, el propio Escribano explicó al juez que cuando pasó a la firma de los otros dos peritos el borrador que sacó de su archivo informático el 11 de julio de 2006, éstos lo firmaron sin comprobarlo puesto que se fían de él. García Cidad llegó a admitir que se limitó a firmar el documento sin realizar ninguna comprobación sobre los análisis de Escribano. Las fuentes consultadas recordaron que fue precisamente esta perito la que primero reconoció la falsificación del borrador, que se entregó a Andradas en julio haciéndolo pasar por un informe oficial.