Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 DOMINGO 1 10 2006 ABC Nacional Escribano admite ante el juez que la relación que estableció entre ETA y el 11- M es una elucubración Reconoció que los etarras nunca han usado ácido bórico en sus atentados b El perito, que se confesó autor LAS CLAVES DE LAS DECLARACIONES ÁCIDO BÓRICO El autor del borrador dijo haber leído en algún sitio, sin precisar dónde, que el ácido bórico puede usarse para fabricar explosivos. Admitió haber tenido conocimiento de este dato con posterioridad al 21 de marzo de 2005, fecha en la que elaboró ese texto Escribano explicó al juez que sus dos compañeros, también imputados, firmaron el papel sin leerlo porque se fiaban de él, dada su dilatada experiencia en la pericia de explosivos Este perito justificó sus elucubraciones porque le llamó la atención que El Haski tuviera 1.300 gramos de ácido bórico FECHAS Y FIRMAS La perito declaró que el 11 de julio se dieron cuenta de que el borrador elaborado el 21 de marzo de 2005 no estaba en el archivo de los informes sobre el 11- M INFORMARON AL SUPERIOR La agente aseguró que advirtieron al jefe de la unidad mediante nota informativa que le entregaban un documento que no habían sacado del archivo El 11 de julio de 2006 Escribano imprimió su borrador de un archivo informático y, tras pasarlo a la firma de sus compañeros, lo entregó a Andradas como si fuera el informe oficial, admitieron los peritos al juez Garzón FUE POR INTERNET La agente señaló que hace sólo seis días, el 25 de septiembre, tuvieron conocimiento a través de internet de la posibilidad de utilizar ácido bórico como estabilizante de material pirotécnico. Hasta entonces, la Policía Científica lo identificaba como una sustancia conservante, antiséptica y desinfectante fesional nunca ha detectado que ETA utilizara ácido bórico para cometer sus atentados, decidió incluir esas reflexiones en el borrador para que el juez Juan del Olmo lo supiera y valorara si tenía o no importancia para su investigación. La perito también imputada, Isabel García Cidad, coincidió con Escribano al afirmar que éste había incluido en el borrador de 21 de marzo de 2005 la observación sobre los posibles vínculos entre ETA y El Haski porque le llamó la atención la gran cantidad de ácido bórico que el islamista tenía en su casa de Lanzarote. La agente también señaló que hace tan sólo seis días- -el 25 de septiembre- -tuvieron conocimiento a través de Internet de la posible utilización de esta sustancia como estabilizante en artefactos pirotécnicos. Hasta entonces, lo identificaban como una sustancia conservante, antiséptica y desinfectante. del polémico borrador, dice que incluyó la coincidencia de dicha sustancia por ser poco frecuente en los registros antiterroristas NIEVES COLLI MADRID. El perito Manuel Escribano Escribano, autor del borrador en el que se estableció una hipotética vinculación entre ETA y los islamistas del 11- M, reconoció ante el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón que esta afirmación es una elucubración sólo basada en la coincidencia de que Hassan El Haski tuviera ácido bórico en 2004 y que un comando de ETA guardara esta misma sustancia en 2001. Pese a reconocer que nunca antes en su larga experiencia en la Policía Científica había visto que el ácido bórico fuera utilizado por ETA para fabricar explosivos, según fuentes jurídicas consultadas por ABC, el especialista insistió en que esa sustancia podía ser interpretada como un nexo entre ETA y los autores de la matanza de los trenes en Madrid. Importantes elucubraciones En una declaración llena de contradicciones, Escribano llegó a mantener que lo que previamente había definido como elucubraciones sin rigor científico alguno- -el establecimiento de un vínculo entre ETA y los islamistas a través del ácido bórico- -eran mucho más importantes que la propia conclusión del dictamen, en el que se identificó como ácido bórico la sustancia encontrada en poder de El Haski. Es decir, en su opinión, tiene más importancia su elucubración que la conclusión científica del peritaje. El perito- -imputado junto a sus dos compañeros Isabel García Cidad y Pedro Manrique Manrique por falsificación de documento público- -reconoció ser el autor del borrador así como de la polémica observación número 3 de ese documento, que dice lo siguiente: Que dado lo poco frecuente en que esta sustancia el ácido bórico ha sido intervenida en hechos terroristas y a que nosotros ignoramos su verdadera aplicación en relación con estos hechos, existen varias posibilidades, tales como: conservante de los explosivos tipo orgánico, enmascarar el explosivo para no ser detectado por los perros especialistas en detección de explosivos etcétera, nos lleva a la posibilidad de que el autor es de estos hechos estén relacionados entre sí y o ha- yan tenido un mismo tipo de formación y o sean el los mismo s autor es Sobre esta observación gravitó parte del interrogatorio al que fue sometido el perito por el juez Garzón. El agente reiteró que le llamó la atención la coincidencia porque muy pocas veces había aparecido ácido bórico durante una investigación sobre terrorismo. Precisamente por esa razón, decidió incluir su hipótesis sobre la relación entre ETA y el 11- M. Al ser preguntado por el juez sobre los usos que se pueden dar al ácido bórico, Escribano explicó que en la composición de algunos explosivos puede aparecer esta sustancia en un porcentaje del 1 ó 2 por ciento, por lo que pensó que los 1.300 gramos hallados en po- der de El Haski podían tener esa finalidad. No obstante, el conocimiento que tenía sobre esta posible mezcla del ácido bórico con explosivos era superficial por cuanto reconoció que lo había leído en algún sitio, que no precisó. Más aún, admitió ante el juez que no incluyó este dato en el borrador de 21 de marzo de 2005 porque en ese momento lo ignoraba. Pese a ello, las mismas fuentes señalaron que Escribano insistió en su tesis de la vinculación al indicar que la mezcla del ácido bórico con explosivos se suele hacer cuando éstos están constituidos por aluminio en polvo, material que se encuentra en el amonal y el amosal, que ETA emplea con relativa frecuencia. Pese a ello y pese a reconocer que a lo largo de su trayectoria pro- Contradicciones Sin embargo, la declaración de Escribano no coincide con la del tercer perito imputado- -Pedro Manrique- -en una cuestión llamativa: este último aseguró ante el juez que nunca recibió instrucciones sobre lo que debían o no decir sus informes científicos. Por el contrario, Escribano afirmó que sus superiores sí imparten indicaciones sobre cómo deben redactar los dictámenes, aunque suelen dar por bueno