Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Cultura SÁBADO 30 9 2006 ABC Grass pidió en 1969 a un ministro socialdemócrata que revelase su pasado nazi Sería un alivio para usted le dijo en sus cartas GUILLEM SANS SERVICIO ESPECIAL BERLÍN. Günter Grass pidió en dos cartas fechadas en 1969 y 1970 al entonces ministro de Economía Karl Schiller (1911- 1974) que se pronunciara públicamente sobre su pasado nazi. Las cartas, inéditas hasta ahora, las encon- Günter Grass, durante una entrevista televisiva en agosto AFP tró el politólogo Torben Lütjen en el Archivo Federal de Coblenza y en el Instituto Walter Eucken de Friburgo en el curso de su investigación para una biografía del ministro socialdemócrata Schiller. El diario Frankfurter Allgemeine al que Grass desveló el 12 de agosto pasado su breve pertenencia a las Waffen- SS cuando tenía dieciséis años, publicó ayer extractos de esas cartas. Me parecería bien que usted quisiera pronunciarse abiertamente sobre su error. Sería un alivio para usted, y para la opinión pública al mismo tiempo algo así como el favor de una tormenta purificadora escribió Grass a Schiller en julio de 1969. El escritor llevaba cerca de un mes participando en actos de campaña electoral a favor del partido de Schiller y Willy Brandt y en contra de democristianos y socialcristianos bávaros. Grass atacaba entonces al canciller de la primera gran coalición alemana, el democristiano Kurt Georg Kiesinger (1904- 1988) miembro del partido nazi entre 1933 y 1945. El canciller había sido subdirector del Departamento de Radio (y, por tanto, implicado en acciones de propaganda) del Ministerio de Exteriores del Reich. Esta participación en el régimen nazi lo convirtió en diana de críticas de intelectuales de izquierda como Grass, que no vieron atenuante alguno en una investigación de Der Spiegel que reveló que Kiesinger obstaculizó algunas acciones contra los judíos. El mismo semanario destapó el pasado nazi del catedrático de economía Schiller, quien ingresó en la SA con 22 años y perteneció más tarde a la Asociación Nacionalsocialista de Docentes y al propio partido. Schiller y Grass se conocían desde principios de los sesenta. El ministro, amante de la literatura, había leído la novela de Grass Años de perro (1963) antes de su publicación para transmitirle sus sugerencias al autor. Fue, además, padrino de un hijo del escritor. Al año siguiente, sustituida ya la gran coalición por el Gobierno socialdemócrata- liberal de Brandt, Grass insistió a Schiller sobre el mismo asunto en una segunda carta. Es aquí donde el autor del artículo de ayer en Frankfurter Allgemeine Wigbert Löer, se pregunta si algunas de las frases de Grass pueden interpretarse como una referencia implícita a su propio pasado: Esta materia no me es ajena escribió Grass. En la misma campaña electoral convirtió al canciller democristiano en la diana de las críticas de la izquierda por algo parecido