Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad SÁBADO 30 9 2006 ABC Religión Los obispos critican las legislaciones insuficientes que facilitan la inmigración masiva en Europa La Iglesia reivindica su labor en la acogida e integración de quienes llegan de forma ilegal a España episcopados europeos constatan las serias deficiencias de las instituciones del Viejo Continente a la hora de afrontar esta problemática JESÚS BASTANTE MADRID. La masiva entrada de inmigrantes en Europa proviene de unas legislaciones insuficientes para afrontar un fenómeno que hunde sus raíces en los desequilibrios internacionales, que hacen sufrir a muchas personas y que, a menudo, son aprovechados por los traficantes de seres humanos La Comisión Permanente del Episcopado, reunida esta semana en Madrid, afrontó de forma decidida los desafíos de la inmigración, así como la misión de la Iglesia en este campo. En este sentido, los obispos manifestaron su interés por seguir impulsando, desde los ámbitos de su competencia, las condiciones adecuadas para una integración armónica capaz de construir un futuro común en una sociedad más justa y solidaria y agradecieron el trabajo de las delegaciones diocesanas de Migraciones, de Cáritas Española y de las numerosas instituciones eclesiales que a diario se ocupan de la acogida e integración de los inmigrantes, especialmente en las diócesis más afectadas. b Responsables de los Comedor de Cáritas en Fuerteventura, una de las islas que más sufren la llegada masiva de inmigrantes ción. Hoy es director de Cáritas diocesana de Sigüenza- Guadalajara. Yo tuve suerte. Una ONG cambió mi vida. Ahora intento echar una mano a los que se encuentran en la situación por la que yo pasé El responsable episcopal de Migraciones, José Sánchez, indica en una entrevista a dicha revista que no se pueden poner barreras al hambre por lo que reivindica el papel de la Iglesia, que califica de ejemplar con la inmigración En su diócesis (Sigüenza) tuvo lugar, la pasada semana, el en- JAIME GARCÍA El derecho a no emigrar Pese a las injustas críticas recibidas en algunos ámbitos, que acusan a la Iglesia de ocuparse más de cuestiones políticas que de problemas sociales, lo cierto es que la Iglesia participa de forma decisiva en todos los procesos de la inmigración. Misioneros trabajan en los países de origen, tratando de ofrecer un futuro para aquéllos que deben tener el derecho a no emigrar asociaciones eclesiales están en primera línea de costa para ofrecer los primeros auxilios a los inmigrantes que, en patera o cayuco, llegan a nuestras fronteras, y colaboran con las distintas administraciones para paliar, en lo posible, el impacto de la inmigración. En un amplio informe que publica este mes la revista 21 RS se ofrecen multitud de ejemplos de esta labor, como el de James, un joven camerunés que saltó la valla de Ceuta y llegó hasta Madrid, o Asamoah, de Ghana, que entró hace dos años en nuestro país y continúa sin papeles. Organizaciones como Mensajeros de la Paz, Cáritas, Manos Unidas e instituciones de las diócesis de Cádiz y Ceuta, Málaga o Canarias tratan de que el impacto con la realidad, una vez cruzado el estrecho o el Atlántico, sea algo menos duro. La otra cara la ofrece Olivier Etiel, camerunés de 38 años, quien tuvo que emigrar de polizón en un carguero y que, tras un año y medio sin papeles, pudo regularizar su situa- Instituciones de la Iglesia trabajan en primera línea tanto en los países de origen como en los de destino cuentro anual de Directores nacionales de la Pastoral de Migraciones de Europa, que concluyó con el compromiso de asumir la tarea de una mayor preocupación por los jóvenes inmigrantes El simposio constató las serias deficiencias que el proceso de acogida e integración de los inmigrantes ha tenido en algunos países europeos. Sobre la misión de la Iglesia, los expertos consideraron fundamental crear desde las parroquias los servicios adecuados en el campo de la formación y del asociacionismo para facilitarles la fraterna acogida, el papel que les corresponde, la participación en el debate político y la integración armónica que posibiliten un futuro común en una Europa justa y solidaria LA IGLESIA Y LOS EMIGRANTES JOSÉ SÁNCHEZ GONZÁLEZ Obispo de Sigüenza- Guadalajara C on respecto al fenómeno de las migraciones, muy especialmente de la venida de emigrantes senegaleses en cayucos a las costas canarias, algunos se preguntan: ¿Dónde está la Iglesia? La respuesta es contundente: con los emigrantes, antes de salir de su país y cuando llegan a su destino. Desde hace siglos, la Iglesia está trabajando en los países de origen por la promoción integral de las personas. La Iglesia está en Canarias, co- mo está en Ceuta y Melilla, en Cádiz y en Málaga. Allí las diócesis, por medio de sus servicios, especialmente de Pastoral de las Migraciones, Cáritas y parroquias, profesionales y voluntarios, sacerdotes, religiosos, religiosas y seglares acogen, acompañan, ayudan a los inmigrantes, les ofrecen servicios de todo tipo y abren caminos para la convivencia y la integración. La Iglesia está en todas las diócesis de España a donde llegan los nuevos inmigrantes, donde se han reforzado los servicios a los inmigrantes y la sensibilización de la población para que sean tratados conforme a su dignidad y sus derechos fundamentales. Las Cáritas diocesanas y parroquiales han aumentado sus efectivos y mejorado sus servicios. Puede que demos la impresión de que hablamos poco. Pero tenemos derecho a pedir que se nos juzgue más por lo que hacemos que por lo que decimos o dejamos de decir. De todos modos, sería pretencioso esperar que la Iglesia solucione el pavoroso problema estructural de desequilibrio económico y de desarrollo, creado por los países ricos y poderosos, causa primera de las migraciones incontroladas. Tampoco está en manos de la Iglesia el control de las mafias que viven de este sucio negocio del tráfico de personas. También sería un error hacer responsable a la Iglesia de las leyes de extranjería, que dejan mucho que desear y que tienen asimismo su parte proporcional en los desastres que se derivan de algunos movimientos migratorios.