Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 S 6 LOS SÁBADOS DE DIENTES SANOS Dientes limpios y problemas coronarios C Por Luis Cabeza Ferrer Éxito a golpe de bisturí El jueves pasado Ivo Pitanguy fue nombrado colegiado honorífico del Colegio de Médicos de Madrid. Era un reconocimiento más en una carrera repleta de ellos para este médico brasileño que nació en Belo Horizonte hace 80 años. Miembro de la Academia Nacional de Medicina de su país, en 1990 entró en la Academia Brasileña de las Letras, un hecho que rompe con el tópico de superficialidad- -a veces merecido- -asociado con frecuencia a la cirugía plástica. Él es el máximo referente mundial de esta especialización médica y tras más de cuarenta años de profesión, además de hacer escuela, ha entrado en la cultura popular brasileña, donde desde hace tiempo existen narices Pitanguy Sofía Loren, Gina Lollobrigida y muchas de las caras más conocidas de la sociedad española se pusieron en sus manos; la actriz brasileña Sonia Braga llegó a afirmar que el doctor rehacía la vida de las personas Su legado médico se plasma en más de 900 artículos y 40 libros. Como hecho más importante de su vida profesional, Pitanguy menciona la creación de la Escuela de Cirugía Plástica más grande del mundo con más de 500 alumnos. Nunca abandonó su país para fundar una clínica en el extranjero. Prefirió hacerlo en Río de Janeiro, la ciudad donde también puso en marcha una enfermería donde opera de forma gratuita a personas sin recursos. La sonrisa de Pitanguy nunca fue modificada por el bisturí ni de lo que salga, sino de cómo el paciente use el resultado dijo en alguna ocasión Pitanguy, que recuerda que la falta de armonía que una persona pueda experimentar respecto a su propio físico no tiene por qué depender de rasgos de fealdad objetiva. Cada cuerpo es de un individuo y es posible que alguien acuda a un cirujano con una nariz muy grande, pero para esa persona el problema que quiere solucionar es otro, y ahí el cirujano no tiene por qué decir nada El doctor señala la necesidad de que el cirujano plástico esté tan bien entrenado como un neurocirujano y enfatiza la importancia de unas elevadas referencias éticas. Un cirujano tiene que ser un buen médico, para que sepa a quién operar, cuándo operar, qué operar y qué no operar Él mismo afirma que en varias ocasiones ha ANGEL DE ANTONIO visto que el problema que su paciente le planteaba no tenía solución con el bisturí. En esos casos es mejor indicar un psicólogo y no operar Lo que no dice, ni dirá nunca, es si alguna vez ha negado la magia de sus manos a alguna celebridad. Nadie oirá nunca de su boca el nombre de sus clientes. A sus 80 años, Pitanguy ha visto cambiar- -y ha cambiado- -las técnicas empleadas en las operaciones estéticas, y ha observado los cambios en los gustos de quienes se operan. En los senos, por ejemplo, está claro que influye la moda, pero no se puede hacer cirugía de moda. Las cicatrices quedan y la moda pasa No sabemos si algún día la Sanidad pública ofrecerá operaciones de estética gratuitas, pero si sucede, no estaría mal que se hiciesen con la filosofía Pitanguy ientíficos del Centro Médico de la Universidad de Colombia dirigidos por el doctor Moïse Desvarieux, han publicado en la revista Circulation que después de examinar los niveles de bacterias en la boca de 657 personas sin antecedentes de apoplejía o infarto y de medir el espesor de la arteria carótica, han encontrado que los individuos con más bacterias en la boca también tenían la arteria carótida más gruesa y que el vínculo con la arterioesclerosis sólo existía para las bacterias que producen la enfermedad de las encías. El equipo investigador explica que las bacterias emigran a través del cuerpo por el torrente sanguíneo y estimulan el sistema inmunológico, causando la inflamación, lo que a su vez provoca la obstrucción de las arterias. Este hallazgo es la evidencia más directa de que la enfermedad periodontal puede generar apoplejía o enfermedad coronaria, junto a otros factores de riesgo que hay que considerar como el tabaquismo, el alcohol, la dieta o el estrés. Este nuevo avance es clave para continuar estudiando si la arterioesclerosis aumenta con el tiempo y si está definitivamente asociada con la enfermedad periodontal, enfermedad que en un primer momento desencadena el proceso inflamatorio conocido como gingivitis y su consecuencia última es la pérdida del soporte óseo de los dientes. Cada año se producen en España más de cien mil nuevos casos de enfermedades cardiovasculares, pero son necesarios estudios que concreten en qué porcentaje de casos la infección periodontal es la responsable directa. El 53 por ciento de los españoles padece algún tipo de alteración de las encías. El tratamiento de la periodontitis es diferente para cada persona, dependiendo del tipo de afectación, su estado de gravedad y de determinados factores de riesgo que juegan un papel en su desarrollo.