Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 30 9 2006 Internacional 39 ELECCIONES EN BRASIL LOS CANDIDATOS LUIZ INACIO LULA DA SILVA Partido de los Trabajadores GERALDO ALCKMIN Partido de la Social Democracia Brasileña El Ave Fénix C. DE C. Eficaz y buen gestor C. DE C. RIO DE JANEIRO. A Lula no le gusta la rutina del Gobierno: le aburren los temas administrativos, se escapa de los asuntos complejos y conflictivos. No entiende mucho de economía (cuando tuvo la oportunidad no quiso aprender) y demora a lo Fernando de la Rúa (ex presidente argentino) las decisiones cruciales El perfil que hace Ceferino Reato, autor de Lula, la izquierda al diván la biografía no autorizada del presidente de Brasil, era impensable cuatro años atrás. Las expectativas levantadas por el primer obrero metalúrgico que alcanzaba el poder rozaban en 2002 el delirio divino. Lula, de 61 años, era visto como el hombre que tocaba el cielo con los dedos y podía hacer el milagro de convertir, de verdad, a Brasil en el mais grande do mundo Nadie se hubiera atrevido entonces, cuando el país entero bailaba la victoria del candidato más votado de la Historia, a definir en semejantes términos al hombre que prometía ser una referencia. Ha pasado tiempo y el Lula, amor y paz que aterrizaba en el Palacio de Planalto (sede del Ejecutivo) no ha protagonizado ningún fenómeno paranormal. Ha mejorado los indicadores económicos, ha llenado el estómago vacío de buena parte de Brasil con el programa Hambre Cero y ha aguantado el tipo mientras, a su alrededor, la corrupción devoraba a sus hermanos políticos. AP Ha mejorado los indicadores económicos y llenado el estomágo vacío de buena parte de Brasil poner a Lula a los pies de los caballos. Sin embargo, como en batallas anteriores, muerde el polvo pero no lo traga. Ha tenido que prescindir de más de una veintena de sus más estrechos colaboradores, pero él, como siempre, resurge de sus cenizas. El Lula con la camisa desabotonada y la barba torpemente recortada no existe. Odet Grajew, fundador del Foro Social de Porto Alegre, puente entre los empresarios y Lula cuando era un sindicalista que identificaban con el demonio, no reconoce el rostro de un amigo al que ahora trata de usted. Sin embargo, los banqueros que durante años estuvieron poniéndole la zancadilla, ahora se sientan de igual a igual en la misma mesa. La llegada del obrero al paraíso sentencia burlón el ex miembro del PT que hoy milita en el Partido Verde, Fernando Gabeira. RÍO DE JANEIRO. Su designación como candidato del PSDB (Partido de la Social Democracia Brasileña) llegó hace apenas siete meses. La sombra de José Serra, ex ministro de Fernando Henrique Cardoso y actual alcalde de Sao Paulo, le mantuvo arrinconado en un segundo plano más tiempo del que hubiera deseado. No fue hasta el 14 de marzo que pudo celebrar (con austeridad, como corresponde a su personalidad de gestor eficiente) su consagración como principal competidor en la carrera presidencial contra Lula. Geraldo Alckmin, de 53 años, casado y con tres hijos es, por fuera y por dentro, el polo opuesto de Lula. Médico con impecables calificaciones en los estudios, no abandona ni un día, como buen chapado a la antigua, el peinado a la nuca con fijador. Católico practicante, siempre va a misa con su esposa, María Lucía. Identificado con el Opus Dei, niega ser miembro de la obra pero cuando fue alcalde de Pindamonhangaba bautizó con el nombre de José María Escrivá de Balaguer una de las calles de la ciudad que le vió nacer. AP Tras gobernar Sao Paulo, el 62 por ciento de la población consideró su labor óptima o muy buena Argentina, que ronda los 160.000 millones. Tras abandonar el cargo, el 62 por ciento de la población local consideró su administración óptima o muy buena Desde los 19 años, cuando fue el concejal más votado de su distrito, lucha contra el sambenito de conservador Sin posibilidad remota de pisarle los talones a Lula en la primera vuelta, se explica frente al escritor y periodista Ceferino Reato: No me vengan con esas cosas de conservador. ¿Y Lula y el PT? ¿Son de izquierda? Ellos tienen la mayor tasa de interés del mundo y la política monetaria más conservadora del planeta Yo soy de centro- izquierda, un socialdemócrata, pero me gusta ser considerado más pragmático. Los mayores problemas de la política no son ideológicos, sino de seriedad, austeridad y buena gestión Sin chispa La chispa y el don de la palabra del que Lula hace gala, de forma natural, no son el fuerte de Alckmin, un hombre frío que renunció al estetoscopio para intervenir en política. A su favor tiene lo que cualquier ciudadano del primer mundo desearía para sus gobernantes: eficacia y resultados de gestión indiscutibles. En contra, la sospecha de que no es ajeno al escándalo de las ambulancias o chupasangres que denunciaban las carpetas sucias que intentó comprar el PT para Lula. De este escándalo intenta sacar el mayor jugo posible para forzar una segunda vuelta electoral. Estuvo más de cuatro años como gobernador de su bastión, Sao Paulo, un Estado dentro de la República que genera un PIB de 202.000 millones de dólares, superior al de toda Resurge de las cenizas Abrió la veda el mensalao pago de sobornos mensuales a legisladores para que aprobaran sus leyes, continuó el amiguismo, el tráfico de influencias, los cohechos y los abusos de su Gabinete. El titular de Economía, Antonio Palocci, terminó cayendo envuelto en cobros irregulares y visitas a prostitutas que citaba en una casa destinada a las orgías de lo más granado del PT. El último escándalo, el dossiergate una red de espionaje de opositores, volvió a LAS VOCES DISIDENTES HELOISA HELENA Partido Socialismo y Libertad CRISTOVAM BUARQUE Partido Democrático de los Trabajadores Rebelde con causa Con Lula a la cabeza, el PT (Partido de los Trabajadores) la expulsó de sus filas en 2003. Heloisa Helena, de 44 años, se había negado, y mantuvo su posición, a votar la Reforma de la Seguridad Social del Gobierno. No se dio por vencida y fundó el PSOL (Partido Socialismo y Libertad) De blanco, con ropa que cose ella misma, recoge a los desencantados del PT, en torno al 7 por ciento. Con un discurso de respeto a sus orígenes humildes y una denuncia permanente contra el Gobierno, llegó a ser una promesa electoral. La economía con sentimientos La educación es el único modo de sobrevivir en un mundo globalizado y en un Brasil donde la desigualdad social es pecaminosa. En esta frase se resume parte del pensamiento de Cristovam Buarque, otro ex PT que hoy se presenta a las elecciones por el Partido Democrático de los Trabajadores (PDT) Ingeniero mecánico y economista, el ex ministro de Educación de Lula y actual senador, a los 63 años, tiene nulas posibilidades en las urnas, pero goza de un sólido respeto entre la clase política y los intelectuales.