Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 30 9 2006 29 Un tribunal de Georgia condena a dos espías rusos y desata una grave crisis diplomática con Moscú La ausencia de Lula en el último debate televisado con la oposición cierra la campaña electoral de Brasil prevista para el 7 de noviembre, donde se renovará toda la Cámara Baja y un tercio del Senado, no han faltado advertencias sobre los riesgos que entraña una suspensión del derecho de habeas corpus que obliga a la justificación legal de cualquier privación de libertad. Algunos congresistas en la minoría de esta pugna han hablado incluso de error histórico. El nuevo libro sobre la guerra de Irak de Bob Woodward acusa a la Administración Bush de ocultar una situación cada vez más desesperada, que amenaza con ir a peor durante el próximo año pese a la optimista retórica presidencial Un ataque cada 15 minutos P. RODRÍGUEZ Privilegios medievales Activistas de derechos humanos ya han anunciado su intención de cuestionar esta legislación en los tribunales de Estados Unidos. Según indicó Vincent Warren, director ejecutivo del Centro para Derechos Constitucionales, la nueva legislación otorga al presidente un privilegio propio de reyes en la Edad Media Destacándose que la pionera Constitución de EE. UU. sólo contempla la posibilidad de suspender el derecho de habeas corpus en situaciones de rebelión o invasión. De los más de setecientos individuos retenidos en Guantánamo, solamente una decena han sido acusados formalmente de crímenes de guerra y terrorismo. El pasado 6 de septiembre, el presidente Bush anunció su decisión de enviar a esa base militar en territorio cubano a otros catorce presuntos cabecillas de Al Qaida, también con la idea de someterlos a juicio. Las reglas aprobadas por el Congreso para estos procesamientos, con la posibilidad de sentencias de muerte, prevén recursos ante la Corte federal de apelaciones del Distrito de Columbia, con la posibilidad adicional de acudir al Tribunal Supremo. Con todo, los defensores más firmes de estos juicios especiales llegan incluso a argumentar que los jueces civiles estadounidenses no deben interferir con cuestiones militares propias de una situación bélica. La nueva legislación permite a los fiscales militares en estos peculiares juicios utilizar como evidencias simples testimonios o declaraciones extraídas bajo coerción. Para veredictos de culpabilidad, con la excepción de la pena de muerte, tampoco se requiere la unanimidad entre los oficiales militares a cargo de estos juicios. Además, se otorga al Gobierno la posibilidad de retener indefinidamente a aquellos individuos catalogados como combatientes enemigos ilegales WASHINGTON. La factoría de exclusivas del legendario periodista Bob Woodward, que desde el caso Watergate se ha convertido en un escritor en cadena de libros con privilegiado acceso a la trastienda del Gobierno de Estados Unidos, sigue perseverando en la asignatura pendiente de Irak. El último volumen, titulado State of Denial (que se podría traducir como Estado de Negación y que saldrá a la venta este lunes, se ha convertido en un frente adicional de críticas y reproches a la gestión de la Administración Bush en la posguerra iraquí. El libro, promocionado magistralmente por la editorial Simon Schuster, argumenta que la Casa Blanca no está diciendo la verdad sobre la situación cada vez más desesperada en Irak, especialmente en lo referente a la resistencia que combaten las fuerzas militares del Pentágono. Además, incluye un informe secreto de la Junta de Jefes de Estado Mayor que predice que el problema de la insurgencia no hará más que multiplicarse a corto plazo, en contra de la retórica optimista utilizada por la Casa Blanca y el Pentágono. Según ha indicado Woodward en una primera entrevista a la cadena CBS, la Administración Bush se está callando que los soldados estadounidenses destinados en la sangrienta posguerra de Irak sufren una media de un ataque cada quince minutos. Una espiral de violencia que está llegando ahora a un punto en el que se acumulan ochocientos, novecientos ataques por semana Con el agravante de que los insurgentes saben lo que están haciendo, conocen el nivel de violencia y su efectividad. ¿Quién no tiene ni idea de esto? El pueblo estadounidense Bob Woodard explica que el presidente Bush y el vicepresidente Che- Bob Woodward AP ney se reúnen con frecuencia y reciben consejo de Henry Kissinger, secretario de Estado durante la Administración Nixon. Según el periodista, el problema es que Kissinger está aconsejando a la Casa Blanca que la victoria es la única estrategia de salida con sentido Lo cual según Woodward es un fascinante empeño en volver a reeditar la catastrófica guerra de Vietnam, pero en Irak. Esta entrega sobre la saga de la Administración Bush desde el 11- S también presenta a Donald Rumsfeld como un arrogante incompetente, incapaz de asumir responsabilidad alguna por sus errores, detestado por la cúpula militar y los altos cargos de la Casa Blanca. Indicándose que antes de ser relevado de su puesto, el jefe de gabinete del presidente, Andrew Card, intentó sin éxito en dos ocasio- nes que el secretario de Defensa dejase su cartera ministerial. Pese a todo, el nuevo libro, de 537 páginas y que promete ser de obligada lectura en Washington, insiste en que el presidente Bush está absolutamente convencido que Estados Unidos ha acertado en Irak. Hasta el punto de que el ocupante de la Casa Blanca habría llegado a afirmar ante destacados líderes de su partido, no nos vamos a retirar, incluso si mi mujer Laura y mi perro Barney son los únicos que me respaldan Ante estas problemáticas revelaciones contenidas en un libro en el que Woodward ha trabajado dos años y entrevistado a doscientos personas de relevancia, la Casa Blanca ha dejado saber que este oportunista memorial de agravios contiene pocas novedades, salvo que el periodista estaría intentando compensar por haber sido percibido como demasiado blando en sus dos anteriores volúmenes sobre la Administración Bush. Según estas fuentes gubernamentales, esta película ya la hemos visto y no deberíamos sorprendernos de la aparición de otro libro crítico contra la Casa Blanca a cuarenta días de las elecciones Un bigote junto a ti Hace dos años, en el best- seller titulado Plan de Ataque Bob Woodward documentó la estrecha relación forjada entre José María Aznar y George W. Bush en los prolegómenos de la invasión de Irak. Con aquel inolvidable pasaje en el que el ex presidente del Gobierno español anima por teléfono a su amigo tras haber dado la orden de ataque diciéndole aquello de: Nunca te sientas solo en momentos como éstos. Sabes que hay muchos de nosotros que estamos contigo. Vas a poder ver siempre un bigote junto a ti