Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión SÁBADO 30 9 2006 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Sociedad, Cultura y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Nacional) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: José Luis Romero Adjunto al Consejero Delegado: Emilio Ybarra Aznar Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco G. Mendívil ALIVIO PARA UNA INFLACIÓN DESBOCADA A tasa interanual de inflación caerá en septiembre hasta el 3 por ciento, la mayor reducción en quince meses, según los datos adelantados por el Instituto Nacional de Estadística. Este descenso de 0,8 puntos hacer prever la mejora futura en uno de los peores indicadores de la economía española, aunque en buena medida la caída se explique por el llamado efecto escalón propiciado principalmente por el alto precio del petróleo registrado hace ahora un año. De confirmarse, esta cifra supondría un respiro para las tensiones inflacionistas de la economía española y un alivio para la pérdida de competitividad y sus efectos en un disparado déficit exterior, aunque al ser generalizado en la zona euro, este descenso no reduzca de forma significativa nuestro desfavorable diferencial con los socios de la UE, nuestro principal área de intercambio comercial. En la zona euro, la reducción en septiembre ha sido de cinco décimas, hasta dejar la media en el 1,8 por ciento, muy alejada aún del 3 por ciento registrado en España. Tampoco parece servir esta caída para que el BCE posponga su anunciada subida de un cuartillo en los tipos de interés el próximo jueves y que ya refleja el euribor, principal referencia en los préstamos hipotecarios, que por primera vez supera en España la cifra de la inflación y se sitúa en septiembre en el 3,715, frente al 3,615 de agosto. Aunque el índice tienda a moderarse, este nuevo incremento- -y van doce seguidos- -supone para una hipoteca media un alza adicional de 94 euros mensuales. Este alivio puntual en la inflación puede encarrilar a la baja los precios, aunque a este respecto no ayuden los Presupuestos Generales del Estado para el próximo año- -claramente expansivos en un año electoral- ni una política económica que sigue sin adoptar medidas correctoras a medio y largo plazo, sino la estabilidad en los precios del petróleo y un euro fuerte frente al dólar, colchón en el precio pagado por la energía importada por España, casi un tercio del consumo, uno de los más altos de la UE. De confirmarse, este descenso en la inflación representaría además un importante ahorro en los pagos públicos por pensiones, ya que la cifra de noviembre servirá para fijar el desvío sobre la subida aplicada, del 2 por ciento. Cada décima de desviación supone un pago adicional de 140 millones de euros, por lo que una caída del 0,8 le ahorraría al Estado 1.120 millones de euros. Una menor tasa de inflación serviría, asimismo, para moderar subidas salariales futuras y contribuir así a mejorar la competitividad de nuestra economía, una economía que, por otra parte, sigue creciendo por encima de la media de nuestros socios comunitarios en medio de una eufórica alza de la Bolsa que ayer superó, por primera vez en su historia y animada por las constantes operaciones corporativas, los 13.000 puntos. L LOS FALSARIOS DEL 11- M A imputación, por auto del juez Garzón, de los tres peritos autores de un informe sobre el ácido bórico encontrado en el domicilio del presunto terrorista Hassan El Haski imprime un giro radical a la polémica sobre la supuesta falsedad del documento que, sobre el mismo asunto, fue remitido al juez Juan del Olmo para su incorporación al sumario del 11- M. Por lo pronto, este auto desmonta la veracidad de la información publicada por el diario El Mundo amplificada por el presentador del programa La Mañana de la cadena Cope, Federico Jiménez, empeñados, a toda costa y pasando por encima de cualquier principio de responsabilidad pública y ética, en mantener el 11- M en el centro de la vida pública española, y no en beneficio de las víctimas y de la más ejemplar y eficaz administración de Justicia, únicos referentes de ABC en relación con aquel brutal atentado terrorista, sino de sus propias estrategias editoriales y comerciales. Según el auto del juez Garzón, lo que los tres peritos ahora imputados presentaron como informe fechado y firmado el 21 de marzo de 2005 resultó ser un documento impreso desde su archivo informático el 11 de julio de 2006, es decir, un año y cuatro meses después de la elaboración del dictamen supuestamente original. Esta información, obtenida por Garzón durante la declaración testifical de los peritos, supone una inversión en la identidad de los imputados, en el documento falsificado y en la interpretación dada por los citados medios de comunicación para el sostenimiento de su teoría conspirativa Y no es la primera ni la segunda ocasión en que éstos quedan al descubierto. Paralelamente, hay que constatar como una amenaza para la confianza ciudadana en el Estado la sucesión de escándalos en la Policía, siendo inaplazable la adopción de medidas urgentes para poner coto al desprestigio que se cierne sobre este cuerpo de seguridad del Estado. Pri- L mero fueron las detenciones ilegales de dos militantes del PP, saldadas con condenas, aún no firmes, a los funcionarios policiales que las llevaron a cabo. También sigue pendiente de aclarar, y se hace apremiante la explicación, quién es el soplón de la Comisaría General de Información que advirtió a la red de extorsión de ETA de la operación policial que había preparado el juez Grande- Marlaska. Y ahora este grave episodio de falsedades documentales y conciliábulos entre policías y medios de comunicación, no menos reprobables que los que se perpetraron entre el 11 y el 13 de marzo para propalar noticias no menos falsas que la del informe pericial sobre el ácido bórico. Ahora, además, hay que aclarar la compleja situación procesal de estos documentos periciales y sus autores, sobre los que hay dos investigaciones en marcha y dos autos contradictorios- -el de Garzón y el de la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional- -en cuanto al informe falso y, por tanto, en cuanto a los posibles responsables. El juez Garzón ha citado a los peritos imputados para recibirles declaración como tales el próximo 18 de octubre, ignorando el citado auto de la Sala de lo Penal y las diligencias abiertas por un juzgado de Instrucción de Madrid, con motivo de la querella presentada por la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11- M. No habiendo conexión con el sumario de El Haski, ni siendo un delito terrorista, la Audiencia Nacional no tiene competencia para investigar estos hechos y, por tanto, tal citación entraña un riesgo innecesario de nulidad procesal que Garzón debe valorar y, sobre todo, evitar. En cualquier caso, en lo que respecta a las víctimas, las instituciones del Estado y la dignidad de este país frente a su mayor tragedia terrorista, ABC nunca secundará agitaciones interesadas por quienes tratan la verdad sólo como una coartada de la mentira. SARKOZY REPLICA Y ALECCIONA A cumbre de países mediterráneos de la Unión Europea, organizada por el Gobierno español y que se celebró ayer en Madrid, resumió la débil posición del Ejecutivo socialista frente a sus socios europeos. De hecho, el principal resultado del encuentro fue el consenso general a favor de la propuesta francesa de no realizar más regularizaciones masivas, formulada claramente por Nicolás Sarkozy, ministro de Interior galo, para quien, con gran acierto, la credibilidad de las leyes de inmigración pasan por la efectividad de la repatriación de los inmigrantes ilegales Lo demás se redujo a peticiones formales a la UE de más medios para el control de las costas y la corresponsabilidad en la acogida y asistencia de los inmigrantes ilegales. Es decir, la regularización masiva realizada por el Gobierno español en 2005 volvió a ser el núcleo de la discusión, con el mismo saldo desfavorable para España que en anteriores pronunciamientos de los socios europeos y de las instituciones de Bruselas. Es todo un síntoma que, habiendo sido organizado este encuentro multilateral por el Gobierno español y celebrado en España, haya sido la propuesta de Nicolás Sarkozy la que marcara su agenda. Se repite así el fracaso del Gobierno de Rodríguez Zapatero en liderar la reacción europea a la inmigración ilegal, a pesar de los múltiples viajes de sus ministros en los últimos meses, tan voluntariosos como ayunos de resultados. Sin duda, la explicación reside en lo contradictorio de montar una regularización masiva L -con un preaviso de cinco meses que las mafias aprovecharon hasta el último minuto- -y, al mismo tiempo, manifestar, como hizo la vicepresidenta del Gobierno, en una sensata intervención, que las oleadas de inmigrantes sólo se pueden frenar con esfuerzos conjuntos basados en la solidaridad, la confianza mutua y la responsabilidad compartida entre los estados miembros Pronunciamiento impecable que si se hubiera aplicado por el Ejecutivo socialista, probablemente no habría llevado a cabo la regularización de 2005. Ahora bien, esta cumbre reveló un mal endémico de la acción exterior del Gobierno socialista: el escaso sentido de la oportunidad de Zapatero a la hora de hacer valoraciones sobre líderes extranjeros. De John Kerry dijo que iba a ganar a Bush, y de Angela Merkel, que era una fracasada. El miércoles pasado arremetió contra Sarkozy, recordándole los disturbios de los barrios marginales de París y otras ciudades francesas como argumento para negarle autoridad en materia de inmigración. Ciertamente, no se podía hacer peor aportación al buen fin de la cumbre mediterránea que entablar una polémica personal con quien será candidato a la Presidencia de la República Francesa, con sólidas opciones de alcanzarla. La réplica de Sarkozy- -poniendo de manifiesto su apoyo a la lucha antiterrorista de todos los gobiernos españoles- -fue una lección para que Rodríguez Zapatero aprenda de una vez por todas de los graves riesgos de tratar con tan poca pericia las relaciones internacionales.