Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 29 9 2006 Espectáculos 71 Javier Rebollo y Lola Dueñas, cine dirigido a la inteligencia del espectador TULIO DEMICHELI MADRID. Javier Rebollo y Lola Dueñas habían explorado el mundo de Lola (el personaje) en los cortometrajes En medio de ninguna parte (1997) Hola, desconocido (1998) El equipaje abierto (1999) El preciso orden de las cosas (2001) y En camas separadas (2001) con lo cual Lo que sé de Lola no es un debut Yo no comienzo nada- -señaló Rebollo en la rueda de prensa- para mí es lo mismo rodar una película corta que un largometraje Pues bien, como cortometrajista Rebollo se había granjeado un público de culto en festivales como Valladolid, Bilbao, Alcalá de Henares, Clermont- Ferrand, Cracovia, Montreal y Locarno, habiendo sido objeto, además, de retrospectivas en Brest y Bruselas; tradición que ha culminado ahora al ser presentado su primer largo a competición en San Sebastián. Lo que sé de Lola podría ser considerado como una resurreción de lo que en los años 60 se llamaba cine de autor pero Rebollo sostiene que no hay ninguna impostación. Para mí es natural contar historias de esta manera. Yo confío mucho en la inteligencia del espectador y no me gusta el cine que desconfía de esa inteligencia. Busco un diálogo con el público, aunque no busco llenar las salas. Quiero hacer películas de grandes públicos de otra manera: pequeños públicos en varios sitios Lola Dueñas confesó que Javier y yo rodando nos llevamos muy bien. Además, de sus películas yo lo sé todo, porque tengo el guión desde que se le ocurre la primera escena Por su parte, Michäel Abiteboul, protagonista masculino, afirmó que muy pronto sentí que esta película era muy importante A la presentación también asistieron Carmen Machi, que interpreta el personaje de Carmen; la productora, Piluca Baquero, y la guionista, Lola Mayo. Click Avance rápido EE. UU. 107 m. Director: Frank Coraci Intérpretes: Adam Sandler, Kate Beckinsale, David Hasselhoff ANTONIO WEINRICHTER E Lola Dueñas protagoniza el primer largometraje de Javier Rebollo Lo que sé de Lola La vida desde fuera Francia- España Director: Javier Rebollo Intérpretes: Lola Dueñas, Michael Abiteboul, Carmen Machi JOSÉ MANUEL CUÉLLAR unque no lo crean, hay algo peor que los intelectuales que van de intelectuales, que son los que se regodean en ello, y en ese mirarse y remirarse se quedan dormidos y, aún peor, nos duermen a los demás. Bien es cierto que esta idea del personaje que mira la vida en vez de vivirla está bien tirada, pero también A está mal ejecutada. Rebollo, que viene del mundo del cortometraje, ha tenido la oportunidad de alargar sus ideas, y en ese alargamiento dormita mientras cuenta una historia de amor atípica, tan atípica que no empieza nunca pero. y es lo peor, tampoco acaba nunca. Planos larguísimos, silencios eternos, muy nebulosos, dando a entender muchas cosas, aunque la mayoría haya que adivinarlas. Pero no todo es tedio pues el trasfondo tiene cierto atractivo: el hundimiento de la protagonista (gran Lola Dueñas) ver cómo se pierde poco a poco sin salvavidas, sólo con la esperanza de un fantasma que está pero no está, que asiste desde fuera. El miedo a la soledad cuando ha tiempo que la soledad ya te ha matado. l cómico Adam Sandler, un gusto adquirido donde los haya, se hace mayor: tras varias agitadas películas en las que dejaba suelto su ventoso ello antisocial (y en las que uno entendía plenamente el sentido de la teoría freudiana de la represión) ahora se nos presenta casado y domesticado y enfrentado nada menos que a ese viejo dilema del cine americano que enfrenta la dedicación a la familia o al trabajo. Adam es un proyecto de yuppie con un círculo familiar pegajoso, cuyas exigencias le impiden complacer a su jefe (un David Hasselhof cuyo sentido del humor no pasa de la autoparodia camp) La solución se le presenta por medio de un mando a distancia que le permite (contra) programar su vida librándose de las fastidiosas obligaciones cotidianas; pero el mando es cosa del diablo y pasa pronto a hacer de su vida un zapping de pesadilla. El avance rápido tiene sus ventajas pero hace que a uno se le escurra lo mejor de la vida como agua entre las manos. Tal es la moraleja de la película, que recicla la metáfora de la segunda oportunidad de la capriana Qué bello es vivir Con, al menos, una diferencia: el ángel de Click es comparable (Christopher Walken, clo mejor de la función) pero el James Stewart que hace Sandler es tan crispante y sutil como siempre. Lo malo es no tener nosotros un mando para congelarle y tirarle tomates, virtuales, por supuesto, como toda la película. Palíndromo Neil Young. Hearts of Gold La distancia El sinsentido de la vida EE. UU. 100 minutos Director: Todd Solondz Intérpretes: Ellen Barkin, Richard Masur, Jennifer Jason Leigh J. C. Retazos del genio Estados Unidos, 103 minutos Director: Jonathan Demme Intérpretes: Documental J. M. C. Técnico, pero K. O. España, 105 minutos Director: Iñaki Dorronsoro Intérpretes: Miguel Ángel Silvestre, José Coronado, Federico Luppi, Belén López, Lluís Homar JAVIER CORTIJO N uevamente Solondz nos invita a sentarnos cómodamente en su sofá de agujas hipodérmicas sin caer en el detalle de que no todo el mundo ha hecho oposiciones a faquir. Parecía complicado, pero aquí el autor de la notable Storytelling ha alcanzado la desfragmentación total (en cristiano, que se le ha ido la pinza) temas tan saludables como la pederastia, el aborto adolescente o las taras físicas y psíquicas más lamentables son pegados a la pantalla con la misma viscosidad con que obraba Seymour Hoffman en la pared de la icónica Happiness Ocho actores personifican una única obsesión por la maternidad en un mundo palíndromamente corrupto. A ratos inquieta y deslumbra tanta ponzoña pero, ¿quién va al cine a que le metan los dedos hasta la campanilla? onathan Demme no es nuevo en esto. Ya hizo aquel célebre Stop making sense de Talking Heads donde hasta un soso como David Byrne salía bien librado. Aquí ha colocado delante de la cámara a Neil Young, que es, junto a Zimmerman, uno de los pocos genios que nos quedan de aquella época. Young (Buffalo Springfield, Crosby, Still, Crazy Horse y él sin más) lleva mil años en esto y es un trovador de viejo cuño. Demme se ha decantado por simplemente poner delante la cámara y rodar un concierto. Así que no es un documental al uso, con entrevistas y demás, sólo la música y las letras de Young que, bien es cierto, cuentan la historia del poeta- cantante por sí solas. Infancia, amigos, familia, todo pasa por las letras de Young aunque uno, francamente, esperaba más esfuerzo de un tipo como Demme. J o se lo había puesto fácil Dorronsoro para su debut (otro más con nota en este gran año de rookies nacionales) aunque se notan las horas de gimnasio cinéfilo. Nada menos que una historia sucia y noir pero que no desdeña la distancia corta, cual polar francés o krimi alemán. Así, los presuntos tópicos situacionales y redimidores (el boxeador con pies de barro, el poli malvado pero sensible, la prostituta cosida a desencantos... son salvados con un juego de cintura (y sin exceso de casticismo) que ni De la Hoya, a pesar de que no se eviten imponderables como una trama con sobredosis de tentáculos y un boxeo de fantasía y tententieso. Pecata minuta ante pesos pesados como Coronado, Luppi y Silvestre, fino estilista en bruto. Enérgica. Curiosa. N