Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 Espectáculos VIERNES 29 9 2006 ABC VIERNES DE ESTRENO Will Jimeno y John McLoughlin, retrataddos junto al decorado que reproduce las ruinas del World Trade Center Llega hoy a las pantallas World Trade Center el nuevo trabajo de Oliver Stone- -que ayer visitó San Sebastián- basado en la tragedia del 11- S. El cineasta cuenta la historia de dos personajes reales, Will Jimeno y John McLoughlin Dentro del World Trade Center TEXTO TONI GARCÍA VENECIA. El 11 de septiembre de 2001 Will Jimeno y John McLoughlin trabajaban como agentes del turno de mañana de la Autoridad Portuaria de Nueva York. Aquel día, unos minutos después de las ocho de la mañana, se produjo una explosión en las Torres Gemelas y ellos y sus respectivas unidades fueron enviados- -sin conocer ningún detalle del suceso- -al lugar de los hechos. Yo creía que era un coche bomba, ya sabe, como años atrás. Hasta que no desperté del coma, seis semanas después- -como puede imaginar, en la unidad de cuidados intensivos no hay televisión ni radio de ninguna clase- no me enteré de todo lo que había pasado, de que dos aviones habían destruido el World Trade Center (WTC) de que otro había chocado contra el Pentágono y de cuántos compañeros míos habían muerto declaró McLoughlin a ABC en el festival de Venecia, adonde acudió para presentar World Trade Center el nuevo filme de Oliver Stone, que relata su lucha por sobrevivir. Cuando entramos todo parecía seguro, sabíamos que la otra torre estaba afectada pero creíamos que estábamos a salvo. Lo que pasó fue que a medida que empezamos a caminar la sensación fue cambiando, hasta que todo el edificio se nos vino encima afirma Will Jimeno. Él y el teniente McLoughlin quedaron atrapados durante trece horas en las ruinas de uno de los símbolos de Manhattan y, por extensión, de Estados Unidos: La bendición y, al mismo tiempo, la maldición- -cuenta Jimeno- -fue que estuvimos conscientes todo el tiempo, así que lo vivimos todo en tiempo real. Yo no dejaba de pedirle a Dios que me dejara descansar, traté de hacer las paces con él todo el tiempo porque estaba preparado para morir. Lo estaba de verdad Jimeno, un tipo corriente, afable y buen conversador, habla bajo la atenta mirada de su esposa, Allison, quien afirma que la única razón por la que me mantuve en pie fueron mis hijos. Sabía que tenía que resistir por ellos, porque quizás debería contarles que su padre nunca iba a volver a casa Jimeno, Loughlin y sus esposas, Allison y Donna (interpretados en la película por Michael Peña, Nicolas Cage, Maggie Gyllenhaal y Maria Bello, respectivamente) demostraron en sus entrevistas con la prensa que carecen del brillo de las estrellas de Hollywood, pero que les duplican en cercanía. McLoughlin, que tuvo que retirarse del servicio activo por las heridas que sufrió en el mayor atentado terrorista de la historia, es todo lo La sensaopuesto de Jimeno: ción fue cam- reservado, cuidadoso biando hasta con sus palabras y refugiado en ocasiones que todo el en la mirada cómpliedificio se ce de su mujer. Deja nos vino enci- claro desde la primera pregunta que no esma tá en la Mostra para hablar de política. No quiero hablar de Bush o de Irak, ni de nada relacionado con estos asuntos. World Trade Center no es una película política, es una historia de supervivencia. Con ella