Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 VIERNES 29 9 2006 ABC Sociedad Sanidad ultima un acuerdo con la industria de la moda para unificar las tallas En tres años los principales fabricantes ofrecerán un tallaje homologado del 90 de sus prendas b Los maniquíes de los escaparates también deberán adaptarse a modelos estéticos más cercanos a la realidad española, alejados de la extrema delgadez N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Durante el primer semestre del año próximo, el Ministerio de Sanidad prevé cerrar un acuerdo con los principales fabricantes de ropa del país para unificar las tallas y ofrecer una imagen física más saludable, alejada de la extrema delgadez. Se trata de una de las medidas con las que el Gobierno pretende luchar contra la anorexia y otros trastornos de la alimentación. Un problema en progresivo ascenso en España, donde su incidencia se ha incrementado en un 59 durante los últimos siete años. El pasado mes de abril, se dieron los primeros pasos al constituir un grupo de trabajo con El Corte Inglés, Zara, Mango, Cortefiel y la Asociación de Creadores de Moda. Este grupo de estudio tenía tres meses para estudiar cómo se podían unificar las tallas y favorecer modelos estéticos más cercanos a la realidad española, alejados de la extrema delgadez que impulsa el mundo de la moda. En este tiempo se ha elaborado un estudio para conocer cuál es la talla más vendida por cada uno de sus fabricantes. Y se ha podido ver que las medidas entre una misma talla no difieren sólo entre los distintos fabricantes, sino entre los modelos de un mismo diseñador. El 77 cambia de talla según la prenda ¿Cuánto mide una talla 38? ¿O una 42? Los centímetros no se cuentan de la misma manera en las marcas de ropa. Una encuesta realizada en Cataluña comprobó que el 77 de los consumidores cambia de talla, según el lugar y la prenda que adquiera. La frecuencia de cambio es además mayor en la ropa femenina. En el mismo estudio se detectó también que algunos fabricantes reducen las tallas de una temporada a otra sin advertir el efecto que provoca en población sensible. La homologación de las tallas pondrá fin a errores y problemas de compra entre los consumidores. Pero, sobre todo, ayudará a combatir los trastornos de la alimentación que se ceban con los más jóvenes en las sociedades occidentales. Se estima que 1 de cada 200 niñas de entre 12 y 14 años padece anorexia o bulimia y, al menos, el 10 de estos enfermos muere como consecuencia de la enfermedad. La pasarela Cibeles ha sido pionera en el control sobre las tallas rán un coste añadido que no asumirá sólo la industria. Aunque el Gobierno confía en que la carga económica se convierta en un activo para la industria textil española. La idea es que la unificación de tallas se convierta en una herramienta comercial que favorezca la exportación. Tras la firma del acuerdo con la industria, al Ministerio de Sanidad aún le queda trabajo por hacer. Entre sus deberes tiene pendiente la elaboración de un estudio antropométrico de la población española, para conocer la tipología física de los ciudadanos. Se empezará por el grupo de mayor riesgo: la población femenina mayor de 12 años. Y se analizará por tramos de edad hasta que el estudio abarque el total de la población. Este proceso durará años. En estos momentos, el Ministerio está poniendo a punto los sis- ANGEL DE ANTONIO temas técnicos con los que realizará las mediciones masivas de peso, estatura, longitud, anchura... para encontrar las dimensiones representativas de la población. Petición del Senado de 1999 La elaboración de este estudio llega seis años después de que el Senado lo recomendara en diciembre de 1999. La comisión sobre anorexia y bulimia del Senado impulsó un pacto social, en colaboración con las comunidades autónomas, basado en el consenso y la autorregulación y no en la imposición de nuevas normas legales, como se dispone a hacer ahora. Entre otras recomendaciones se pedía la realización de un estudio antropométrico de los españoles para la urgente normalización y estandarización de las tallas en España, porque los estudios vigentes se hicieron hace más de 20 años y no responden a la constitución actual de los jóvenes. El Senado también instaba a cumplir la normativa que prohíbe el anuncio de dietas milagro sin control médico y reclamaba estudios sobre la incidencia de la anorexia y la bulimia en la población. Maniquíes más reales Sanidad entiende que haya determinados modelos de ropa o formas que se escapen a la norma, pero pretende que el 90 de la producción termine por unificarse en los próximos tres años. Entonces una talla 38 o 42 medirá lo mismo, con independencia de su fabricante. El cambio no se hará obligado por una normativa que elabore la Administración, sino desde la autorregulación del sector a la que se comprometerán el próximo semestre. Será una decisión pionera porque en la actualidad, no hay ninguna normativa en la Unión Europea que obligue a unificar tallas. Las nuevas medidas no aparecerán de forma repentina. Será un proceso de adaptación progresivo que se prolongará hasta 2009 para que el cambio no perjudique en exceso a la industria de la moda. En los próximos tres años. los fabricantes de ropa deberán cambiar parte de su proceso industrial y dar salida a sus stocks Otro de los cambios más visibles se verá en los escaparates. Como las tallas, los maniquíes también se adaptarán a medidas más coherentes con el físico de la población española. El cambio de los maniquíes es uno de los puntos en el que ha hecho más hincapié el Ministerio de Sanidad porque proyectan una imagen de delgadez que está presente de forma permanente en la retina de todos. La idea que se defiende es que no basta con tomar decisiones puntuales para que los modelos ofrezcan un aspecto más saludable en la pasarela, sino con tomar medidas con un efecto más permanente. Cada uno de estos cambios produci- La idea es que la homologación sea una herramienta comercial que favorezca la exportación