Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 29 9 2006 29 Romano Prodi intenta defenderse del escándalo de Telecom Italia en una tormentosa sesión del Congreso George W. Bush consigue que la Cámara de Representantes avale sus tesis en la guerra contra el terrorismo Lionel Jospin renuncia a ser candidato socialista en las presidenciales francesas Su salida puede allanar el camino de Ségolène Royal, favorita en los sondeos b Dos candidato de peso, Fabius y Strauss- Kahn, intentan desestabilizar a Royal en el terreno del proyecto las ideas y la identidad socialista JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Lionel Jospin, ex primer ministro, renunció ayer a ser candidato socialista en la carrera hacia la presidencia de la República. Su renuncia puede favorecer a Ségolène Royal, la postulante a la candidatura mejor situada en los sondeos, muy criticada por el mismo Jospin y por una influyente cohorte de elefantes del PS. Jospin fue derrotado por Jean- Marie le Pen, líder de la extrema derecha, en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de 2002. La noche de aquel fracaso traumático, Jospin anunció su retirada de la política, con un discurso de una rara soberbia. Cuatro años más tarde, Jospin volvió a creer en su destino presidencial declarando que se consideraba capaz de unir a toda la izquierda y ser un buen presidente Los cuatro candidatos en liza El ex primer ministro Jospin respondía a los periodistas ayer en París minique Strauss Kahn, Laurent Fabius y Jacques Lang, que pudiera ser la próxima víctima. Retirado Jospin, eclipsado Lang, quizá, los militantes socialistas deberán elegir entre tres grandes personalidades con proyectos distintos. Strauss- Kahn propone un modelo socialdemócrata modernista Fabius aspira a ser el federador de todas las izquierdas a la izquierda del PS. Y Royal representa una línea social populista apoyada en los sondeos de opinión contra la burocracia de su propio partido. Jospin ha confirmado que no apoyará a Royal y se sospecha que pudiera apoyar a Strauss Kahn, que fue su ministro de Finanzas y ha reciclado muchos de los temas de los sucesivos gobiernos de Jospin, entre 1997 y 2002. Los sondeos anuncian la victoria final de Ségolène Royal que todavía debe sortear algunos obstáculos importantes. Sus adversarios esperan ven- AFP Sin apoyo de los militantes Demasiado tarde. Los militantes socialistas no le han dado su apoyo. Y su nueva campaña ha sido un fracaso estrepitoso. Ségolène Royal se ha convertido en un fenómeno social. Y Jospin consumó ayer su segunda retirada espectacular. Hay quienes piensan que, en verdad, Jospin espera que Royal tropiece o caiga de alguna manera, en los próximos meses, para volver a presentarse como recurso de un partido que parece ignorarlo. Jospin justificó su segunda retirada afirmando que no desea agravar la división de los socialistas. Su mutis por el foro reduce a cuatro las candidaturas todavía en liza: Ségolène Royal, Do- cerla en el forcejeo público de un gran debate contradictorio, ante los militantes socialistas. Alcaldes, diputados y senadores socialistas comienzan a apoyar la candidatura de Ségolène. Pero la burocracia interna se resiste a aceptarla definitivamente. El debate en curso ha dejado al descubierto muchas divisiones y enfrentamientos personales, con heridas provocadas al arma blanca verbal. No será fácil y requerirá bastante tiempo curar esas heridas y ofrecer un definitivo frente común, integrador de todas las sensibilidades socialistas. Fabius y Strauss- Kahn intentan desestabilizar a Ségolène en el terreno del proyecto las ideas y la identidad socialista Y avanzan contra ella las divisiones de sus proyectos personales en materia económica, diplomática y social. Ségolène esquiva el cuerpo a cuerpo y practica la guerra de guerrillas audiovisual, desestabilizando casi siempre a sus adversarios. Ségolène Royal pudiera ser la primera beneficiada de la retirada de Jospin, y tuvo una reacción de sibilina prudencia: Creo que se trata de una buena noticia. Un paso hacia la clarificación necesaria Representa una línea populista que utiliza los sondeos contra la burocracia socialista. Dominique Strauss- Kahn aspira a la candidatura con una política de reformismo socialdemócrata. Comentó la retirada de Jospin de este modo: Esa decisión despeja el terreno y cambia bastantes cosas Laurent Fabius declaró ayer: Jospin ha tomado una decisión de un hombre digno y sensato, a quien respeto Fabius pasa por ser un demagogo, antiguo reformista que aspira a liderar a la izquierda de la izquierda. Jack Lang pudiera retirarse en los próximos días. Ayer declaró: Lamento la decisión de Lionel. Él podía aportar muchas cosas al debate de fondo Lang espera vender cara la retirada de su candidatura. Su posible apoyo a StraussKahn pudiera dar un cierto dinamismo a la recta final de la campaña socialista. Juego de estrategias. Jospin no apoyará a Ségolène. Quizá respalde a Strauss- Kahn, reequilibrando la fuerza de un candidato que gusta al electorado moderado, pero a quien los militantes consideran demasiado a la derecha Por su parte, François Hollande, primer secretario del PS, compañero sentimental de Ségolène Royal, lanzó ayer un llamamiento a la unión de todos los socialistas Hollande intentar evitar por todos los medios que sea muy visible su sibilina campaña a favor de la madre de sus hijos, Ségolène.