Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión VIERNES 29 9 2006 ABC AD LIBITUM ÍDOLOS DE LA CUEVA RESPETEMOS A MOZART VENTAJAS DEL ABUCHEO C ONFIESO mi creciente admiración por Angela Merkel, la canciller alemana que, sin la ayuda de ninguna ley de paridad ni parecidas zarandajas, asciende decidida a la cumbre del liderazgo político en la UE y, sobre todo, es constantemente fiel a sus principios ideológicos y éticos y, por supuesto, a los compromisos expresados en su programa electoral. Ahora, en un gesto aparentemente menor, pero relevante, a propósito de la suspensión de las representaciones de Idomeneo, re de Creta en la Deutsche Oper de Berlín, Merkel ha condenado la autocensura- -el más liberticida de todos los gérmenes- -y desautorizado con ello a la directora del teatro, la muy M. MARTÍN pusilánime Kerstin HarFERRAND ms. Uno de los grandes problemas que la Ópera, el espectáculo total, vive en Europa viene dado, en razón de su elevado coste de producción, por la presencia pública en su gestión y orientación. Los empresarios independientes en el más hermoso de los géneros teatrales son tan escasos en número como insignificantes en relevancia, y la responsabilidad de su evolución depende, como en España, de entidades y subvenciones públicas. De ahí la supuesta originalidad de muchos de los montajes en curso, que difícilmente serían acometidos si alguien, para producirlos, se jugase su dinero en lugar del nuestro. El montaje de la ópera de Wolfgang Amadeus Mozart que suscita el alboroto en Alemania es de Hans Neuenfels, que en uso de su libertad creativa saca a escena al rey Idomeneo llevando consigo, en delirante anacronismo con la Guerra de Troya- -eje central de la obra- las cabezas de Jesús, Mahoma, Buda y Neptuno. Los devotos de Neptuno o Poseidón, según se prefiera, son platónicos; los cristianos, civilizados; los budistas, pacientes y vitalistas, y sólo los musulmanes se irritan y significan un peligro de violencia ante lo que no deja de ser una discutible aplicación del mal gusto a la creación escénica. Lo que hay que entender, y suele olvidarse, es que, como en el caso de Idomeneo, al primero que hay que respetar es a Mozart, que escribió algo que ahora se quiere desvirtuar; pero eso depende de la dirección del teatro, que debiera saber a quién le hace sus encargos y cuáles son sus maneras y gustos estéticos. A continuación debe ser respetado el respetable, en el que me incluyo, cada día más harto de que muchos directores encubran su falta de talento con disparates y despropósitos que atentan, intérpretes aparte, contra el espíritu de los verdaderos creadores operísticos, los músicos y los letristas. Lo demás se da por añadidura y una amenaza extremista no debe alterar, aunque se trate de un error, la libertad de los demás. Angela Merkel, sospecho, no aplaude el montaje y desfiguración del Idomeneo que no verá Berlín, pero defiende la libertad de los berlineses, de los rectores de la Deutsche Oper y hasta la de Neuenfels. E antiislámicos? ¿O terminaremos suprimiendo los párraSPERO que el ligero desfallecimiento con que fos inconvenientes? Buena parte de la literatura españohoy me enfrento a este recuadro no sea indicio de la refleja la huella del Islam en nuestra cultura, como esa autocensura preventiva a la que nos vahan demostrado estudiosos como Asín Palacios o Lópezmos acostumbrando en lo que llamamos Occidente. Baralt. Pero esas profundas marcas pueden ser interpreMás bien, y hasta donde yo puedo saber, el motivo potadas de diversas formas: también sin sentido histórico dría residir en esa especie de cansancio o abatimiento o ucrónicamente, como esquirlas de viejas y constantes que a menudo nos produce la reiteración de comentaagresiones a los sentimientos religiosos de 1500 rios que nos resultan evidentes. millones de creyentes. El debate acerca la línea que separa la libertad Lo del Idomeneo ha sido tan escandaloso- -por de expresión del debido respeto a las sensibilidalo que tiene de interiorización del miedo de Occides multiculturales, reavivado ahora a propósito dente- -que la mayoría de las reacciones han hedel Idomeneo de Mozart, se viene produciendo cho gala de sentido común. Preciso se hace repecon monotonía desde hace años. Surgió con virutir una vez más que el límite legal a la libertad de lencia imprevista con motivo de la publicación expresión sólo debe encontrarse en el Código Pede Los versos satánicos y la fatua contra Rushdie MANUEL nal. Claro que la prudencia es siempre aconsejadictada por Jomeini. Desde entonces la polémica RODRÍGUEZ RIVERO ble, pero a condición de evitar su transformación a un lado, y la ira al otro, se reproducen con reguen mordaza. Después de una larga dictadura en la que la laridad. Me vienen a la cabeza algunos de sus episodios: libertad de expresión era sólo una añoranza, a muchos las protestas contra escritores como Tasmina Nasreen o nosresulta, mutatis mutandis, tan intolerable la prohibiNaguib Mahzuf (con apuñalamiento incluido) la llamación de un montaje teatral a cuenta de que su autor da crisis de las caricaturas las manifestaciones con- -por estúpido que nos resulte- -se ciscó en España ante tra el malentendido de Ratisbona, además de un sinuna audiencia inclinada a reírle la gracia como censunúmero de censuras y autocensuras de obras teatrales y rar una ópera por temor a molestar a quienes están más espectáculos que podrían ofender sensibilidades que, que dispuestos a sentirse agraviados. para las nuestras, parecen ancladas en épocas lejanas. Por eso resulta doblemente irritante cuando la justifiBueno, así están las cosas. No deseo dar ideas, pero la cación de la censura se realiza a cuenta de criterios estéliteratura occidental está plagada de motivos antiislaticos. Ayer leí que pretendidos sucesores progresistas (y mistas desde hace catorce siglos. ¿Qué vamos a hacer roídosde mala conciencia) de los viejos paladines dieciocon ella? Si nos sigue dominando el miedo a ofender, chescos de la libertad de expresión, comprendían la ¿qué haremos, por ejemplo, con el Roman de Mahomet, prudencia de la directora de la Deutsche Oper con el en que se describe al Profeta como un farsante aquejado peregrino argumento de que la escena y las frases conde epilepsia? ¿Y con la Commedia, en la que Mahoma flictivas no estaban en el libreto de Varesco. O de que el purga sus pecados en el octavo círculo en compañía de montaje del señor Neuenfels es muestra inane de su ego otros cismáticos? ¿Y con el Arcipreste y Cervantes y desmesurado. Bien, quizás sea cierto. Y si lo es, la censuShakespeare, que se ocuparon de moros y mahometara no es el remedio. Basta con abstenerse de ir. O si se va nos? ¿Nos atreveremos a publicar las obras de Voltaire, y el espectáculo lo pide, abuchearlo. Y, ahora, a seguir Goethe, Gibbon o Carlyle, en cuyos libros pueden rastendiendo puentes. Mientras nos dejen. trearse reminiscencias de antiguos odios y prejuicios -En Andalucía piensan que quisimos ser diputados autonómicos para favorecernos de nuestras amistades de Marbella, pero lo que buscábamos antes de nada es nuestra inmunidad parlamentaria.