Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 28 9 2006 Deportes 103 Raúl: Mi retirada la veo lejos, tengo mucho que decir y que aportar El delantero, en declaraciones a Onda Madrid, manifiesta que el Real Madrid va a ganar un título esta temporada y que a finales de octubre el equipo estará en un nivel óptimo ABC MADRID. Después del repaso al Dinamo, Raúl abandonó el Bernabéu con dos goles en la mochila y sin soltar una palabra en la zona mixta. Al día siguiente, el capitán cumplió con su compromiso de ponerse delante de los micrófonos de Onda Madrid. Pasó revista a todos los asuntos que rodean la actualidad del equipo y a su futuro, tanto en el Real Madrid como en la selección. Hace apenas dos años, Fernando Lamikiz cumplía el sueño de su vida: presidir el Athletic, como un día prometió a su padre. Anoche, hundido por sus errores deportivos, hizo caso a la grada y dejó el cargo, eso sí, pidiendo perdón. Ana Urquijo manda desde hoy en San Mamés Presidenta como su padre TEXTO JUAN M. GASTACA Centro de las críticas. Llevo doce años en el ojo del huracán porque puse el listón muy alto. En los últimos meses he desconectado de lo que se escribe y dice. Gasto toda mi energía en entrenarme porque parecía que con 29 años no tengo nada que hacer en el fútbol. Me quieren retirar y ante esa falta de respeto he seguido trabajando sabiendo que son ciclos. Nunca he recibido una pitada grande porque lo que exige el Bernabéu es ganar, darlo todo, correr y trabajar. Nadie duda de mi compromiso. Es ley de vida, cada día me queda menos, pero a mi edad mi retirada la veo lejos, tengo mucho que decir y aportar Nivel de forma: He sufrido mucho. Aunque quería estar en mi mejor nivel es posible que no lo haya estado porque he acusado cosas que han pasado a nivel de club. Dijeron que tenía menos chispa y la entiendo como estado físico, resistencia, potencia y velocidad. Hace diez años pasé por uno de mis peores momentos con una lesión de pubis. Pasé de ser juvenil al primer equipo y mi cuerpo ha ido evolucionando. Me lesioné y en tres meses he podido trabajar cosas que en nueve años no pude. Hoy me encuentro mejor, tengo un estado físico con el que llego a esas pelotas a las que hace meses no llegaba Capello y títulos: Él me enseñó que hay que entrenarse de verdad porque es como se juega. Hay una renovación en todos los puestos del club y hay que construir una base para intentar ser campeón, volver a ser competitivos. Con este proyecto lo vamos a ser. Haremos buen fútbol según pasen los partidos. A mediados de diciembre no habrá cambio de entrenador ni estaremos a 15 puntos de Barça. Lucharemos por el título en marzo. A finales de octubre estaremos en un nivel óptimo. Vamos a ganar un título Selección: Luis tiene que buscar lo mejor. Hay que dejarle elegir con libertad y cuando dé su lista estar a muerte. El fútbol español se está jugando mucho y estamos sufriendo porque hay un gran grupo para hacer algo importante y le distorsiona desviarse En aquel inhóspito noviembre de 2004, el presidente del Besiktas turco la miraba atónito. No podía creerse que un equipo de fútbol viniera a disputar la Copa de la UEFA a Estambul de la mano de una mujer. Ana Urquijo (Bilbao, 1957) ni se inmutó. Se sobrepuso con solvencia a la atmósfera machista. A ella, sentada entonces en el palco del estadio Inonu, en realidad sólo le preocupaba lo mismo que ahora, en cambio, le obsesiona: el Athletic. Y es que esta abogada y agente inmobiliario se ha visto impelida a asumir la presidencia del club de San Mamés en el momento de mayor zozobra de este club en el que confluyen una agria división en la masa social y una dramática trayectoria deportiva. Ana Urquijo mamó el Athletic al nacer. No podía ser de otra manera con su padre, Rufino, vicepresidente del club y hasta presidente interino cuando Beti Duñabeitia decidió en 1977 concurrir a la reelección. Por eso, la sustituta del defenestrado Lamikiz es socia del Athletic desde los 12 años. Mujer elegante y afable, amiga de sus amigos, dispuesta siempre a la animada conversación en torno a una buena mesa, no es difícil encontrarla en un estreno de ópera en el Palacio Euskalduna ni tampoco deja vacío mucho tiempo su céntrico despacho en la capital vizcaína. Y con genio como arma defensiva cuando sea menester. Hace apenas unos días, en el enésimo ataque de ira de aficionados contra Lamikiz, Urquijo, en plena calle, no dudó en enfrentarse a los enfurecidos agitadores y les advirtió enérgica: Decid todas las críticas que queráis, pero insultos, ninguno; eso sí que no Cumplieron a rajatabla. La primera mujer presidente del Athletic en sus 108 años de historia quiere huir de todo protagonismo porque es consciente de la gravedad de la Ana Urquijo durante la Asamblea y tras el dimitido Lamikiz situación. Quienes la conocen, aseguran que se lo está pasando mal en medio de tanta convulsión. Además, ha tenido que hacer gala de su paciencia para demostrar que no quiere medrar que su accidentada llegada a la presidencia sólo es consecuencia de una situación insoportable. Eso sí, Urquijo está curada de espanto en el Athletic ante los motines. A buen seguro que anoche, mientras los compromisarios vapuleaban sin escrúpulos la gestión de la Junta, la nueva presidenta retrocedió en su memoria hasta 1990. Ocurrió que, en su estreno de ilusionada directiva, tuvo que soportar cómo un aguerrido compromisario llamado Fernando Lamikiz echaba por tierra, ante la euforia de los seguidores BERNARDO CORRAL del nacionalista Arrate derrotado meses antes en las urnas, el presupuesto del presidente Lertxundi, que apenas alcanzaba los 5.000 millones de pesetas. Protagonista mediática a la fuerza durante las próximas horas, la nueva presidenta es consciente de que está en el ojo del huracán. La angustia del Athletic impide la compasión entre sexos. Quizás el nivel de exigencia de ese amplio sector de la afición tan crispado sea mucho más amplio para ella. Ana Urquijo lo sabe. Se fue haciendo a la magnitud de la tragedia desde que la grada, humillada por la goleada del Atlético de Madrid, imploró la marcha de su antecesor y amigo, a quien, fiel a sus principios de lealtad, ha defendido siempre.