Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional JUEVES 28 9 2006 ABC Las municipales de Hungría, un voto de castigo al primer ministro b Harta de las mentiras de su Go- La insurgencia en el estado mexicano de Oaxaca puede desestabilizar al PAN La destitución del gobernador llevaría al poder al PRD de Obrador b Los alcaldes solicitan la interven- bierno, la población acudirá a las urnas el 1 de octubre indignada también por la subida de impuestos y la decadente economía ANTONIO S. SOLÍS. CORRESPONSAL VIENA. Al primer ministro húngaro, el socialdemócrata Ferenc Gyurcsany, se le están acabando los días para tratar de recomponer su maltrecha imagen y la de su partido ante los comicios locales del próximo domingo. Ayer, once días después de difundirse una grabación en la que reconocía haber mentido sobre las finanzas para ganar la elecciones del pasado abril, Gyurcsany esbozó una primera disculpa: lamentó el estilo y el lenguaje de una grabación en la que llegaba a decir que su partido la había jodido y que no había hecho nada en cuatro años La indignación popular provocó varios días de disturbios callejeros, con decenas de heridos y detenidos, y el inicio de una protesta para pedir la renuncia de Gyurcsany, que lleva ya 11 días reuniendo a miles de ciudadanos frente al Parlamento en Budapest. Sin embargo, y pese a su atisbo de mea culpa el primer ministro se mantuvo firme en su decisión de seguir con la política de austeridad que considera esencial para corregir el déficit del país magiar y dijo que es hora de acabar con las falsas promesas ción de fuerzas federales para solucionar el conflicto, que comenzó a raíz de las reivindicaciones salariales del sindicato de enseñanza MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. Después de dar la espalda a sus compromisos durante más de cuatro meses, el Gobierno mexicano se plantea ahora el empleo de la fuerza pública federal en el estado de Oaxaca, donde un conflicto laboral ha desembocado en una revuelta popular de acusado carácter político. Así lo hizo saber el secretario de Gobernación, Carlos Abascal, quien está al frente de las negociaciones con la autoproclamada Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca (APPO) para tratar de buscar una salida pacífica al problema. El gobernador oaxaqueño, Ulises Ruiz, del Partido Revolucionario Institucional (PRI) pidió en una reunión de gobernadores con Abascal la intervención de la Policía Federal Preventiva. Otro tanto hicieron 378 alcaldes, de los 570 municipios que tiene Oaxaca. Por si acaso, y ante el temor de una eventual intervención de los cuerpos de seguridad, los miembros de la APPO han comenzado a reforzar las medidas de defensa en la capital. Varios grupos de asambleístas se han organizado para turnarse en retenes y se allegan de cócteles molotov, tubos, palos, piedras y todo tipo de objetos contundentes. La APPO tiene tomada desde mayo pasado la ciudad de Oaxaca, incluyendo edificios públicos y emisoras de radio. En la práctica, los insurgentes se han constituido en un gobierno alternativo que incluso constituye tribunales populares para juzgar y someter a escarnio a supuestos delincuentes. Por su lado, y en apoyo al imperio de la ley, los comerciantes locales decretaron una suspensión absoluta de actividades desde anoche y durante las próximas 48 horas. subsisten en Oaxaca. Según estas organizaciones, el punto de partida para salir pacíficamente del problema es la renuncia de Ulises Ruiz. Ni el gobernador ni el Ejecutivo central están dispuestos a sentar el precedente de que una pueblada acabe por deponer a un mandatario legítimo. La destitución de los poderes públicos, que fue rechazada por el Senado de la República, supondría además la convocatoria de elecciones anticipadas, que podrían llevar al poder al Partido de la Revolución Democrática (PRD) de Andrés Manuel López Obrador. En evitar esa posibilidad coinciden tanto el PRI de Ulises Ruiz como el Partido Acción Nacional (PAN) del presidente en ejercicio, Vicente Fox, y del presidente electo, Felipe Calderón. Extensión de la protesta De momento, Ruiz no puede aparecer en público en Oaxaca: lo intentó este fin de semana y cerca estuvo de provocar un baño de sangre. En realidad, el gobierno ejerce en hoteles y de tapadillo. Y una marcha de miembros de la APPO hacia la Ciudad de México amenaza ahora con trasladar y extender las tensiones desde este estado hasta la capital del país. El detonante Las demandas salariales de la sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Enseñanza derivaron en un estallido de caos e ingobernabilidad, al que se sumaron decenas de grupúsculos radicales, muchos de ellos relacionados con las viejas guerrillas que aún Excusas ante la población Así las cosas, Gyurcsany quiere presentar sus duras palabras como un intento de convencer a su partido de la necesidad de reformas y de poner al descubierto realidad de la maltrecha economía húngara. Las elecciones del día 1 permitirán ver hasta qué punto sus explicaciones han convencido a una población indignada por la repentina subida de impuestos y cortes de subsidios. De momento, tanto los socialistas como sus socios de la Alianza de Demócratas Libres han respaldado sin fisuras al premier. La oposición conservadora del Fidesz, ha planteado estos comicios como un referéndum sobre la continuidad de Gyurcsany al frente del Ejecutivo. Sin embargo, este partido ha sufrido un desgaste al entender muchos húngaros que su llamamiento a la resistencia popular provocó el estallido de violencia. También se cuestiona su falta de disposición a tomar las riendas del país. Sebastyén Gorka, director de Itdis, centro de estudios políticos, explicó a ABC que la oposición es consciente de la crisis económica y por eso rechaza asumir ahora responsabilidades. El Fidesz apuesta por la salida del Gobierno y la constitución de un Ejecutivo interino de tecnócratas. AP Enterradas las víctimas del accidente de autobús en Ecuador ECUADOR. Una fosa común en forma de letra L alberga desde ayer los féretros de 34 de los 47 muertos del peor accidente de carretera ocurrido en Ecuador. Un autobús escolar fletado por vecinos del bario de Fajardo de Sangolquí, a unos 30 kilómetros al sur de Quito, volcó y acabó estrellandose contra una peña en una zona turística al este de la capital. Los informes policiales apuntan a un fallo en los frenos del autobús, que iba a excesiva velocidad y con sobrecarga de pasajeros, ya que su capacidad era para 38 y llevaba 52. Los fallecidos pertenecían a una misma familia. En la imagen, miles de personas participaron ayer en el funeral por las víctimas.