Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 28 9 2006 Internacional 31 EE. UU. polemiza sobre el impacto de la guerra de Irak en la lucha antiterrorista La Administración Bush insiste en que al enemigo le sobran las excusas desclasificado por la Casa Blanca ofrece argumentos para ambos partidos a cuarenta días de unas legislativas centradas en la seguridad nacional P. RODRÍGUEZ WASHINGTON. En la cuenta atrás para las elecciones legislativas de Estados Unidos, previstas para el 7 de noviembre, la cuestión de la seguridad nacional- -mejorada o empeorada- -empieza a monopolizar un debate político marcado por las discusiones sobre el impacto de la guerra no resuelta de Irak en la lucha antiterrorista. Un debate que ayer se alimentó con la desclasificación de cuatro páginas de un informe de los servicios de inteligencia, filtrado durante este fin de semana a la Prensa, y que republicanos y demócratas han utilizado para defender posturas cada vez más divergentes en contraste con el traumático consenso generado tras el 11- S. El pesimista documento, elaborado en abril y que aúna en el consenso a las 16 agencias de espionaje del gigante b El análisis americano, establece que el conflicto en Irak se ha convertido no sólo en un banderín de enganche para extremistas, sino que además ha generado un profundo resentimiento hacia Estados Unidos en el mundo musulmán. Conclusiones que contrastan con la retórica de un mundo más seguro sin Sadam Husein, utilizada con frecuencia por la Administración Bush. El informe también indica que pese a los éxitos logrados contra la cúpula de Al Qaida, el peligro de los extremistas islámicos en estos momentos se ha multiplicado en números y alcance geográfico. El texto recalca que si esta tendencia continúa, las amenazas a los intereses de Estados Unidos dentro y fuera de su territorio van a ser más diversas, conduciendo a un aumento de ataques a escala global con dificultades adicionales para luchar contra grupos de islamistas dispersos pero conectados con un propósito común. Para los conservadores y la Administración Bush, estas advertencias constituyen munición adicional para su argumento de que Irak se ha convertido en el frente central de la guerra contra el terrorismo y no se puede abandonar sin facilitar una crucial victoria a los islamistas. Para los demócratas, el mismo documento ilustra cómo la invasión de Irak ha mermado peligrosamente la seguridad de Estados Unidos. La Casa Blanca insiste en calificar como erróneo e ingenuo pensar que la guerra de Irak haya empeorado el frente terrorista, recordando que Al Qaida y otros grupos han encontrado inspiración para lanzar ataques contra Estados Unidos mucho antes de que se utilizara la fuerza para derrocar a Sadam Husein en marzo de 2003. Según recalcó Bush, si no estuviéramos en Irak, el enemigo encontraría otra excusa porque tienen ambiciones A juicio del senador Joe Biden, portavoz demócrata en el Comité de Relaciones Extranjeras de la Cámara Alta, la incompetencia demostrada por la Administración Bush en la postguerra de Irak ha convertido ese país en un tremendo campo de entrenamiento para terroristas. Por lo que los republicanos, a juicio de Biden, tendrán que pagar un precio político en los comicios del 7 de noviembre. La oposición demócrata también ha reprochado a la Casa Blanca el ocultar, posiblemente hasta George W. Bush después de las legislativas, otro informe más reciente de los servicios de inteligencia sobre la situación en Irak. Con todo, este tipo de informes elaborados por los servicios de inteligencia de Estados Unidos no tienen precisamente una excelente reputación. Hay que recordar que hace cuatro años, una edición anterior afirmó que Irak disponía de armas químicas, biológicas e incluso de capacidad para lograr desarrollar cargas nucleares en el plazo de una década.