Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional LA INVESTIGACIÓN DEL 11- M JUEVES 28 9 2006 ABC Las agencias de Inteligencia de EE. UU. confirman que los autores del 11- M fueron sólo terroristas islamistas El informe precisa que la diáspora musulmana por Europa facilita la creación de células b El documento, elaborado por 16 servicios secretos, cita como ejemplos de los ataques urbanos los atentados de Madrid en 2004 y Londres en 2005 ABC MADRID. Todas las agencias de Inteligencia de Estados Unidos confirman en sus análisis lo que para todos los expertos, a excepción de los teóricos de la conspiración es una evidencia: que la matanza de los trenes fue obra, única y exclusivamente, de una célula islamista que perpetró los atentados como venganza al apoyo de España a la guerra de Irak y a nuestra presencia en Afganistán. El informe de la Inteligencia Nacional de Estados Unidos, organismo que agrupa a los dieciséis servicios de este tipo que hay en ese país, concluye que los grupos yihadistas ven en Europa un foco importante donde atacar intereses occidentales. Las redes extremistas integradas en las amplias diásporas musulmanas en Europa facilitan el reclutamiento y los ataques urbanos, tal y como se puso de manifiesto en los ataques de Madrid en 2004 y Londres en 2005 El informe señala, además, que el movimiento yihadista internacional está descentralizado, carece de una estrategia mundial coherente y es cada vez más difuso. Las nuevas redes yihadistas y sus células, con sus agendas anti Estados Unidos, parecen abocadas a emerger. La confluencia de objetivos compartidos y de dispersión de actores redundará en la mayor dificultad a la hora de encontrar y acabar con los grupos yihadistas Por tanto, resulta evidente que para las dieciséis agencias de Inteligencia de Estados Unidos la matanza de Madrid es el resultado de esa guerra apoyada por el Gobierno de José María Aznar y por tanto los objetivos de sus autores estaban muy alejados de los de la banda terrorista ETA. Estos servicios de Inteligencia estiman que Al Qaida sigue constituyendo una amenaza para los intereses de Estados Unidos. Además, consideran que el movimiento yihadista global del que forma parte Al Qaida, junto a otras organizaciones terroristas independientes, se está adaptando a las nuevas técnicas de lucha antiterrorista. Los servicios secretos también reconocen que no pueden precisar cuál es la dimensión real del terrorismo de ori- El 11- M es considerado por el Gobierno Bush un atentado islamista gen islamista, ya que existe una gran cantidad de pequeñas organizaciones, así como un elevado número de grupos que se definen como yihadistas y que luego resultan no serlo. Precisamente, el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, sacó a relucir ayer, durante el debate que mantuvo en el Congreso con el diputado del PP Jaime Ignacio del Burgo, este informe desclasificado por la Administración Bush, informa José Luis Lorente. En la sesión de control al Gobierno de la Cámara Baja, Rubalcaba insistió en que no existe ningún informe elaborado por la Comisaría General de Información que vincule a ETA con el 11- M. En este punto, el ministro ABC citó un oficio que le remitió el 15 de septiembre pasado la Unidad Central de Inteligencia (UCI) en el que se negaba la existencia de cualquier informe en ese sentido. Desde el 11- M están empeñados en mantener una falsedad, y es que ETA está vinculada a los atentados. Entre el 11 y el 14, ustedes lo hacían por intereses electorales. Hoy lo hacen probablemente por otras razones. Pero con ello cuestionan la opinión de todos los grupos de esta Cámara, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, los servicios de inteligencia españoles y extranjeros, el fiscal, el juez instructor y de sala de la Audiencia Nacional le dijo a las bancadas del PP. La Audiencia envía a los jueces de Madrid los papeles del ácido bórico y Garzón mantiene sus pesquisas NIEVES COLLI MADRID. La Audiencia Nacional cree que podría haberse cometido un delito de falsedad en documento público y, por ello, ha decidido remitir a los Juzgados de Plaza de Castilla (Madrid) el informe pericial de fecha 22 de marzo de 2005 y su borrador fechado un día antes, en los que la Policía identifica como ácido bórico la sustancia hallada en noviembre de 2004 en el registro del domicilio de Hassan El Haski, uno de los veintinueve procesados por el 11- M. En el dictamen definitivo que en su momento fue enviado al juez Juan del Olmo no aparecían los antecedentes de hallazgos de esa misma sustancia- -en manos de miembros de ETA- -que sí se mencionaban en el borrador En un auto dictado ayer, la Sala asegura que, del examen de los documen- tos, se puede concluir la existencia de indicios suficientes para poder investigar la posible comisión de, al menos, un delito de falsedad en documento público ya que al sumario del 11- M se incorporó un dictamen alterado en su contenido y o en la persona que realiza la pericia y la asume con su número profesional y firma Sin embargo, la competencia para investigar este hecho recae sobre los Juzgados de Madrid puesto que no existe ninguna conexión entre esa presunta falsedad con un delito de terrorismo Es decir, que haya sido realizada para cometer o facilitar la ejecución de delitos de terrorismo o para procurar la impunidad de los mismos Fuentes de la Audiencia Nacional aclaran a este respecto que la hipotética existencia de un delito de falsedad en documento público no afecta en principio de ninguna manera al juicio que, previsiblemente a partir de febrero de 2007, se celebrará contra los 29 procesados por los atentados del 11- M. La decisión de la Audiencia Nacional no interfiere en las diligencias que el juez Baltasar Garzón ha abierto en relación con los informes del ácido bórico ni en la citación, esta tarde, de los tres peritos que firmaron el borrador del inspector jefe que firmó el definitivo y de Miguel Ángel Santano, comisario general de Policía Científica. Los documentos fueron remitidos a Garzón por la Fiscalía de la Audiencia Nacional por antecedentes ya que este magistrado instruye el sumario (el de los atentados islamistas cometidos en Casablanca el 16 de mayo de 2003) en el que se practicó la detención de El Haski en Canarias así como el registro de la vivienda donde fue hallado el ácido bórico. Fuentes fiscales explicaron que las diligencias a prevención abiertas por Garzón no tienen por objeto determinar si se ha cometido o no un delito de falsedad, sino el alcance y la rele- vancia jurídico- penal que el contenido de los informes y la denuncia de la presunta falsedad pueden tener en el sumario de Casablanca. Y ello en una doble dirección: primero, en lo que se refiere a las imputaciones que puedan recaer sobre El Haski si los peritos certificaran que el ácido bórico es una sustancia empleada para fabricar explosivos; segundo, en lo que se refiere a la validez de los indicios de criminalidad que existen contra El Haski si se confirmara que el informe del ácido bórico fue falsificado. En este último caso, lo lógico sería que Garzón enviara los documentos a los Juzgados de Madrid- -en este caso, ya se le ha adelantado la Sala Penal de la Audiencia Nacional- -para investigar esa presunta falsedad. Las mismas fuentes explicaron que es la hipotética incidencia de los informes en el sumario que instruye Garzón la que ha llevado al magistrado a actuar con celeridad. Una investigación sobre terrorismo de la Audiencia Nacional- -señalaron- -no puede esperar a que un juzgado de Madrid determine si hubo o no una falsificación en un informe pericial