Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 28 9 2006 Nacional 17 LA INVESTIGACIÓN DEL 11- M Un informe policial confirma que no hay casos de alianzas entre islamistas y otros grupos terroristas Destaca que la vinculación de Al Qaida con ETA implicaría una renuncia ideológica y de sus objetivos b La Unidad Central de Inteligen- cia de la Policía recuerda que los seguidores de Al Qaida no tolerarían una colaboración con un grupo ateo y marxista D. MARTÍNEZ, P. MUÑOZ MADRID. La Unidad Central de Inteligencia de la Comisaría General de Información de la Policía envió el pasado 13 de febrero al juez Del Olmo un informe en el que, una vez más, se destaca que las relaciones personales en prisiones tanto españolas como francesas de etarras e islamistas no implican, en modo alguno, que entre ellos se acordaran estrategias de colaboración. Es más, precisa que en el caso de los reclusos etarras ni siquiera tienen capacidad para acometer una iniciativa de este tipo. Además, en el análisis se precisa que son escasísimas las ocasiones en las que ETA, a lo largo de su ya larga historia, ha colaborado con otros grupos, mientras que en el caso de los islamistas eso no ha ocurrido- -o al menos no hay constancia de ello- -ni una una sola vez. Las conclusiones de la Policía, a las que se ha llegado tras casi dos años de intensas investigaciones comenzadas a raíz del peor atentado terrorista de la historia de España, ponen en cuarentena una vez más las insinuaciones de los teóricos de la conspiración para quienes en la matanza de Madrid, además de los islamistas, también intervinieron los etarras, además de un sector de las Fuerzas de Seguridad del Es- tado e incluso miembros del PSOE. El documento, uno de los últimos enviados al juez Juan del Olmo antes de que dictara el auto de procesamiento el pasado 10 de abril, es tajante a la hora de descartar esa supuesta alianza entre los islamistas y ETA. Tras afirmar que las relaciones de presos musulmanes con etarras se han producido tanto en cárceles españolas como en cárceles francesas precisa que las relaciones entre presos de distintas tendencias es frecuente, por el tiempo de convivencia forzosa en los centros penitenciarios Nula capacidad Con estas premisas, la Unidad Central de Inteligencia (UCI) destaca que estas relaciones no implica el establecimiento de colaboración entre los grupos a los que pertenecen En el caso de ETA- -añade el análisis- -la capacidad de los presos para establecer relaciones de colaboración estratégica, táctica o simplemente de aprovisionamiento, es nula, en función de los datos conocidos por múltiples investigaciones al respecto La Comisaría General de Información insiste en que la estrategia conocida de la organización terrorista ETA es la de la autosuficiencia, habiendo sido muy escasos los escenarios de colaboración con otros grupos que se han producido a lo largo de su dilatada historia En varios informes anteriores, la Policía ya había advertido que era ridículo pensar que la banda hubiera intentado abastecerse de explosivos proporcionados por el individuos del nes terroristas islamistas. Así, precisan que la estrategia conocida, relativa a la actividad de los grupos islamistas, aunque ha cambiado en función de determinadas circunstancias, es igualmente autosuficiente, aunque puedan concurrir varios grupos o tendencias, pero siempre ha sido con elementos o grupos de religión musulmana, de interpretación radical salafista- wahabideobandi Tras esta reflexión la Policía hace una afirmación tajante: No se conoce ni una sola colaboración entre grupos islamistas con grupos no musulmanes lo que confirma, una vez más, que no existe dato alguno de que en el 11- M hubiera podido participar de alguna manera la banda terrorista ETA. Mal visto Una colaboración entre islamistas y un grupo de ideología marxista- leninista, como es el caso de ETA- -añade el informe de la Comisaría General de Información- implicaría una renuncia ideológica e histórica de lo que representa el movimiento islamista y sus objetivos. Desde un punto de vista de propaganda, que al fin y al cabo es la finalidad de todo atentado, Osama bin Laden y cualquiera de sus grupos asociados saben perfectamente que una colaboración de esta naturaleza, con un grupo terrorista laico y ateo, estaría muy mal visto por sus seguidores y sería criticado en muchas mezquitas, por no señalar los ataques que recibiría de todo el ámbito musulmán enfrentado a su línea de pensamiento religioso y operativo Osama Bin Laden AP mundo de la delincuencia entre otras razones porque en las fechas del atentado se calcula que disponían de más de dos toneladas de explosivo. Autosuficiente Los analistas de la Unidad Central de Inteligencia no se detienen sólo en la forma de actuar de la banda etarra y también hace precisiones en cuanto a las características de las organizacio-