Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional JUEVES 28 9 2006 ABC El Príncipe se encontrará con Bush en la ceremonia de la Herencia Hispana que ofrece la Casa Blanca Doña Letizia tampoco acompañará a su esposo la próxima semana en el viaje a Washington b De momento, no está previsto un encuentro bilateral entre el presidente de EE. UU. y Don Felipe, que permanecerá cuatro días en la capital norteamericana PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS WASHINGTON MADRID. Su Alteza Real el Príncipe de Asturias iniciará el próximo martes un viaje de cuatro días a Washington, donde mantendrá diversos contactos con la comunidad hispana. Aunque, de momento, no está previsto ningún encuentro bilateral entre el Heredero de la Corona y el presidente de Estados Unidos, George Bush, lo que sí es seguro es que ambos tendrán la oportunidad de saludarse y de conversar, al menos unos minutos, durante la ceremonia que el dirigente norteamericano ofrece el viernes 6 de octubre en la Casa Blanca con motivo del Mes de la Herencia Hispana que Estados Unidos celebra del 15 de septiembre al 15 de octubre. Se trata de un acto más o menos folklórico en el East Room de la mansión presidencial que suele congregar a una nutrida representación de la comunidad hispana, a la que se agasaja con un discurso del presidente estadounidense y algún tipo de actuación musical. Hace dos años, por ejemplo, corrió a cargo del bailaor español Joaquín Cortés. El Rey recondujo la relación bilateral La buena relación de la Familia Real con Bush propició que se recondujeran las relaciones entre España y Estados Unidos, deterioradas tras llegar Zapatero al Gobierno, por la forma en que las tropas españolas abandonaron Irak. El 24 de noviembre de 2004, Bush y su esposa invitaron a Don Juan Carlos y Doña Sofía a un almuerzo en su rancho de Texas. Desde entonces, aunque Bush sigue sin recibir a Zapatero en la Casa Blanca, las dos Administraciones comenzaron a buscar fórmulas de entendimiento en distintos campos. Molestias propias del embarazo Don Felipe viajará solo a la capital estadounidense, ya que la Princesa de Asturias no podrá acompañarle en esta ocasión por las molestias propias de los primeros meses de embarazo. Curiosamente, Doña Letizia tampoco acompañó al Príncipe en su último viaje a Washington, que tuvo lugar en mayo de 2005, cuando asistió a una ceremonia de graduación de la Universidad de Georgetown. Por aquellas fechas, Doña Letizia también estaba embarazada y las molestias se lo impidieron. Con quien sí está previsto que el Heredero de la Corona mantenga una reunión de trabajo la próxima semana es con el nuevo presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) el colombiano Luis Alberto Moreno, que sucedió en el cargo a Enrique Iglesias, ahora secretario general Iberoamericano. La cita en la Casa Blanca será el último acto al que asista Don Felipe en Washington antes de regresar a Espa- ña. El primero, previsto para el miércoles 4, consistirá en una visita al campus de la Universidad de Georgetown, donde el Heredero de la Corona cursó sus estudios de postgrado sobre Relaciones Internacionales entre 1993 y 1995. Ese mismo día, el Príncipe de Asturias asistirá como invitado especial a la multitudinaria gala organizada por el Congressional Hispanic Caucus Institute, entidad sin ánimo de lucro y bipartidista especializada en programas de educación y desarrollo de líderes hispanos. Evento en el que se homenajeará al legendario jugador de béisbol puertorriqueño Roberto Clemente (1934- 1972) y se premiará a diversas figuras hispanas famosas en Estados Unidos. El jueves 5 de otubre se espera que el Príncipe visite la antigua residencia del embajador español en Washington, que ha sido reemplazada por una moderna construcción de Rafael Moneo. Existen ambiciosos planes para reconvertir el viejo y elegante edificio, dotado con un inesperado patio andaluz, en un pujante centro de promoción de la cultura española. Proyecto ralentizado por problemas de financiación. La jornada terminará con una recepción diplomática para trescientas personas. Don Felipe mantiene desde hace años contactos periódicos con la pujante comunidad hispana en Estados Unidos, que ya supera los 40 millones. Y que cada vez tiene una mayor importancia económica, cultural y política dentro del gigante americano.