Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 JUEVES 28 9 2006 ABC Nacional Zapatero afirma que mantiene los mismos planes y expectativas de paz a pesar de los desafíos de ETA El PP le acusa de permitir que los terroristas hagan una exhibición de impunidad del Gobierno y el líder de la oposición vuelven a escenificar ante el Pleno del Congreso la profunda división con que afrontan el final del terrorismo GONZALO LÓPEZ ALBA MADRID. El presidente del Gobierno acudió ayer al Pleno del Congreso con el propósito de disipar las incertidumbres sobre la continuidad del proceso de paz provocadas por el rebrote de la violencia callejera y los actos desafiantes de ETA, pero más que un debate clarificador de los pasos a dar resultó una nueva escenificación de la profunda división con que el Ejecutivo y el PP siguen afrontando este asunto. El Gobierno juzgó aconsejable un pronunciamiento de su presidente en sede parlamentaria que despejara las dudas sobre un posible cambio de estrategia, máxime ante la cancelación sine die de la información a lo grupos políticos comprometida para este mes por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Y, para ello, se sirvió de uno de sus socios habituales, Coalición Canaria, cuyo portavoz, Paulino Rivero, accedió el lunes a cambiar el tema original de su pregunta- -la inmigración- -en la sesión de control. b El presidente el Estado de derecho exige y exigirá las responsabilidades oportunas a quien practica la violencia también la callejera. La legalización de Batasuna A priori, ahí debía haberse consumido el debate (entre el interpelante y el interpelado) pero el líder de la oposición, Mariano Rajoy, no quiso quedarse al margen y aprovechó su pregunta posterior, sobre inmigración, para dejar constancia de su posición: Es verdad que el Pisuerga no pasa por aquí, pero también lo es que yo estoy aquí y entenderá usted que yo diga que también mantengo mis principios, que son los que establece el Pacto contra el Terrorismo, y que está muy bien hablar de firmeza y decir palabras, pero hay que pasar a la acción. No basta con condenar la kale borroka, sino que hay que hacer todo lo posible para que no se produzca y garantizar a esta Cámara que no se legalizará a Batasuna mientras que ETA no anuncie su voluntad de disolverse definitivamente La incursión de Rajoy dio pie a Zapatero para reiterar que toda fuerza política que quiera concurrir (a las elecciones) participar o favorecerse de las reglas del Estado de derecho. tendrá que respetar lo que hemos aprobado en es- ta Cámara, que es la Ley de Partidos, como he dicho una y otra vez Más allá de la precisión, apeló- -con enfado- -a la responsabilidad y seriedad del principal partido de la oposición sacando a colación las declaraciones en las que su secretario general, Ángel Acebes, achacaba la kale borroka a la debilidad del Gobierno, una imputación que calificó de insostenible porque nos llevaría a preguntarnos qué debilidad o qué firmeza había cuando hemos tenido tantos años de kale borroka y de violencia mucho más graves de la acción del terrorismo Acebes se dio por aludido y, en otro turno posterior, mientras interrogaba a la vicepresidenta primera sobre inmigración, el ex ministro del Interior acusó al Gobierno de permitir que los terroristas hagan una exhibición de fuerza e impunidad con tiros al aire ante dos mil personas, algo que jamás había ocurrido No hay firmeza, hay debilidad y cesión ante ETA. Había kale borroka y acabamos con ella hasta convertirla en cero, y ahora ha vuelto a rebrotar. Estas cosas sólo suceden en su Estado residual concluyó. IU echa un capote a Zapatero Antes de que Acebes elevara el diapasón, otro de los habituales socios del Gobierno, Izquierda Unida, había intentado echar un capote a Zapatero y Gaspar Llamazares subrayó que mi grupo no se alegra de las dificultades del proceso El interpelante, Paulino Rivero, apuntó que la actitud de ETA pone en entredicho la voluntad de diálogo y dejó constancia de una cierta incertidumbre en la sociedad Razones objetivas José Luis Rodríguez Zapatero dijo lo que había ido a decir: El Gobierno mantiene sus planes porque la expectativa del fin de la violencia sigue en los mismos parámetros que el día en que ETA decretó el alto el fuego permanente y está fundada en razones objetivas: más de tres años sin víctimas mortales y un alto el fuego permanente desde hace seis meses Ni un solo dato o argumento más, sometidos a secreto presidencial Estas afirmaciones se compadecen con el análisis que, según fuentes gubernamentales, se hace en el Ejecutivo: La situación coyuntural es delicada, pero el fondo del proceso sigue estando bien, y habrá momentos peores Y la reacción de Zapatero- -añaden- -es de serenidad y firmeza pero también de empeño decidido en llegar a ver la paz El presidente del Gobierno comenzó con una manifestación de rechazo y condena a cualquier acto de violencia para añadir a continuación que mantiene sus principios y convicciones: legalidad, Estado de derecho y diálogo para el fin de la violencia En este marco, afirmó que es evidente que Acebes achaca la kale borroka a la debilidad del Gobierno y Zapatero responde que eso es insostenible EL ARTE DEL TANCREDISMO Y LA UNIDAD DEL PP ÁNGEL COLLADO E L presidente del Gobierno pidió a un grupo, el de Coalición Canaria, que cambiara su pregunta parlamentaria para hablar del proceso y resultó que el único mensaje que tenía que hacer a la Cámara- -o la misma ETA- -consistía en reafirmarse en sus expectativas, planes y principios sobre la negociación con la banda. Ni terrorismo callejero- -también contra sedes del PSE- ni la extorsión, ni la amenazas, ni el ultimátum de la banda cambian el discur- so de Rodríguez Zapatero. El episodio de tancredismo del jefe del Ejecutivo tuvo luego continuidad al tratarse el problema de la inmigración ilegal- -negó que le reprendan en la Unión Europea su política en la materia- -y acabó por consumir su tiempo sin margen para responder al ataque más duro que le lanzó Rajoy: Comience usted a gobernar como una persona normal Zapatero tiene depositadas todas sus esperanzas personales y de legis- latura en un proceso en apariencia bloqueado y que no explica porque no puede o no quiere y, mientras espera que la banda terrorista tenga algún detalle con ese proceso rellena sus intervenciones públicas, de partido o Congreso, con frases en las que pone tanto énfasis como corto es su recorrido. Esgrime el principio de legalidad y le preguntan desde los escaños de la oposición cuándo va aplicar la Ley de Partidos, en su día aprobada con los votos del PSOE. Habla de la firmeza de sus convicciones y le recuerdan, a gritos, el Pacto por las Libertades y el Terrorismo, hoy arrinconado y que con tanto empeño defendió el Zapatero opositor. Desbordado por el problema de la inmigración, el atasco de sus tratos