Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión JUEVES 28 9 2006 ABC AD LIBITUM ARROZ CON CARACOLES CON MENOS MASOQUISMO M UY posiblemente, Pedro Solbes y Paco Gandía son los más notables entre todos los nacidos en Pinoso, Alicante, a lo largo del siglo XX. El primero es vicepresidente del Gobierno y algunos aseguran que también ministro de Economía y Hacienda. El segundo es el alma del restaurante que lleva su nombre y ha hecho famoso el arroz con conejo y caracoles que enriquece la muy sugerente gama de preparados en paella que muestra con legítimo orgullo la Comunidad Valenciana. La máxima diferencia entre ellos es que Gandía domina el arte de socarrar y Solbes, según se ve, está socarrado. La misma razón que le ha mantenido en el empleo M. MARTÍN desde el Plan de DesarroFERRAND llo, el de Alberto Ullastres, hasta nuestros días, la obediencia ciega, es la que le está quemando por completo. Ayer mañana, en RNE, Solbes respondía a las preguntas de Olga Viza y, aun habiendo sido comisario europeo de Asuntos Económicos, se atrevía a defender las ventajas de una empresa energética espala sobre otra extranjera Como Solbes, seguro, conoce hasta con porcentajes exactos, la composición del capital en las empresas del Ibex, no cabe duda de que nos engaña. No quiso contrariar a José Luis Rodríguez Zapatero ni a José Montilla cuando trabajaba a favor de Gas Natural en su opa por Endesa y, en contra del mercado y de sus propias prédicas europeístas, va a culminar una carrera política con peores notas de las que supo mantener hasta hace un par de años. Quizá debiera preocuparnos más el último fenómeno de nuestra singular y desproporcionada estructura económica: el ladrillo como único manantial de riqueza, poder y éxito; pero, ¿quién se resiste a la tentación de asistir en vivo y en directo a que todo un vicepresidente, como si fuera un bonzo, se convierta en una pira voluntaria? Todos los demás implicados desde el poder político en la defensa de los intereses de Gas Natural, en el ataque a los de E. ON y en la intervención de lo público en una empresa privada como Endesa tienen la disculpa de su inmensa ignorancia. Zapatero y Montilla dan testimonio de ella. Pedro Solbes interviene en el caso con el agravante del conocimiento. Sabe mejor que nadie que la actitud del Gobierno del que es vicepresidente segundo no circula por los caminos que orienta Bruselas, no es buena para la economía nacional y atenta contra los intereses de los accionistas de Endesa, pero no actúa en consecuencia. Los caracoles serranos que Paco Gandía, en Pinoso, incluye en su arroz más excelso son más planos que los comunes que comemos en el resto de España; pero Solbes- -achicharrado, ya digo- -ha llegado más lejos. Pretender un papel relevante en la UE y protestar la condición extranjera de una empresa alemana es cocinar arroz con caracoles sin caracoles y sin arroz. Gazpacho. E conquista de nuevos territorios, la asimilación de L Don Julián de Goytisolo ha sido tan negatiotros pueblos. Ahora mismo es obligado sentir vervamente pedagógico que a quien habla de la güenza por todo lo que significó la transición demopresencia histórica de España en África en crática. A los héroes de la Historia hay que psicoaseguida se le supone nostalgia de la Guardia Mora nalizarlos para descubrir que en el fondo eran unos de Franco. Lo de menos es que Ceuta y Melilla fuepsicópatas. En realidad, hay que estar pidiendo persen españolas mucho antes de la existencia de Madón por todo el pasado de España, fuese erróneo o rruecos. En general, a todo el pasado de España se le acertado. Lo bueno no sería tener pasado, deconsatribuyen motivos para la vergüenza y el bochorno. truir España, determinar que no existe. Lo La Reconquista fue un genocidio, como lo fue definitivo sería aceptar que España es una el descubrir América: así comienza un suma resta y no una suma. y sigue hasta la crisis de 1898. Sólo se salvan Por suerte o por desgracia, ése es un mal el krausismo, la Segunda República y Zapateque no afecta exclusivamente a España. En ro. Son dosis ingentes de masoquismo, inaseFrancia el semanario L Express dedica un quibles a la homeopatía. Algo similar ocurre número a lo que significa avergonzarse de casi todos los días con la idea y realidad de ser francés. La glorificación de la memoria Occidente, hasta el punto de que se suspende VALENTÍ victimista hace decir al filósofo Peter Sloteren Berlín la representación de la ópera IdoPUIG dijk que la transformación de la Historia en meneo de Mozart porque, al escenificar la espectáculo inmundo es un camuflaje para ayudecapitación de Jesucristo y de Mahoma, puede atidar a las sociedades contemporáneas a no resolver zar la susceptibilidad musulmana. Por idénticos sus verdaderos problemas metiéndolas en debates motivos, no poca de nuestra literatura clásica cae artificiales. Está claro: para no tener que saber lo en lo políticamente incorrecto y exige ser reescrita. que nos pasa, lo más práctico es decir que nos averMás pasado para nutrir ese masoquismo que identigonzamos de lo pasado. Reescribamos el pasado de fica nuestros orígenes con una vergüenza que retodo Occidente para conseguir que encaje más arquiere de una petición urbi et orbe de perdón. Tomónicamente con las necesidades el islam, aunque do país que en el pasado tuviese un imperio está sea a costa de Mozart. Lleva tiempo al acecho el Don forzosamente obligado a hacerse perdonar, sin que Julián de Goytisolo, siempre dispuesto a entregar valgan para nada las consecuencias positivas- -que las llaves de casa al invasor. Pero ahora comprobalas hubo- -de una colonización. Hace unos días, V. mos que la desmitificación usó tanto o más del engaS. Naipaul insistía de nuevo en lo mucho y bueno ño como la mitificación. Son las cosas del masoquisque la India actual debe a lo que fue el imperio britámo: uno acaba desmitificando tanto su propio país nico. que acaba por irse a vivir al extranjero. Con la hispaCon menos masoquismo entenderíamos mejor el nofobia como parte del desconocimiento que se impasado y lo que somos hoy, aunque pierda fuelle la parte en las aulas, resulta que el pasado colectivo tesis central de Juan Goytisolo: para ser España, chorrea sangre. Está aquella nueva Guardia Mora nada hay como el auto- odio. Con menos avergonzardescerrajando la Deutsche Oper de Berlín para se de todo lo hecho en los siglos que fueron, más que el alma errante de Mozart no pueda alzarse una tranquilos iríamos a ver las óperas de Mozart sin ni vez más en defensa de la libertad y de la belleza. por asomo pensar en censurarlas. Tiene que dar vervpuig abc. es güenza tener un ejército, haber ganado batallas, la