Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 28 9 2006 Opinión 5 UNA RAYA EN EL AGUA LA TORMENTA ELÉCTRICA OS griegos antiguos creían que las tormentas eran producto de la ira de algún dios cabreado, cuya voz enojada se dejaba oír desde lo alto en forma de rayos y truenos. Algo parecido sucede con los chispazos que estos días iluminan el firmamento financiero de Madrid, provenientes de una pugna de los habitantes del Olimpo de la alta economía, enfrascados en una disputade alto voltaje. Para loshumildes mortales ajenos al trasiego de los amos del universo, dos cosas quedan claras en medio de esta aparatosa tempestad eléctrica: una, que si Endesa hubiese aceptado la oferta de Gas Natural muñida por Montilla y Brufau, sus accionistas habrían vendido demasiado barato; y dos, que ningún diseño de IGNACIO ingeniería política resiste CAMACHO cuando se desata el vendaval del libre mercado. Sobre lo primero hay poco que decir, porque lo cantan todo las cifras: se formuló una OPA a 21 euros la acción- -y en papelitos- -mientras que la última oferta de E. On va por los 35 pavos, y aún puede subir. La defensa numantina de Pizarro podía contener motivaciones políticas, pero ha resultado una impecable estrategia a favor de los propietarios de las acciones, que es la primera obligación de un directivo de empresa. El segundo aspecto es más complejo porque aún no se sabe quién se oculta bajo el casco de los flamantes caballeros blancos que han irrumpido en la justa energética; pero aun admitiendo la posibilidad de que sus fulgurantes movimientos respondan a algún designio consensuado con el poder, es tal el empuje que el mercado ha cobrado por sí mismo que resulta imposible sujetar esa fuerza desbocada. Constan visitas a la Moncloa de alguno de los ilustres tiburones que están pegando dentelladas milmillonarias por el mar de la Bolsa, y correnpor la Citytoda clase de especulaciones sobre complejos gambitos de ajedrez financiero. Al final, sin embargo, las decisiones reales no se van a tomar en un despacho de Madrid ni en un reservado de restaurante de lujo; el futuro del mapa energético español está en manos de desconocidos ejecutivos que analizan muy fríamente, en una torre de Nueva York o en un gris edificio de Frankfurt, los intereses de los granjeros de Idaho o de los ferreteros de Düsseldorf que les han confiado sus fondos de inversión. Y por ende, las maniobras de un Gobierno acostumbrado a hacer trampas quedan en evidencia bajo la lupa de los árbitros de Bruselas. El abuso de poder, tan frecuente en política, cuenta en el espacio de la economía con notables contrapoderes que equilibran sus excesos. Es probable, no obstante, que toda estadeslumbrante pujanza de millones bailando sobre el parqué la acaben pagando en la factura de la luz esos usuarios que ahora mismo no oyen más que lejanos truenos sobre sus cabezas, y que quizá a medio plazo vean reducidas sus ya mermadas opciones de elegir en una cierta competencia. Esto también lo advirtió Homero, que era ciego y ni siquiera necesitaba alumbrarse con velas: las guerras de los dioses las pierden siempre los aqueos. L LA ROYAL SOCIETY CONTRA EXXON S ERÁ un pleito interesante. La muy respetada Real Sociedad de Londres para el Conocimiento de la Naturaleza se enfrentará a la mayor petrolera del mundo, la americana ExxonMobil. La Royal Society, fundada en 1660, es una entidad vivísima. Exxon debe medir sus pasos. La Royal Society cree que Exxon es incorrecta, errónea, equívoca y tendente a la falsedad: Exxon, según la Royal Society, deforma la verdad en varios informes publicados y, lo que es más grave, manipula a través de apoyos financieros a grupos de propagandistas sobre el cambio climático. Dicho claramente, Exxon paga a grupos encargados de desorientar a la opinión publica. Trata de divulgar que no hay peligro. Esos grupos defienden la nula o mínima relación entre cambio climático y emisiones carbónicas. Si Exxon paga a ecologistas; si los paga para que oculten la verdad; y si ese abuso es perseguido por la Royal Society, entonces la petrolera DARÍO tendrá un grave problema. La socieVALCÁRCEL dad británica no se apoya en sus tres siglos de vida, sino en su capacidad para defender científicamente la verdad, algunos fragmentos de verdad. La Sociedad habla hoy, pero en la denuncia resuenan las voces de sus antiguos miembros, Isaac Newton, Christopher Wren, John Dryden, Albert Einstein... El dinero de Exxon cuenta mucho, otras cosas cuentan también. Rex W. Tillerson es presidente ejecutivo de Exxon desde enero de este año. Parece que la estrategia para la deformación fue diseñada por su antecesor, Lee Raymond. Quizá dentro de diez siglos se recuerde a Newton y Einstein y no a Lee Raymond, presidente de 1999 a 2005. Algunos pesimistas creen que por culpa de Raymond y otros como él existen posibilidades de que nadie se acuerde de nada dentro de diez siglos. Nosotros estamos en el otro bando: el ser humano sabe inventar soluciones, recambios. Tres distintos paneles de las Naciones Unidas convo- caron a 2.000 científicos en 1998. Hace tres años se divulgó el informe final. Por casi total unanimidad, seis excepciones, tres enmiendas a la totalidad, los 2.000 autores sostuvieron que el cambio climático dependía en no poca medida de las emisiones de CO 2. Lee Raymond quería cortar por lo sano (con la ayuda de buenos abogados) Hay que subrayar el impulso dado por otras compañías al desarrollo de energías alternativas. BP, Shell, Chevron, Total están en esa búsqueda, mientras Exxon parece haber optado por el corto plazo (después ya veremos) Esas cuatro compañías casi triplican el valor en Bolsa de Exxon. La multinacional española Repsol YPF, uno de los diez grandes del mundo, extiende su esfuerzo hacia las energías limpias. Chevron, también norteamericana, aboga por una transformación radical del mapa energético: menos carbón y petróleo; más filtros; más biomasa. El gas, puente hacia el futuro. Los 2.000 científicos de las Naciones Unidas no condenan a los emisores de CO 2: saben que urgen las alternativas en un mundo con sed energética. Defienden la conservación del petróleo, combustible del sector aeronáutico, además de sus aplicaciones médicas, científicas... En los últimos 11 meses una plancha de hielo del tamaño de Italia se ha desprendido del Ártico, después de perder dos metros de espesor. Según la NASA, la temperatura media de la Tierra se aproxima al máximo del último millón de años. Los últimos estudios han llevado a Arnold Schwarznegger, gobernador de California, a movilizar a sus ciudadanos y a promover nuevas leyes. Otros estados del noroeste se han lanzado a combatir las emisiones de CO 2. La decisión de California, séptima potencia económica del mundo, 36 millones de habitantes, pesará más. Aunque el actual presidente de la Unión, y su vicepresidente, Dick Cheney, defiendan el consumo máximo de carbón y petróleo. Europa ha tomado partido en 1996, con su respaldo al protocolo de Kyoto. El pleito entre ExxonMobil y la Royal Society tendrá interés.