Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Sociedad MIÉRCOLES 27 9 2006 ABC Tecnología El Ejército de Tierra de Estados Unidos utiliza con éxito un popular videojuego bélico- America s Army con una última versión que incluye auténticos veteranos de la guerra contra el terror- -como nueva y persuasiva herramienta digital para reclutar jóvenes soldados entre sus más de siete millones de usuarios registrados Juegos de guerra PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Dentro del formidable torrente de dinero que maneja el Pentágono- -más de mil millones de dólares al día, con o sin guerras- -hay margen incluso para financiar videojuegos bélicos. Sobre todo cuando esa archi- popular forma de ocio permite acceder a jóvenes en edad militar y tentarlos con la posibilidad de jugar a la guerra pero de verdad. Cambiando aventuras digitales por destinos casi seguros en Irak o Afganistán. Desde su debut en un patriótico 4 de julio del 2002, el Ejército de Tierra de Estados Unidos ha distribuido más de 27 millones de copias del videojuego America s Army ideado como persuasiva herramienta de reclutamiento. Distribuido gratuitamente a través de internet para jugar en ordenadores personales, el producto también ha sido comercializado por veinte dólares en formato para Xbox y PlayStation. Llegando a acumular más de siete millones de usuarios registrados y convirtiéndose en uno de los cinco juegos online más populares en EE. UU. Aunque el Departamento de Defensa invierte varios millones de dólares al año en promocionar el juego y actualizarlo, America s Army se ha convertido en una rentable plataforma para desembarcar directamente en las desordenadas habitaciones de millones de adolescentes y presentar la opción de una carrera profesional en las Fuerzas Armadas de EE. UU. que desde el 11- S han acumulado más de tres mil bajas mortales con las consiguientes dificultades para cubrir vacantes. Una escena del popular videojuego bélico America s Army Esta táctica de promoción digital, completada con incentivos como regalar iPods, estaría sobradamente justificada para el Ejército de Tierra estadounidense, que el año pasado no llegó a cumplir sus objetivos de reclutamiento por primera vez desde 1999. Con el objetivo de captar 80.000 nuevos soldados en 2006, el Army ha empezado también a ofrecer bonificaciones y relajar sus propios requisitos, permitiendo la entrada de reclutas con tatuajes o estudios básicos incompletos. Dentro de estos esfuerzos de promoción, la última versión de America s Army lanzada este mismo mes de septiembre incluye comentarios digitalizados de un grupo de ocho veteranos con experiencia de combate en la guerra contra el terror. La idea es convertirlos en modernos sargentos York por el héroe de la Primera Guerra Mundial llevado a la gran pantalla por Gary Cooper. Estos condecorados soldados de verdad incluso van a ser convertidos en muñecos con la idea de ser vendidos a diez dólares durante la próxima temporada de compras navideñas. A diferencia de la mayor parte de juegos bélicos, que básicamente requieren unos diestros pulgares para eliminar al mayor número posible de enemigos, America s Army se concentra más el desarrollo de habilidades con utilidad real en situaciones de combate. Por ejemplo, para disparar a un rival, el jugador no solo tiene que apuntar sino además sincronizar su respiración con el disparo, como si estuviera manejando un arma de verdad. Con todo, America s Army no ha dejado de provocar críticas por tentar a menores de edad sin capacidad para distinguir lo que de verdad supone la vida militar. Como ha dicho Winslow Wheeler, un especialista militar del Centro para la Información de Defensa en Washington, este juego es la versión para el siglo XXI de las películas de John Wayne un producto engañoso que no muestra como tu mejor amigo puede en realidad volver a casa hecho pedazos. Para otros especialistas, si el Pentágono aspira a disponer de mejores y suficientes soldados debería apuntar más alto que reclutar con la ayuda de videojuegos. Éxito comprobado En una reciente encuesta informal realizada en la gran base de Fort Benning, Georgia, un sesenta por ciento de los reclutas no ha tenido ningún reparo en reconocer que antes de iniciar su carrera militar jugaban al America s Army más de cinco veces por semana. Con cuatro de cada cien indicando específicamente que se han alistado en las filas del Ejército de Tierra de Estados Unidos precisamente por la influencia ejercida por ese juego bélico. Según ha explicado el supervisor del proyecto www. Americasarmy. com, el coronel Casey Wardynski, el mérito de este videojuego es que ofrece una especie de experiencia virtual de lo que supone realmente la vida militar. A su juicio, intentamos comunicar lo que supone ser un soldado... liderazgo, trabajo en equipo, valores, estructura insistiendo en que la cultura popular es donde la gente forma opciones para el curso de su vida, y si no estamos en ese ambiente, somos irrelevantes Los críticos reprochan que este videojuego del Pentágono es la versión para el siglo XXI de las películas de John Wayne