Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 MIÉRCOLES 27 9 2006 ABC Internacional Un helicóptero de la OTAN traslada el cuerpo sin vida del soldado italiano muerto ayer en el atentado terrorista al sur de Kabul, que le costó la vida también a un niño AP Ofensiva terrorista talibán en la víspera del décimo aniversario de la caída de Kabul Veinte muertos en dos ataques suicidas islamistas, mientras Polonia envía otro millar de soldados b Se calcula que unas dos mil per- sonas han fallecido en actos de violencia en Afganistán desde comienzos de enero, la mayoría supuestos milicianos talibanes ABC KABUL BRUSELAS. Al menos veinte personas, una de ellas un soldado italiano, murieron ayer en dos atentados registrados en Afganistán en la víspera del décimo aniversario de la toma de Kabul por los ultraintegristas talibanes que gobernaron el país con mano de hierro hasta finales de 2001. Un ataque suicida, ocurrido por la mañana en Lashkar Gah, capital de la conflictiva provincia de Helmand (sur del país) acabó con la vida de 18 personas, en su mayoría peregrinos musulmanes. Un terrorista con explosivos adheridos a su cuerpo los hizo explotar en medio de una fila de peregrinos, que se habían congregado ante la casa del gobernador provincial con la inten- ción de registrarse para emprender el gran peregrinaje anual o hajj a la ciudad sagrada de La Meca, en Arabia Saudí. El portavoz del gobernador de Helmand, Haji Mohiuddin Khan, dijo que seis policías también murieron en el acto, además del propio autor del atentado, y que otra docena de personas resultaron heridas. Helmand es una de las seis provincias del sur de Afganistán de cuya seguridad se encarga desde finales de julio la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) bajo mando de la OTAN. También ayer un soldado italiano de esta fuerza multinacional, que cuenta con la participación de 37 países- -entre ellos España- murió en otro ataque registrado al sur de Kabul. El soldado falleció en el acto junto a un niño, mientras otro cinco militares de la fuerza internacional resultaron heridos. A cinco años de la derrota de los talibanes, la situación de la seguridad en este país sigue siendo motivo de gran preocupación. Históricamente, los re- beldes integristas han procedido del sur del país y aún mantienen allí una fuerte presencia. Sin embargo, la ola de violencia en los meses recientes ha mostrado que el alcance de los talibanes se ha extendido poco a poco a otras partes de Afganistán. En lo que va de año se han registrado numerosos ataques en el norte, oeste y el sur del país, en los que han muerto más de un centenar de soldados de la ISAF y de la coalición dirigida por Estados Unidos, además de policías y soldados afganos y civiles. Balón de oxígeno En total, se calcula que unas dos mil personas han fallecido en actos de violencia en Afganistán desde comienzos de enero, la mayoría supuestos talibanes muertos en ofensivas militares llevadas a cabo sobre todo en el sur, donde se encuentran los principales refugios de los rebeldes. Por otro lado, la Alianza Atlántica anunció ayer en Bruselas que Polonia acelerará el despliegue en Afganistán de un millar de soldados prometidos en el marco de la fuerza internacional al mando de la OTAN, que serán encargados de combatir a los talibanes en el sur. Este batallón polaco servirá para satisfacer en buena parte las demandas del comandante en jefe de las fuerzas aliadas en Europa de refuerzos para la ISAF (Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad) en Afganistán, subrayó un portavoz de la Alianza dos días antes de una reunión de ministros de Defensa de la OTAN. El comandante en jefe de las fuerzas aliadas en Europa, el general James Jones, había reclamado el 7 de septiembre el envío de unos dos mil militares de refuerzo a Afganistán, a raíz de la resistencia, más dura de lo previsto, de los talibanes en el sur del país. Pero la mayoría de las naciones aliadas (Turquía, Francia, Alemania, Italia, España) dijeron que ya están comprometidos en otras operaciones (Irak, República Democrática del Congo, Líbano, Kosovo) y no respondieron a esa petición de refuerzos inmediatos.