Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional LOS PRÍNCIPES DE ASTURIAS ESPERAN SU SEGUNDO HIJO MIÉRCOLES 27 9 2006 ABC El Consejo de Estado ya dictaminó en febrero sobre el trámite, el artículo y la urgencia del cambio constitucional sobre la sucesión en la Corona. Gobierno y oposición estuvieron de acuerdo Redacción del nuevo artículo 57.1 de la Constitución propuesto por el Consejo de Estado: La Corona de España es hereditaria en los sucesores de S. M. Don Juan Carlos I de Borbón, legítimo heredero de la dinastía histórica. La sucesión en el trono corresponde a su hijo, el Príncipe heredero Don Felipe de Borbón, y después a los sucesores de éste según el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; y en el mismo grado, la persona de más edad a la de menos (Quedaría suprimida pues la referencia a que en el mismo grado era preferido el varón a la mujer como dice el actual artículo 57.1) También proponía añadir un sexto punto al artículo 57 para que un solo precepto dejara claro en toda la Constitución que: Las menciones que hace la Constitución al Rey y al Príncipe se entenderán hechas en su caso a la Reina que ocupe el Trono y a la Princesa heredera, respectivamente Sin más demora que la que resulte de la apreciación del interés público ÁNGEL COLLADO MADRID. Hasta que se produzca esa segunda sucesión al trono, la reforma que ahora se contempla no tendrá aplicación alguna, lo cual no excluye la conveniencia de efectuarla sin más demora que la que resulte de la apreciación del interés público contemplado en términos más amplios que los que esta sola reforma pueda significar En esos términos se pronunció el Consejo de Estado el pasado mes de febrero sobre los cambios en la Constitución propuestos por el Gobierno en el punto referente a la sucesión en la Corona. El máximo órgano consultivo, además de zanjar cualquier debate sobre el procedimiento- -artículo 168, disolución de las Cámaras y referéndum- propuso ya la redacción del nuevo artículo 57.1 en el que quedaba suprimido la prevalencia del varón sobre la mujer y salvaguardada la condición de Príncipe heredero de Don Felipe (ver recuadro adjunto) Incluso, añadía un punto sexto al citado artículo para evitar problemas gramaticales en el futuro: Las menciones que hace la Constitución al Rey y al Príncipe se entenderán hechas en su caso a la Reina que ocupe el trono y a la Princesa heredera, respectivamente La fórmula del Consejo de Estado para solucionar la contradicción en que incurre ahora nuestra ley de leyes al defender la igualdad de hombre y mujer pero admitir la preferencia del varón sobre la mujer en la sucesión al Trono fue bien acogida tanto por el Ejecutivo como por el PP. De hecho, el Consejo de Estado venía a sancionar en su informe el principio esgrimido por el PP sobre la necesidad del máximo consenso para acometer la reforma de la Constitución. El máximo órgano consultivo del Estado advertía claramente que la única vía para cambiar el artículo 57 era la agravada Artículo 168: aprobación en las Cortes por mayoría de dos tercios, disolución de las Cámaras, ratificación por las nuevas y referéndum posterior. El Consejo reconoce que la actual fórmula de sucesión engarza con la regulación de nuestro Derecho histórico, que arranca de la Ley de Partidas, de la costumbre de la Corona de Aragón y del Fuero General de Navarra pero añade que con el cambio se trata de acomodar el texto constitucional a la realidad social del tiempo presente También despeja el informe cualquier duda sobre derechos adquiridos: Es la Constitución la que otorga esos derechos y la que puede modificarlos o suprimirlos sin que quepa a sus titulares ocasionales oponer a la reforma derecho adquirido alguno Es decir, Don Felipe es ahora el heredero y la posible reforma constitucional no le afectaría y cuando esta se acometa: Los eventualmente llamados a la sucesión- -de Don Felipe- -quedarán ordenados al margen ya de la actual preferencia de los varones y sin que puedan alegar derechos frente al nuevo orden constitucionalmente establecido Rajoy ve demasiado próximo el fin de la legislatura para abordar la reforma constitucional C. H. MADRID. El líder del PP, Mariano Rajoy, dijo ayer estar abierto a cualquier planteamiento sensato que se haga en torno a la reforma de la Constitución para eliminar la prevalencia del varón en la sucesión a la Corona, tras defender la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Rajoy asumió que está reforma hay que hacerla para abogar a continuación que es necesario buscar entre todos el momento más oportuno con el único objetivo de mirar por los intereses de todos los españoles En este sentido, dijo ver demasia- do próximo fin de la legislatura como para abordar un proceso que exigiría la aprobación de la reforma por el Congreso y el Senado, disolución inmediata de las Cortes, nueva aprobación por ambas Cámaras y posterior referéndum. Tras expresar su apoyo incondicional a esta reforma y su absoluta proclividad a dialogar, avanzar y acordar aseguró que ni el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ni nadie del Ejecutivo se ha puesto en contacto con él, acaso porque el portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Diego López Garrido, dijo que la pelota de la reforma está en el tejado el PP informa Ep. En rueda de prensa en la Cámara Baja, insistió en que la propuesta del Ejecutivo para modificar la Carta Magna es conjunta y completa como así se pone de manifiesto en el dictamen del Consejo de Estado y que abarca cuatro puntos: sucesión al Trono, denominación de las Comunidades, reforma del Senado y la mención a Europa. Lo que López Garrido obvió es que el informe del alto órgano consultivo también propone otras reformas, entre ellas reforzar las mayorías parlamentarias para acometer cambios en los Estatutos de Autonomía o delimitar mejor las competencias del Estado, en la línea de lo defendido por el PP. López Garrido enfatizó que quien ha dado los pasos para acometer una reforma de la Constitución es el Gobierno del PSOE en cumplimiento de su programa electoral.