Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 Cultura MARTES 26 9 2006 ABC DOCE DIAMANTES ANTONIO DE FELIPE Artista pop Audrey era enigmática, tierna, sensual, elegante, divertida, pícara... El próximo domingo ABC lanza una colección con las mejores películas de Audrey Hepburn, una actriz que ha inspirado buena parte de la obra del artista valenciano. En esta entrevista, De Felipe desnuda el mito TEXTO: LAURA REVUELTA FOTO: DANIEL G. LÓPEZ Antonio de Felipe (Valencia, 1965) es uno de los referentes indiscutibles del pop y sus nuevos discursos pictóricos. Su obra no sólo goza de gran popularidad, sino que también forma parte de relevantes colecciones como la de la Baronesa Thyssen. El cine, y en particular la figura de Audrey Hepburn, han sido una constante en sus obras. ¿Cómo pintor pop qué descubrió en la figura de Audrey Hepburn para dedicarle toda una serie? -Siempre que me he decidido a trabajar sobre alguna imagen, me he dejado llevar por mi instinto, por mis gustos y preferencias personales, bien sean Las Meninas la publicidad o una estrella de cine. Sólo de esta manera cuando alguien se enfrenta a tu obra es capaz de captar todo el mundo interior de un artista, sus motivaciones, sus gustos, sus preferencias, en definitiva, su esencia. En el caso concreto de la figura de Audrey Hepburn, empecé a trabajar sobre ella en 1999, y su imagen, entre otras muchas del mundo del cine dieron lugar a mi serie Cinemascop, donde ella, sin duda, ha sido, y nunca mejor dicho, La Estrella ¿Cómo se enfrenta un pintor a un mito cinematográfico? -Un artista no tiene que tener miedo a enfrentarse o revisar un mito, y mucho menos un artista pop. De hecho, nuestra fuente de inspiración son imágenes que ya existen, que están en la mente de todos. Yo lo que hago es rescatar todas esas imágenes y reinventarlas añadiendo mi personal forma de ver las cosas, creándoles contextos di- De Felipe posa con varios de sus cuadros de la serie Cinemascope dedicada a Audrey Hepburn ferentes, añadiendo dosis de ironía, de ternura. De alguna manera, las devuelvo a la vida. ¿Qué cualidad ha intentado destacar de la figura de Audrey Hepburn en sus cuadros? -Desde muy niño sentí verdadera fascinación por el rostro humano, especialmente por los ojos, por la mirada. Mis cuadernos y libros de texto, estaban llenos de dibujos de caras. Audrey tenía una de las mejores miradas del cine. Era capaz de traspasar la pantalla, podía ser enigmática, tierna, sensual, elegante, divertida, pícara... ¿Cómo se acercó a su figura? -Intenté llevarla a mi terreno, manteniendo y potenciando su esencia, la verdad es que pintar a Audrey Hepburn es un auténtico placer. Una vez, en una de mis exposiciones, alguien me dijo: Has nacido para pintar a Audrey La anécdota me hizo gracia, pero también me gusta pintar otras muchas cosas. ¿Ha visto sus películas como trabajo preparatorio para realizar esta serie pictórica? -Siempre he sido un gran aficionado al cine, especialmente al cine clásico, de ahí que me decidiera a crear una serie sobre este asunto. Ya había visto sus mejores trabajos en el cine, pero lógicamente al trabajar de una manera tan profunda sobre ella revisé muchas de sus películas. ¿Cuál es su película preferida? -Es difícil elegir, pero sin duda mi predilecta es Desayuno con diamantes Resulta imposible imaginarte a otra actriz en su papel. Además, en esta película aparece mi canción favorita, Moon River que estuvo a punto de suprimirse en el montaje final, suerte que Audrey se negó. ¿Por qué cree que gozó de tanta popularidad en su época y aún sigue siendo un personaje tremendamente conocido y querido? -Creo que Audrey rompió todos los esquemas en su época, no se acercaba en absoluto al cliché de estrella curbilínea, rotunda y sexy que estaba de moda en Hollywood. Pero poseía algo especial, mágico, algo que la hacía diferente y única. Precisamente, su singularidad y su talento la convirtieron en un mito, en un modelo a seguir que se ha mantenido tremendamente fresco hasta la actualidad. Aunque si me permite, creo, modestamente, que en los últimos años y en gran medida gracias a mis cuadros, a mis exposiciones y a la divulgación que de ellos han hecho los medios de comunicación, he ayudado bastante a la audreymanía actual. De hecho, no paro de ver imitaciones de mis cuadros por todas partes. ¿Qué diferencia a Audrey de otros grandes mitos del cine clásico? -Cada mito tiene su historia. Y al igual que no se puede crear un cliché especifico para cada profesión tampoco se debe hacer lo mismo con los actores y actrices. Yo creo que Audrey tenía algo de ángel no dio escándalos, llevó una vida discreta hasta el final de sus días, y, precisamente, esa gran humanidad y discreción son las que la han elevado a la categoría de mito. Sobre todo, a ser un ejemplo a seguir por mucha gente. Yo me sorprendo cuando chicas muy jóvenes vienen a ver mis exposiciones y me dicen que Audrey es su ídolo. No es una actriz de su generación, sin embargo, su esencia sigue viva, muy viva entre nosotros.