Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 26 9 2006 Internacional 37 Un escándalo de corrupción desata la mayor purga en el PC chino en una década Destituido el secretario del Partido en Shanghai y miembro del Politburó responsables locales y empresarios, está acusado de desviar 316 millones de euros de los fondos de pensiones estatales a proyectos inmobiliarios PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Aunque los tiempos hayan cambiado en China, hay algo que permanecerá inmutable: las purgas políticas en el seno del todopoderoso Partido Comunista. Si hace 40 años, durante la Revolución Cultural, las luchas de poder se dirimían en base a la lealtad a Mao, en la China del crecimiento económico el caballo de batalla es la corrupción por los pelotazos inmobiliarios. Ese es el motivo que ha provocado la destitución de Chen Liangyu, secretario general del Partido Comunista en Shanghai y uno de los 24 miembros del influyente Politburó, el órgano del Comité Central con mayor capacidad de decisión política. b Junto a otros Pinochet, obligado a vender sus condecoraciones para sobrevivir b Desde finales de 2004, cuando se inició la investigación sobre sus cuentas en el Banco Riggs, no puede hacer uso de su dinero ya que han sido embargado EP SANTIAGO. El ex dictador chileno Augusto Pinochet se ha visto obligado a vender algunas de sus condecoraciones y recuerdos para poder solventar sus gastos, debido al embargo judicial que afecta a sus bienes en el marco de la investigación por las millonarias cuentas secretas que mantuvo en el Banco Riggs. Según revela el diario El Mercurio, Pinochet, que en la actualidad tiene 91 años, no puede hacer uso de su fortuna personal, estimada en 16 millones de dólares, desde fines de 2004, cuando se inició la investigación sobre las cuentas del Riggs, donde amasó una capital cercano a 28 millones de dólares. El ex mandatario ha tenido que desprenderse en los últimos meses de varios recuerdos para poder costear los gastos de su hogar señaló el periódico, que reveló que el anciano ex dictador se ha visto obligado a vender a simpatizantes, empresarios y amigos sus condecoraciones y réplicas del bastón de mando que se entrega a los presidentes chilenos, para sobrevivir. Según la nota, Pinochet atendió a los compradores en su casa, donde se fotografió con quienes adquirieron sus recuerdos. La pensión que recibe Pinochet como ex jefe del Ejército no es suficiente para solventar sus gastos. Chen Liangyu, a la izquierda, junto con el alcalde de Shanghai, Han Zeng, en 2004 bre él en la que supone la mayor purga política en el Partido Comunista de China desde hace una década. No en vano, hay que remontarse a 1995 para recordar la detención de Chen Xitong, otro miembro del Politburó y secretario del Partido en Pekín que fue conde- AP Corrupción y nepotismo Según informó ayer la agencia estatal Xinhua, Chen Liangyu está acusado de buscar beneficios para los responsables de empresas ilegales y de proteger a gente de su entorno que había protagonizado serias violaciones de la ley así como de usar su posición para favorecer a sus familiares De esta manera, el principal líder del Partido en Shanghai se ha visto arrastrado por el escándalo de corrupción que sacude desde el verano a esta ciudad, la más próspera y desarrollada de China y el escaparate en el que se mira el resto del país. Según vienen publicando últimamente los medios nacionales, el Gobierno local de esta futurista megalópolis plagada de rascacielos ha desviado 3.200 millones de yuanes (316,9 millones de euros) de los fondos de pensiones estatales a diversos proyectos inmobiliarios con fines especulativos. El primero en caer por este caso fue el director de la Oficina Municipal de Trabajo y Seguridad Social, Zhu Jinyi, acusado de prestar tan astronómica suma de dinero a la empresa Fuxi Investment Company para financiar la construcción de una autopista de peaje al circuito de Fórmula 1 de Shanghai y de varios rascacielos, entre ellos una gigantesca galería comercial de 55 pisos. Tras su detención en agosto, fue apresado Zhang Rongkun, fundador de la compañía Fuxi, antiguo director de la firma Shanghai Electric Group y uno de los 20 magnates más ricos de China según la revista Forbes. Junto a él, otro de los implicados era Qin Yu, jefe del distrito local de Baoshan y anterior asistente personal del secretario del Partido en Shanghai, Chen Liangyu. Ahora, el cerco se ha estrechado so- Chen Liangyu está acusado de buscar beneficios para empresas ilegales y la gente de su entorno nado a 16 años de cárcel también por corrupción. Aunque la lucha contra esta lacra es el argumento esgrimido desde el Gobierno para justificar la destitución de Chen Liangyu, tras esta operación se esconde una ofensiva del presidente chino, Hu Jintao, para librarse de los aliados de su antecesor, Jiang Zemin. En este sentido, el Partido celebrará a finales del próximo año su XVII Congreso, en el que Hu Jintao aspira a afianzar su poder para imponerse a la camarilla de Shanghai Con este nombre se conoce a los colaboradores de Jiang Zemin que aún siguen presentes en el Politburó. Irak se convierte en una creciente pesadilla presupuestaria para las Fuerzas Armadas de EE. UU. PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. A toda la saga de tensiones y reproches generada por la guerra de Irak dentro del Departamento de Defensa hay que sumar las protestas presupuestarias formuladas el mes pasado por el jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra de Estados Unidos. El general Peter Schoomaker, según informó ayer el diario Los Angeles Times, habría llegado hasta el punto de negarse a formalizar una petición presupuestaria para el 2008 bajo la advertencia de que, sin miles de millones adicionales o una reducción de tropas en Irak, el Army no puede hacer frente a todas sus actividades y compromisos. De acuerdo a las cifras filtradas, el general Schoomaker estaría solicitando 128.8000 millones de dólares para el 2008, 25.000 millones más de los limites presupuestarios originalmente establecidos por el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, o un 41 por ciento adicional con respecto a las asignaciones de este año. Y sin contar con que la mayoría de los gastos bélicos del Pentágono provienen de apropiaciones especiales. Los líderes del Army argumentan que los crecientes costes de personal y material asociados con la guerra de Iran han puesto una presión insostenible sobre su presupuesto regular. En la actualidad, el Ejército de Tierra de EE. UU. dispone de una plantilla de 504.000 efectivos, básicamente divididos entre los 140.000 que ahora se encuentran desplegados en Irak, los que están volviendo de Irak y los que se están preparando para retor- nar a Irak. Un tercio de toda esta plantilla ya ha sido desplegado en al menos dos ocasiones dentro del teatro de operaciones iraquí. Entre renovadas advertencias de que para mantener los niveles actuales se va a requerir más ayuda de reservistas y Guardia Nacional o aumentar en más de 50.000 el número de soldados regulares. Un comentado análisis publicado en el último número de la revista The New Republic también advierte que las fuerzas activas y en reserva del Ejército de Tierra de Estados Unidos se enfrentan a un déficit de equipamiento valorado en 50.000 millones de dólares. Los marines estarían compensando estos problemas utilizando hasta un setenta por ciento de su material de reserva en Asia y Europa. Como ejemplo de esta pesadilla logística, el New York Times ha recogido el testimonio de un coronel de la Tercera División de Infantería que, ante la perspectiva de un tercer despliegue en Irak, ha reconocido abiertamente que en estos momentos carece de carros de combate u otros vehículos blindados para entrenar a sus tropas.