Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional MARTES 26 9 2006 ABC El último referéndum de Suiza vuelve a subrayar la importancia del debate sobre inmigración y la cautela ante iniciativas como la helvética que pueden derivar en políticas xenófobas. En la UE, el fenómeno se ve desde distintos ángulos La inmigración divide a Europa E. SERBETO (BRUSELAS) J P. QUIÑONERO (PARÍS) R. VILLAPADIERNA (BERLÍN) E. J. BLASCO (LONDRES) Y J. V. BOO (ROMA) La Unión Europea carece de una política unificada sobre inmigración y las pocas cosas que ha logrado consensuar, como la directiva sobre el derecho de asilo, han tenido un trámite tan lento que cuando entre en vigor su transposición al derecho nacional en diciembre del año que viene, seguramente ya se habrá quedado obsoleta. En realidad, si lo que los suizos han aprobado este fin de semana marcara una tendencia en la UE (teniendo en cuenta que Suiza no forma parte de la UE pero comparte el espacio de libre circulación de personas) para Friso Roscam, el portavoz del comisario de Interior, Franco Fratini, se trataría de medidas que en ningún caso serían legales en la UE. Por ahora, Europa sigue esperando que se resuelva el bloqueo institucional provocado por el frenazo a la ratificación de la Constitución Europea y busca caminos para encontrar una política común. En el seno de la UE, los efectos de las medidas de regularización masiva en España han sido a la vez la demostración más palpable de la necesidad de esa coordinación, y la peor propaganda, puesto que han generado un movimiento de reacción en el que muchos países encuentran razones para intentar arreglar los problemas por su cuenta, cuando los demás socios no se dignan ni siquiera comunicar con antelación sus planes sobre el tema. Mientras, en los principales países de la UE. la cuestión migratoria toma distintas dimensiones y perspectivas. trabajadores invitados y seleccionados en origen, que cooperó al milagro alemán, y otras discutidas propuestas incluyen que aquellos dependientes del seguro de paro o la ayuda social no incluyan a un inmigrante sólo por el hecho del matrimonio. Temor al Este en el Reino Unido El debate sobre inmigración en el Reino Unido se ha venido centrando en los dos últimos años en el elevado número de personas llegadas de los países del Este de Europa. Fijada una serie de límites para la inmigración del resto del mundo mediante un sistema de puntos, que restringe la acogida a trabajadores cualificados y personas que cuentan con un trabajo antes de llegar a suelo británico, la puerta abierta a los nuevos socios de la UE ha provocado el enfrentamiento político. Los conservadores han criticado que el Reino Unido fuera uno de los pocos Estados en aceptar desde el primer día trabajadores de Polonia, Hungría, República Checa y las demás naciones que se incorporaron a la UE hace dos años. Alrededor de 600.000 personas han llegado desde esos países, en su mayoría polacos. Ahora el Gobierno laborista, presionado por la oposición y las encuestas, estudia cerrar sus fronteras provisionalmente a rumanos y búlgaros cuando el próximo año entren en la UE. La principal lucha contra la inmigración ilegal se mantiene en los accesos al Canal de la Mancha, vía escogida por las mafias para introducir sus cargamentos humanos. El mercante Mónica llegó a las costas de Sicilia con mas de mil emigrantes REUTERS orígenes de tales cuestiones, alimentan la discusión permanente en prensa, radio y tv. En Francia (60.7 millones de habitantes) hay unos 3 millones legales y unos 5 ó 6 millones de musulmanes. Ambas cifras también son objeto de encendidos debates nacionales. res han lanzado una batalla de aproximación por el idioma, a fin de romper el aislamiento de inmigrantes que tras décadas de residencia no saben nada de alemán y siguen casando a la fuerza o asesinando a sus hijas. Una nueva ley debatida por todos los estados federados ha establecido como prioritario el conocimiento de la lengua y usos cívicos acostumbrados en Alemania, incluido un llamado examen para ser alemán para solicitantes de la ciudadanía. Pese al auge del nacionalismo xenófobo en particularres zonas desfavorecidas, economistas y Gobierno alemán saben que la tercera economía del mundo depende esencialmente de mano de obra extranjera y, de hecho, uno de cada tres alemanes piensa que los inmigrantes trabajan más y mejor. El presidente del Sarre, Peter Müller, pide el retorno al modelo de Ambivalencia en Alemania Los alemanes están divididos por igual entre quienes creen que la inmigración es un aporte para la economía y los que ven un mayor desgaste social. Los recientes desórdenes en París angustian a los alemanes y la gran coalición ha decidido cambiar la aproximación multicultural de décadas anteriores por una política de integración de los 7 millones de extranjeros en un país de 82 millones. A diferencia de España, donde la lengua no suele ser principal problema, Gobierno y educado- Clave de las elecciones francesas La inmigración es el gran debate social, cultural, político e institucional que deberá dominar la larga marcha en Francia hacia las elecciones presidenciales de la primavera del 2007. Nicolas Sarkozy, ministro del Interior y líder de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) está haciendo aprobar una nueva legislación, más restrictiva, coercitiva, y, al mismo tiempo, más integradora, que entrará en vigor a primeros del próximo año. Sarkozy acaba de negociar un acuerdo en materia inmigratoria entre Francia y Senegal. Ségolène Royal, la favorita a la candidatura socialista a la presidencia de la República, es partidaria de una política muy similar, que encuentra algunas reticencias a la izquierda de su propio partido. En el terreno político e institucional, el previsible duelo Sarkozy Royal está dominado, en buena medida, por la respuesta de ambos candidatos a la jefatura del Estado a los problemas de fondo que plantea la integración de inmigrantes y musulmanes. En el terreno cultural y social, la irresuelta crisis de los suburbios de las grandes ciudades, el complejísimo problema de la inseguridad ciudadana, y el debate permanente sobre los En segundo plano para Italia Desde que el flujo africano se trasladó a España, el debate político sobre la inmigración ilegal pasó a segundo plano en Italia. Al mismo tiempo, con la derrota electoral de Silvio Berlusconi cayó también la Liga Norte, que protagonizaba la línea mas intransigente entre los partidos aliados en el Gobierno anterior. Durante la pasada legislatura, la regularización de más de medio millón de inmigrantes ilegales se hizo de modo bastante chapucero y arbitrario, dejando unos 200.000 todavía en situación irregular. Lo más penoso es que la complejidad de los trámites para dar papeles a un extracomunitario que ya tiene trabajo como agricultor, empleada doméstica o acompañante de ancianos, dificulta regularizar la situación de los inmigrantes ilegales mas integrados en el mundo laboral y, con frecuencia, amigos de los italianos que les dan el empleo. Romano Prodi continúa la línea de negociar con los países de tránsito como Albania, Turquía, Libia, Túnez y Argelia, al tiempo que mantiene la política de devolver a sus países de origen a buena parte de los inmigrantes ilegales. El PP no ve necesario copiar las medidas aprobadas en Suiza El secretario general del Partido Popular, Ángel Acebes, declaró ayer que no es necesario copiar de Suiza las medidas aprobadas en referéndum contra la inmigración irregular porque España posee unas circunstancias peculiares propias de su situación geográfica y la regularización promovida por el Gobierno. Acebes defendió en rueda de prensa que, para solucionar el actual problema de la inmigración en España, es necesario impulsar las medidas propuestas por el Partido Popular, que consisten en prohibir las regularizaciones masivas y mejorar la cooperación al desarrollo con aquellos países que luchen contra las mafias, entre otras. Más escueto, el secretario de organización del PSOE, José Blanco, dijo respetar las políticas que lleve a cabo cada territorio y las decisiones que tomen sus ciudadanos. Cada país- -manifestó- -tiene sus especifidades y problemas