Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional LA INVESTIGACIÓN DEL 11- M MARTES 26 9 2006 ABC La Justicia afirma que el vigilante de la mina Conchita permitió la sustracción del explosivo (Viene de la página anterior) ideólogo al servicio de la causa del terrorismo islámico Almallah tenía relaciones directas con El Tunecino Ghalyoun, El Morabit y El Chino Mohamed y Brahim Moussaten. Sobrinos de Youssef y Mimoun Belhadj, los hermanos Mousaten fueron adoctrinados por el primero de ellos. Mohamed facilitó al huido Afallah el teléfono de Belhadj en Bélgica pese a conocer el nivel de implicación de sus tíos en la labor de proselitismo realizada por éstos a favor de la yihad Saed El Harrak. Este procesado mantuvo una estrecha relación con varios miembros del comando operativo que cometió los atentados, contactos telefónicos que se intensificaron en las fechas previas al 11 de marzo. Algunas de esas llamadas fueron localizadas en un lugar próximo a las vías del tren en Mocejón, donde los terroristas intentaron volar el AVE Madrid- Sevilla. Emilio Suárez Trashorras. El ex minero asturiano es el procesado sobre el que recaen las acusaciones más graves, pues se le considera cooperador necesario no sólo de los atentados de los trenes (que causaron la muerte a 191 personas y heridas a otras 1.755) sino también de la explosión del piso de Leganés (en el que se suicidaron siete islamistas, falleció un geo y otros 18 resultaron heridos) Trashorras suministró todo el explosivo al grupo liderado por Jamal Ahmidan, El Chino actividad sobre la que existen múltiples indicios que llevan a la Sala a confirmar su procesamiento. Entre estos elementos, el tribunal cita sus reuniones con la célula islamista de Madrid, tanto en la capital como en Asturias, para negociar la venta de la goma- 2 Eco robada en mina Conchita; así como que organizara los tres viajes realizados por los también procesados Sergio Álvarez y Antonio Iván Reis, y el menor ya condenado, conociGoma- 2 fue el explosivo utilizado en las bombas del 11 de marzo de 2004 do como Gitanillo en los que se transportó el explosivo para entregarlo personalmente a Jamal Ahmidan. También destaca los numerosos contactos telefónicos de Trashorras con los islamistas y las expresiones que vertió ante sus allegados cuando tuvo noticias de los gravísimos hechos ocurridos aquel día también participó en la citada reunión, así como en otra posterior en la que se trataron las cuestiones relativas al transporte de explosivos desde Asturias y a su abono mediante entrega de sustancias estupefacientes Además, Carmen Toro mantuvo contactos telefónicos con otros sujetos implicados en los hechos, por lo que el tribunal descarta que fuera su marido el que utilizó su terminal para efectuar las llamadas. DANIEL G. LÓPEZ Antonio y Carmen Toro. Cuñado y esposa de Suárez Trashorras, respectivamente, la Sala atribuye al primero una labor de enlace entre el ex minero asturiano y el grupo de procesados que se relacionan con Rafa Zouhier (la célula islamista) Participó en el suministro de explosivos y, a principios de octubre de 2003, acudió a una reunión con Trashorras y Zouhier, donde los dos españoles enseñaron a este último un detonador en presencia de Jamal Ahmidan y Rachid Aglif (ambos, suicidas de Leganés) Por su parte, la esposa de Trashorras Iván Granados y Sergio Álvarez. Ambos participaron en dos de los tres viajes que sirvieron para transportar la Goma- 2 y los detonadores a Madrid. Según la Sala, el primero mantenía un nivel de relación y confianza grandes con Suárez Trashorras hecho que se deduce del número de contactos telefónicos que mantuvieron, sobre todo entre el 12 y el 16 de enero de 2004. Igual que Del Olmo, el Tribunal sostiene que Granados era consciente de que la bolsa que entregó a El Chino contenía explosivos porque había acompañado a Suárez Trashorras a la mina para vigilar mientras el primero recogía el material. Almallah, que se afilió al PSOE tras los atentados, fue inspirador ideológico de la célula González Peláez declaró ante el juez que cualquiera podía sustraer explosivos de esa explotación debido a la absoluta falta de medidas de seguridad. Reconoció también que esconder los explosivos que no se utilizaban con el fin de aprovecharlos al día siguiente era una práctica habitual. Además, entre finales de enero y principios de febrero de 2004- -justo las fechas en las que la goma- 2 es sustraída- -se intensifican los contactos de este procesado con Suárez Trashorras. Iván Granados aseguró sobre este hecho que los explosivos los proporcionaba Rulo apodo con el que se conoce a Raúl González. En lo que se refiere a Javier González Díaz, el menor ya condenado aseguró que mientras éste realizaba labores de vigilancia, Trashorras robaba el explosivo. Otro de los indicios que pesan sobre este procesado es el tráfico de llamadas telefónicas con el ex minero, habiendo ido los dos a mediados de febrero de 2004 a Madrid supuestamente a recoger un vehículo Raúl González y Javier González. Trabajador de mina Conchita, Raúl Emilio Llano. Vigilante de la mina Conchita y Collada, se le acusa de haber permitido la sustracción de explosivos. La Sala considera suficientes los indicios de criminalidad contra este procesado. El juez Baltasar Garzón abre diligencias secretas sobre el informe del ácido bórico N. V. N. C. MADRID. El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha abierto diligencias- -declaradas secretas- -para investigar la supuesta falsificación de un informe pericial del 11- M sobre una sustancia- -ácido bórico- -intervenida a un procesado en esta causa, Hassan El Haski, con el fin de esclarecer la realidad y relevancia penal de los hechos denunciados por la Plataforma España y Libertad. Como adelantó ABC el domingo pasado, el fiscal- jefe de la Audiencia Nacional pidió que la investigación del informe sobre el ácido bórico- -insecticida- -encontrado en el domicilio de Hassan El Haski se investigue al margen del sumario de la matanza de Madrid. La Fiscalía decidió remitir esta denuncia a Garzón porque éste tiene un procedimiento abierto a El Haski y porque se encontraba de guardia cuando se presentó la denuncia. En cualquier caso, el sumario del 11- M ya no está en manos de Del Olmo, sino de la Sala Penal. Garzón tomará el próximo jueves declaración como testigos al comisario general de la Policía Científica, Miguel Ángel Santano, y a cuatro peritos que intervinieron en la elaboración del informe. Según fuentes jurídicas, Garzón les preguntará cuáles fueron las pautas empleadas en la elaboración del informe. El borrador del informe, firmado por tres peritos, hacía referencia a que el ácido bórico también había sido encontrado en un piso franco de ETA, aunque este dato no se incluyó en el dictamen que finalmente fue entregado al instructor del 11- M.