Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 25 9 2006 Cultura 65 La primera edición del Hay Festival Segovia cierra con una gran acogida por parte del público Fernando Savater participó en la clausura, donde habló de La rentabilidad del terror ISABEL JIMENO SEGOVIA. Sorprendente. Así ha sido la acogida del Hay Festival Segovia. Las previsiones de los más escépticos han fallado y la extensión iberoamericana del evento literario más importante de Europa ha sido todo un éxito. El reto de conseguir que la gente pague siete euros para entrar a los encuentros y charlas literarias se ha cumplido y todo apunta a que Hay Festival volverá el año que viene. Tres días abiertos al contacto directo entre setenta escritores de todo el mundo y espectadores, que respondieron muy bien a encuentros con autores como Doris Lessing, Martin Amis, Ian McEwan o Eric Hobsbawn. Fernando Savater participó en la jornada de clausura con una conferencia sobre La rentabilidad del terror El terrorismo es, ante todo, un proceso de domesticación de la sociedad, lo mismo que la tiranía que utiliza la intimidación en lugar del soborno para conseguir algo, porque las cosas que apetecemos los humanos son muy variadas, mien- TOROS MONUMENTAL DE BARCELONA tras que los temores son siempre los mismos, temor a la muerte Savater descartó una posible conexión de ETA con los atentados del 11- M en Madrid: No me explico cómo podemos seguir hablando de esto. No conozco a nadie en el País Vaso que piense que existe la más mínima relación La relación entre la literatura y el periodismo y la influencia de los medios a la hora de dar a conocer unos libros frente a otros fue abordada en otro de los encuentros, que contó con la participación de Annalena McAffe, Manuel Llorente, Juan Cruz y Manuel Rodríguez Rivero, quien abogó porque los suplementos culturales de los diarios se tienen que dirigir al mayor número posible de lectores La iglesia de San Juan de los Caballeros acogió por la tarde un emotivo homenaje a cuatro escritores españoles fallecidos, Carmen Martín Gaite, Terenci Moix, Manuel Vázquez Montalbán y Alberto Méndez, en un acto en el que se recordó la trayectoria vital y literaria de cada uno de ellos. Luis Francisco Esplá cautivó a la afición y dio una vuelta al ruedo EFE Esplá y Talavante, en huelga de sables Monumental de Barcelona. Domingo, 24 de septiembre de 2006. Casi tres cuartos de entrada. Cinco toros de Núñez del Cuvillo, el segundo como sobrero, y uno, el 3 de Benjumea; bien armados, descastados, deslucidos y flojos, excepto el buen 4 Luis Francisco Esplá, de azul con pasamanería negra. Pinchazo, media atravesada y descabello (aplausos) En el cuarto, dos pinchazos y descabello (vuelta al ruedo) Morante de la Puebla, de grana y oro. Estocada corta (bronca) Pinchazo y descabello (bronca) Alejandro Talavante, de añil y oro. Media atravesada y descabello (ovación con algunos pitos) En el sexto, tres pinchazos y dos descabellos. Dos avisos (ovación) que supo a gloria en unos tendidos casi enloquecidos, y poca quietud. Si hubo más, me lo perdí; aunque si le mete la espada, le corta las dos orejas. El toro mereció irse sin ellas al desolladero. Con el primero aseado, no se merecía más. También pudo y debió triunfar a lo grande Alejandro Talavante, que anduvo un tanto despistado con el tercero, el manso de Benjumea. Lo intentó, pero los enganchones se sucedían y la conjunción era imposible. Y es que a veces el valor no lo es todo. El mismo Talavante se encargó de demostrar esa premisa con el que cerró plaza, un toro noble protestado por sus pocas fuerzas. El de Badajoz lo brindó al público y se inventó una faena que acabó levantando pasiones. Quietud y temple, ingredientes fundamentales que rehicieron a un toro por el que nadie daba un duro al comienzo del trasteo. Naturales soberbios, ligados, llevando como imantado al de Núñez. ¿Valor? Mucho, muy metido, cruzado y aguantando parones de infarto. Otra vez las orejas casi en las manos, otra vez la puerta grande entreabierta, y la espada que todo lo echa por tierra. Y van... En Barcelona ha perdido al menos ocho orejas en tres tardes. Mucho, demasiado; casi tanto como el derroche de tela que llevan sus engaños. Y Morante nos obsequió con un ramillete de jaleadas verónicas al quinto. Se acabó, su tarde no dio para más. No tuvo toros y tampoco se complicó la vida. Dos broncas como dos soles y a otra cosa, torear. Así, al final de temporada en la Monumental le faltó remate, como a la temporada toda. Aquí, alguien se tendrá que cruzar al pitón contrario como Talavante, o al menos vender ilusión como Luis Francisco Esplá. DANZA El lago de los cisnes Ballet Nacional de Cuba. Dirección general: Alicia Alonso. Coreografía: Alicia Alonso, sobre la original de Petipa e Ivanov. Música: Piotr Ilich Chaikovski. Escenografía: Ricardo Reymena. Vestuario: Francis Montesinos y Julio Castaño. Lugar: Teatro Albéniz, Madrid. Fecha: 23- IX UNA ESPLÉNDIDA CANTERA JULIO BRAVO unque en fechas diferentes a lo habitual- -durante años han animado el agosto madrileño- -ha vuelto el Ballet Nacional de Cuba al escenario del teatro Albéniz. La compañía que desde hace casi sesenta años dirige y lidera Alicia Alonso mantiene una relación muy especial con el público de Madrid, que ha encontrado en ella ese reconfortante oasis en medio del desierto que es la programación de ballet clásico en nuestra ciudad. Desde que sus visitas a la capital se convirtieran en norma, los aficionados han visto crecer a bailarines a los que salieron sus primeros dientes artísticos en el Albéniz; ha visto desfilar a sus estrellas, algunas de las cuales A han buscado más tarde nuevos horizontes fuera de la compañía; y han visto evolucionar a un conjunto que, a pesar de los vaivenes y contra viento y marea, mantiene hoy en día un lugar de privilegio dentro del panorama de la danza internacional. Afirmar que el ballet es en Cuba un arte valorado y apreciado como el que más es decir una verdad de Perogrullo. No hay más que asistir a una representación para notar el cariño y el respeto que tienen los cubanos por sus bailarines. Y ese cuidado externo se nota en el interior. Resulta admirable comprobar cómo la compañía se renueva día tras día sin perder un gramo de calidad, cómo permanece en los bailarines el respeto al estilo, el amor por el escenario. Y un ejemplo es El lago de los cisnes primero de los títulos qu e han presentado en esta breve temporada madrileña- -dentro de un mes comienza el Festival de La Habana, uno de los grandes acontecimientos del mundo del ballet- A pesar de la incomodidad del exiguo escenario del Albéniz, la propuesta de los cubanos es sobresaliente, con un cuerpo de baile joven y lleno de frescura, y unos solistas- -la tarde del sábado la pareja protagonista la formaron Yolanda Correa y Javier Torres, a los que habría que sumar el brillante bufón de Taras Domitro- -de excelente nivel. El público que prácticamente llenaba el Albéniz no salió defraudado. ÁNGEL GONZÁLEZ ABAD BARCELONA. Tarde de expectación con casi tres cuartos de la Monumental cubiertos de público, y cartel elegido por tanto por los antitaurinos que ya no se dejan engañar por los muchos festejos sin fuste organizados esta temporada y acudieron a la cita más importante, allí donde más público acude y más sonora puede resultar su protesta. Lástima que no entraran en la plaza porque podrían haberse contagiado de la tauromaquia de Luis Francisco Esplá, que cautiva tanto a los aficionados barceloneses. El alicantino lució a buen nivel. ¿A la altura del excelente toro de Núñez del Cuvillo que hizo cuarto? Eso ya es otro cantar. Toreó con empeño y variado de capa, cuajó un vibrante tercio de banderillas y comenzó de forma soberbia la faena de muleta. Doblándose por bajo, llevó muy largo y con poder al toro. A partir de ahí lo lució citando de lejos en una primera serie con la derecha a pies juntos que tuvo excelente son. Lo siguiente fue vender el bacalao, con perdón. Muchos detalles, mucha escenificación