Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 25 9 2006 Internacional 37 El congreso laborista arranca con ovación a Blair y dudas sobre la sucesión El primer ministro se niega a señalar a Brown como el candidato idóneo para sustituirle Gobierno, como Alan Johnson y John Reid, podrían aprovechar sus intervenciones para perfilarse como una alternativa blairista EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Un congreso de gestos, de elogios proclamados u omitidos y de amagos de ambiciones. La conferencia anual de los laboristas británicos, la última a la que asiste Tony Blair como líder, comenzó ayer en Manchester con una inicial escenificación y los primeros escarceos entre el primer ministro y el eterno aspirante a la sucesión, Gordon Brown. La escenificación fue la ovación que los delegados tributaron a Blair en agradecimiento por sus servicios prestados. Blair, que intervendrá mañana en el congreso, fue mencionado en su discurso por la presidenta del partido, Hazel Blears, y aceptó los aplausos sin levantarse de la mesa presidencial que compartía con Brown y otros líderes. También una alusión a Brown, ministro del Tesoro, fue secundada con palmas, aunque de menor duración. Y es que lo único claro de este congreso es que es el del adiós a Blair. Que también sea la confirmación de Brown como el inapelable candidato a la sucesión dependerá de su discurso de hoy y de que en los próximos días otros posibles rivales no ganen excesivos puntos entre los delegados. Lo que siempre se había dado por supuesto, que el puesto de Blair sería ocupado por Brown automáticamente, está ahora en cuestión. Sigue siendo el favorito, pero otros miembros del Gobierno, especialmente Alan Johnson (Educación) John Reid (Interior) y John Hutton (Trabajo) podrían aprovechar sus intervenciones en Manchester para perfilarse como una alternativa blairista b Otros miembros del debe ser la agenda del laborismo para los próximos diez años, lo que los brownistas consideran una pretensión de condicionar la acción de su sucesor. Tony Blair y Hazel Blears, presidenta del partido laborista AFP Fuera del juego de la sucesión Sintomáticamente, Blair se negó ayer a respaldar las aspiraciones de Brown. En una entrevista en televisión, el primer ministro aseguró que en el congreso no entrará en el juego de la sucesión e indicó que ése es el compromiso adquirido por los miembros del Gobierno. Ni siquiera quiso pronunciarse sobre informaciones periodísticas que aseguraban que no piensa apoyar al ministro del Tesoro. Únicamente apuntó que no retira nada de lo que había proclamado sobre éste, como que sería un brillante primer ministro Más allá de posibles maniobras para puentear a Brown, lo que Blair desea es que su último congreso como líder se centre en su persona y en sus ideas de futuro. Así, piensa exponer lo que