Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 LUNES 25 9 2006 ABC Internacional Christoph Blocher, ministro de Justicia suizo y gran promotor del plebiscito, sonríe tras la conferencia de prensa que dio ayer en Berna AFP Suiza aprueba en referéndum una de las leyes de asilo más duras de Europa Los partidarios del sí el 68 apuntan que ahora se luchará con decisión contra los abusos Suiza, sede de numerosos organismos humanitarios como la Cruz Roja, hará también más difícil la inmigración de los ciudadanos no europeos ABC BERNA. El 68 por ciento de los votantes suizos dijeron ayer sí al endurecimiento de la legislación sobre el asilo, según los resultados oficiales publicados por el Gobierno federal. El apoyo a las nuevas normas ha sido abrumador en los 26 cantones en los que está dividido el país. Suiza votaba también una nueva ley de extranjería, que igualmente obtuvo la aprobación del 68 por ciento de la población. La Ley de Asilo ratificada endurece los criterios necesarios para otorgar la condición de asilado, ya que el Gobierno asegura que muchos inmigrantes utilizan esta vía para conseguir el permiso de residencia. Por su parte, la Ley Federal sobre los Extranjeros pretende frenar la entrada de inmigrantes no europeos y sin estudios en el país. Entre los aspectos más polémicos de la Ley de Asilo está la posibilidad de encarcelar durante dos años a quienes rechacen su repatriación, a pesar de no haber sido acusados ni condenados por ningún delito. También prevé la supresión de las ayudas sociales para los ilegales, que sólo recibirán una ayuda de emergencia; y la expulsión inmeb La neutral diata de criminales o extremistas. La Ley Federal sobre los Extranjeros afectará a los ciudadanos que provengan de países que no pertenezcan a la Unión Europea o a la Asociación Europea del Libre Comercio (EFTA, por sus siglas en inglés) que reúne a Suiza, Liechtenstein, Islandia y Noruega, y que no sean solicitantes de asilo. Su principal aportación es el endurecimiento de las penas para delitos cometidos por inmigrantes y la persecución de las mafias que trafican con seres humanos, de los trabajadores ilegales y de los matrimonios de conveniencia. Ambas leyes entrarán en vigor el 1 de enero de 2008, pero algunos aspectos de los textos legales, como las medi- das de presión para promover las repatriaciones, podrían aplicarse desde comienzos de 2007. El referéndum ha sido promovido por los partidos de la derecha y por diversas organizaciones sociales y no gubernamentales que reunieron las cincuenta mil firmas necesarias. Según los partidarios del no la exigencia de un pasaporte válido impide a un refugiado obtener el asilo. Además, unas 7.000 personas, incluidos mujeres y niños, se verán privadas de las ayudas sociales y podrán ser recluidas en centros de acogida. Quienes se opusieron también rechazan la discriminación de los no europeos, pues se establece, dicen, una di- El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados lamenta el resultado Tomamos nota y lamentamos el resultado del referéndum afirmó un portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) William Spindler, al conocer los resultados. Para ACNUR, con sede en Ginebra, el nuevo texto legal es uno de los más restrictivos de Europa, y destacó que su aplicación llega en un momento en que la tasa de nuevos asilados en Suiza es la más baja en veinte años. Muchos refugiados políticos y víctimas de la guerra no tendrán opción de conseguir su documentación en las 48 horas que exige la nueva Ley de Asilo, explicó Spindler. Existen casos históricos de gobiernos que se deshacen de los documentos acreditativos de los perseguidos y esa realidad no ha cambiado añadió. Numerosas organizaciones sociales y religiosas, entre ellas las católicas, se habían opuesto a la aprobación de estas leyes. También Amnisitía Internacional. ferencia entre extranjeros de primera y segunda clase y la intención de expulsar a los indocumentados, a pesar de que se hayan integrado en la sociedad suiza y dispongan de un puesto de trabajo. Los partidarios del no califican la nueva normativa de segregacionista y arbitraria Esta ley lamentablemente no combate el abuso y crea otros problemas adicionales, sobre todo en las ciudades, en donde se obliga a la criminalidad, a la ilegalidad afirmó la vicepresidenta del Partido Socialista Suizo (PSS) Ursula Wyss. Encerrar en la cárcel a alguien sólo porque no tiene el pasaporte consigo es absurdo y, además, desde el punto de vista económico, resultaría enormemente caro explicó Wyss. Por su parte, los partidarios del sí a las nuevas leyes contaron con el respaldo de los partidos de la derecha suiza, con la ultraderechista Unión Democrática de Centro (UDC) a la cabeza. En su campaña abogaron por un sí a la reducción de las vías de recurso un sí a la limitación de la inmigración un sí a la lucha contra los abusos contra nuestro sistema social y un sí a la expulsión de los sin papeles Christoph Blocher, líder del conservador SVP (Partido Popular de Suiza) y ministro de Justicia, dijo ayer al conocer los resultados: El pueblo soberano ha decidido preservar la tradición humanitaria de Suiza y luchar con decisión contra los abusos Unas 10.000 personas solicitaron asilo en Suiza en 2005.