Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 25 9 2006 Nacional 29 La provincia de Teruel lleva décadas perdiendo población a paso de gigante. Siete de sus comarcas son, técnicamente, desiertos demográficos Instituciones y organizaciones se han unido para luchar contra este problema, que puede paliarse con la llegada de extranjeros Un censo en crisis En la provincia de Teruel se manifiesta con claridad un problema que arrastra Aragón desde hace décadas. Zaragoza capital cada vez está más poblada, pero el resto de la Comunidad autónoma, en la mayor parte de los casos, no logra mantener sus censos. Hay excepciones, con cabeceras de comarca y comarcas que han logrado ganar población en los últimos años. Pero Aragón, en su conjunto, ha perdido 217 municipios desde el año 1900. Siete comarcas turolenses entran en lo que los geógrafos identifican como desiertos demográficos territorios con una densidad inferior a los diez habitantes por kilómetro cuadrado. El caso más rotundo es el de la comarca del Maestrazgo, con tres habitantes por kilómetro cuadrado. Sin embargo, Zaragoza capital tiene casi 300 habitantes por kilómetro cuadrado. te en el contexto aragonés. El Aragón rural registra una mediad e doce habitantes por kilómetro cuadrado, que contrasta con los casi 300 habitantes por kilómetro cuadrado que se dan en la comarca de Zaragoza capital. La provincia de Teruel ha perdido, desde 1900, el 46 por ciento de su población. La comarca del Maestrazgo es un ejemplo contundente de esta evolución: en 1900 tenía 20.648 vecinos; ahora no llega a los 4.000. Teruel sí quiere inmigrantes TEXTO: ROBERTO PÉREZ ZARAGOZA. Teruel es una provincia que sabe bien lo que es crear plataformas para luchar por su futuro. No son muchos y, en este caso, en varias ocasiones instituciones, organizaciones empresariales, colectivos sociales y sindicatos sí que han sido capaces de echar por tierra esa máxima del pocos y mal avenidos Un ejemplo aparece estos días: el frente común que ha surgido para frenar la despoblación que atenaza el presente y el futuro de esta provincia. Un total de 31 entidades se han adherido ya al convenio de constitución de Habitate la nueva Federación de Entidades por la Población de Teruel. Al frente de Habitate está el presidente de la Diputación de Teruel, Ángel Gracia. Y es que luchar contra la despoblación es una prioridad para las políticas públicas en esta provincia que reclama inversiones, infraestructuras y atención institucional tanto del Gobierno aragonés como del central para salir de una situación demográficamente crítica. Entre los objetivos de esta nueva pla- taforma figura el de mejorar los programas de acogida de nuevos pobladores en la provincia de Teruel, especialmente en aspectos como el seguimiento en el asentamiento y la integración de inmigrantes, según consta en los estatutos de la entidad. Con un censo envejecido tras décadas de éxodo de población, a la provincia de Teruel la única salida que le queda en estos momentos es lograr atraer población. Los inmigrantes constituyen en este caso una esperanza. Pero para atraer nuevos habitantes hace falta disponer de más actividad económica. Y, para eso, resultan también fundamentales las infraestructuras, en una provincia, por ejemplo, que aún está esperando a que se termine de construir su primera autovía, la que ha de conectarle con Zaragoza y con Valencia. Lo que no le sobra es tiempo. La despoblación ha demostrado que es un mal que ha seguido un ritmo acelerado durante décadas y que sus efectos no se han frenado. La población en Aragón aumenta, pero en la provincia de Teruel este fenómeno, en cifras absolutas, aún se nota poco. Entre los geógrafos, se considera desierto demográfico aquel territorio con una densidad de población de menos de diez habitantes por kilómetro cuadrado. Pues bien, la provincia de Teruel, en una gran parte, muy grande, es un desierto demográfico En esa situación se encuentran quince de las 33 comarcas de Aragón. Y, de esas quince, siete están en Teruel. La comarca del Maestrazgo tiene únicamente del orden de tres habitantes por kilómetro cuadrado. Pero por debajo de los diez habitantes por kilómetro cuadrado se encuentran también las comarcas turolenses de Gúdar- Javalambre, Sierra de Albarracín, Cuencas Mineras, Jiloca, Bajo Martín y Matarraña. Aragón es, en sí mismo, un territorio desequilibrado demográficamente en el contexto nacional. Su extensión geográfica no se corresponde con el número de habitantes en el conjunto de España. Pero Teruel es, al mismo tiempo, una provincia desequilibrada demográficamen-