Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional ULTIMÁTUM DE ETA AL GOBIERNO LOS COMUNICADOS DE LA BANDA LUNES 25 9 2006 ABC Portada del pasado 7 de septiembre El día 8 se informó de la división en la banda El ultimátum de ETA, en el periódico del día 22 ETA siempre ha dejado claro que sin la autodeterminación no dejará las armas En cada comunicado o declaración ha aumentado el nivel de las amenazas b Primero con un lenguaje ama- De las palabras a los hechos 21 de junio En este comunicado, ETA volvía a hablar de los compromisos asumidos por el Gobierno y exigía el cese de las detenciones, de la dispersión de los presos y de la presión sobre la llamada izquierda abertzale. En estas fechas ya se había realizado la última operación contra el aparato de extorsión de la banda. ETA emplaza al Gobierno para que pase de las palabras a los hechos, dando los pasos necesarios para garantizar que ninguna legislación, ordenamiento jurídico ni Constitución sea obstáculo o límite en el desarrollo de la decisión que mayoritariamente adopte el Pueblo Vasco decían entonces los etarras. ETA se reafirmaba en su decisión de alto el fuego permanente en vigor desde el 24 de marzo de 2006 pero advertía una vez más en tono amenazante de que las decisiones y pasos de ETA serán consecuencia de la actitud que mantenga el Gobierno español ante el proceso abierto en Euskal Herria ble y el sábado con siete tiros al aire, la banda jamás ha dado a entender que está dispuesta a renunciar a uno solo de sus objetivos P. M. MADRID. De lo único que no se puede acusar a ETA es de haber mentido sobre los objetivos que perseguía con el alto el fuego permanente que entró en vigor el pasado 24 de marzo, y de haber dejado siempre claro que su disolución estaba condicionada a lograrlos. Más aún, jamás ha sugerido, ni siquiera de forma velada, que estaba dispuesta a entregar unas armas que para la banda son la mejor garantía de que el llamado proceso de paz sigue los pasos que ella misma marca. En los primeros comunicados, los etarras utilizaron un lenguaje más amable en los últimos, ha vuelto a emplear la amenaza directa al comprobar que no se producían avances significativos en lo que para ETA es irrenunciable: la autodeterminación del País Vasco. ese proceso- -añadía la banda- -los ciudadanos vascos deben tener la palabra y la decisión sobre su futuro que deberá ser respetada Por tanto, ya eran entonces evidentes sus exigencias sobre territorialidad, por más que acabara el comunicado con un esperanzador la superación del conflicto es posible, aquí y ahora titudes represivas de los Estados español y francés. Además, justificaron los actos de kale borroka que ya empezaban a producirse entonces en que se trataba de la manifestación del enfado de los ciudadanos vascos ante la represión que sufrían. Aclaraciones 23 de marzo ETA apenas tardó 24 horas en hacer público otro pronunciamiento, en realidad una ampliación del primero, aunque dejaba aún más claras sus exigencias: derecho de autodeterminación, referéndum y compromiso de España y Francia de respetar la decisión de los vascos, además de la exigencia de que ambos países dejen de lado la represión Una vez más, por tanto, ni el menor atisbo de que fueran a dejar las armas ni a disolverse si no es a cambio de la consecución de sus objetivos. Primeras amenazas 14 de junio El cuarto pronunciamiento de los terroristas desde la declaración de alto el fuego permanente supuso una nueva escalada en la dureza de los mensajes enviados al Gobierno. Los etarras, en su estrategia de intentar internacionalizar el conflicto exigían la implicación de Francia en el llamado proceso de paz como parte del conflicto De lo contrario, continuarían con la lucha en lo que fue ya la primera amenaza clara y directa de retomar la actividad terrorista. La banda aseguraba que la imposición que ejerce el Estado francés sobre Euskal Herria y la lucha que llevan a cabo los ciudadanos vascos por sus derechos son desconocidas para muchos ciudadanos franceses y se dirigía a éstos para que muestren una actitud a favor de los derechos y del reconocimiento de Euskal Herria, posesionándose contra la política de imposición que ejercen las autoridades de Francia El silencio de las autoridades del país vecino, advertía ETA, no borrará la existencia del conflicto ya que mientras Francia no reconozca a Euskal Herria la lucha por los derechos y el conflicto continuarán El proceso, en crisis 18 de agosto Este quinto comunicado era el más duro hasta el lanzado el sábado. En él, la banda aseguraba que el proceso está inmerso en una crisis evidente y culpaba al PSOE y al PNV de ese bloqueo ya que pretenden construir un proceso a la medida de sus intereses y necesidades No han respondido a la medida de su responsabilidad añadían, ya que, en vez de dar pasos profundos para alimentar ese proceso y para construir un marco democrático en Euskal Herria, han actuado obcecadamente para desgastar las posiciones de la izquierda abertzale Los etarras reiteraban su compromiso con los objetivos expresados el 22 de marzo y advertían de que mantener una actitud represiva es incompatible con el desarrollo de un proceso de negociación Por ello, amenazaban con que, si continúan los ataques contra Euskal Herria, ETA responderá El sábado, en Oyarzun, por primera vez los etarras ya no aludieron de forma explícita a su declaración de alto el fuego permanente del 22 de marzo y por primera vez también hicieron sonar las armas para que nadie se olvide de que aún no las tienen oxidadas. Actitudes represivas 14 de mayo El tercer pronunciamiento de la banda se produjo a través de una entrevista publicada en el periódico Gara con dos dirigentes de la banda. Las declaraciones de los etarras cayeron como un jarro de agua fría en el Gobierno de Zapatero, porque lejos de lanzar un discurso más conciliador acorde con lo que se podía esperar del llamado proceso de paz los terroristas endurecían su mensaje, con la exigencia de que el Ejecutivo cumpliera sus compromisos democráticos relacionados con la territorialidad y la autodeterminación. Los dos jefes de la banda dejaron ya claro entonces que no estaba garantizada, ni mucho menos, la irreversibilidad de la situación de alto el fuego permanente y advirtieron de que el proceso no podrá seguir adelante si continuaban las ac- Alto el fuego permanente 22 de marzo El 22 de marzo, el anuncio del alto el fuego permanente anunciado por la banda y que tendría efectos desde 48 horas después de hacerse público alimentaba la esperanza de que el final de la violencia en el País Vasco, esta vez, era posible. Sin embargo, una lectura analítica del comunicado alimentaba las primeras dudas: El objetivo de esta decisión- -decía entonces ETA- -es impulsar un proceso democrático en Euskal Herria para construir un nuevo marco en el que sean reconocidos los derechos que como Pueblo nos corresponden y asegurando de cara al futuro la posibilidad de desarrollo de todas las opciones políticas. Al final de Por primera vez desde el alto el fuego permanente los etarras no aluden a su declaración de marzo