Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid DOMINGO 24 9 2006 ABC PEDRO NÚÑEZ MORGADES Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid La sociedad actual individualista, materialista y deshumanizada no educa MADRID. El próximo 11 de octubre acaba su mandato al frente de la institución a la que ha dedicado los últimos cinco años de su vida. El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Pedro Núñez Morgades, lleva en la actividad pública 30 de sus 57 años. Ahora puede estar a punto de dar el salto a la vida de funcionario, de no ser propuesto por el Gobierno regional para que repita, a pesar de que cuenta con el respaldo unánime de todos los grupos en la Asamblea. O no... -Conoce, como pocos, a los menores del siglo XXI. ¿Cómo son? -Están más solos que nunca por los horarios que hacen incompatibles la vida laboral y familiar, por la brecha digital, por el distanciamiento de la escuela... Todo ello provoca que nuestros hijos estén cuidados por niñeras electrónicas (internet, videojuegos... Además, tampoco se dan los instrumentos para que la familia pueda coexistir. Las ayudas que recibe España son casi tres veces menores que en Europa: un 2,7 frente a un 8,2 del PIB. ¿Resultado? Desde su más tierna infancia los niños pasan demasiadas horas sin la compañía de sus padres, sus principales educadores. ¿Qué consecuencias provoca que nuestros hijos estén hoy más solos que nunca? -Es sorprendente que no ocurran más cosas dadas las circunstancias. Tenemos una juventud extraordinaria que, lamentablemente, está creciendo sin valores, sin saber lo que está bien y está mal, y sin haber tenido el imprescindible cariño y el fortalecimiento de su autoestima. Todo ello produce un soporte que protege de las drogas, violencia, delitos, etcétera. La sociedad materialista, excesivamente individualista y deshumanizada, en ocasiones, ni ayuda ni educa. -Ante este panorama ¿qué se puede hacer? -Hay que partir de una base: todos tenemos responsabilidad. Debemos ver hacia dónde vamos y recomponer. Lo que no podemos es seguir dando el valor a lo económico olvidando el de lo social. Hoy es muy reveladora la frase de Cuántas más escuelas hagáis, más cárceles podréis cerrar -Sin embargo, hay cosas que la escuela no puede hacer ni suplir... -La escuela no puede hacer todo lo que le estamos diciendo que haga. No tiene ni los medios ni los recursos. Hay estudios acreditados que demuestran que cuando uno de los dos padres está en casa a las cinco de la tarde, la educación es más adecuada. Esta no es otra cosa que tiempo, diálogo, compartir, poner límites, interpretar juntos... Además, hay que romper roles para evitar el sexismo y hacer asumir responsabilidades desde pequeños. Es el Pepito Grillo que señala a las administraciones lo que no funciona en relación a las carencias y necesidades de los menores. Su mandato está a punto de expirar TEXTO: M. J. ÁLVAREZ FOTO: JULIÁN DE DOMINGO El 11 de octubre acaba el mandato del segundo Defensor del Menor de la Comunidad VIDA FAMILIAR LABORAL Nuestros hijos pasan demasiadas horas sin la compañía de sus padres, los principales educadores. Al cuidado de niñeras electronicas INVERTIR EN LO SOCIAL Si anteponemos lo económico a lo social, a las relaciones humanas y a la educación, aumentará el deterioro de la convivencia. Tenemos que reacionar ¿Cómo se puede dar la vuelta a la situación? -Ejerciendo la responsabilidad individual de cada uno de los que formamos la sociedad. Y, a ésta, ilusionarla para que nadie se sienta excluido. Estamos inmersos en esa dejación y relajación de responsabilidades, a veces también desde lo público. Junto a ello es necesario hacer una cierta catarsis sin buscar culpables, uniéndonos en hallar soluciones. Es preciso que nos demos cuenta de que lo social es la gran inversión, y la educación de nuestros hijos es el gran objetivo, y será el mejor legado que les podemos dejar. Estos criterios son comunes en todos los partidos, pues preparemos el terreno de juego para hacer un buen partido. ¿Cómo se ilusiona a la sociedad pa- ra que todos y cada uno asumamos nuestra responsabilidad? -Sintiéndonos llamados a participar. Desterrando frases como si total, yo ¡qué puedo hacer! porque todos somos necesarios. Yo haría, incluso, hasta un departamento de reflexión hacia la felicidad a través de la convivencia, en donde personas con distintas habilidades y profesiones estuvieran reciclando estos mensajes. ¿Hacia dónde iremos de no corregir el rumbo? -Al aumento del deterioro de la convivencia en su conjunto si anteponemos la economía a las relaciones humanas y a la educación. Esta situación no es exclusiva de España, afecta a todo nuestro entorno y tenemos que reaccionar. ¿La violencia no es una consecuencia de todo ello? -Sí. Me preocupa mucho en todas sus modalidades. Por ejemplo, las denuncias en el ámbito escolar han crecido un 300 en lo que llevamos de año. El menor no nace delincuente, pero si carece de valores, fracasa en la escuela, vive en una familia desestructurada y está viendo la violencia continuamente y, sobre todo, lo ve como forma de éxito y sin la explicación de un adulto, la violencia triunfa, y él la incorpora para resolver los conflictos. -Ha defendido como pocos la ley del Menor. ¿En qué está fallando? -Es la ley más denostada de la democracia. Se le atribuye el incremento de todo tipo de situaciones protagonizada por los menores. Su fallo radica en la protección del menor en la comisión de las primeras faltas o delitos en donde el infractor queda impune. Y se crece. No sabemos abordar la situación de los menores conflictivos. Es el reto. ¿En relación a las bandas latinas, por qué aquí no se reconvierten en asociaciones como en Barcelona? -Debemos analizar sus causas y buscar interlocutores válidos. El trasfondo es el desarraigo del inmigrante en una sociedad hostil en la que ni unos ni otros hacemos el esfuerzo necesario de integración. Hay que intentar que defiendan sus derechos como lo hacen otros colectivos, junto a medidas sociales, policiales, judiciales... ¿Le preocupan los menores no acompañados? -Sí. La legislación es muy clara: debemos protegerles, lo que no quita para propiciar el reagrupamiento familiar, ¿Cómo hacerlo compatible? Rompiendo, nuevamente, el esquema de actuación a corto plazo en materia de inmigración, el gran reto de Europa. Además, establecer contacto con los países de origen, políticas a medio y largo plazo, crear recursos y dotar de instrumentos a los países de origen.