Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional DOMINGO 24 9 2006 ABC Corea amenaza con adquirir más plutonio para armas nucleares b El Gobierno de Bush se ha nega- do a negociar directamente con el de Kim Jong- II, desde que éste violase los acuerdos de no proliferación alcanzados con Bill Clinton MERCEDES GALLEGO CORRESPONSAL NUEVA YORK. Algunos, como Irán, ocultaron su programa nuclear durante años, pero Corea del Norte anuncia cada paso a bombo y platillo, aparentemente convencida de que es su mejor arma negociadora con EE. UU. El último aviso adelanta que descargará las barras de uno de sus reactores para utilizar ese plutonio en armas nucleares antes del final del año. El mensajero fue Selig Harrison, un veterano periodista que dirige el programa asiático de la organización privada Center for International Policy, con sede en Washington. El que fuese el primer americano en visitar Corea del Norte en 1972, representando entonces al diario Washington Post, ha pasado tres días en el país, durante los cuales dice haber sostenido diez horas de conversaciones con el jefe de las negociaciones, Kim Kye- gwan. Están acelerando (el programa nuclear) porque quieren utilizar (el reactor de) Yongbyon para forzar negociaciones bilaterales con EE. UU. y resolver el callejón sin salida de las conversaciones a seis explicó Harrison en conferencia de prensa al llegar a Pekín. Jacques Chirac, Angela Merkel y Vladímir Putin en su reunión ayer en Compiegne, enfocada en Irán y Oriente Próximo POOL Merkel y Putin rechazan el proyecto de Chirac de reconstruir el antiguo eje Moscú sigue maniobrando para incrementar el poder energético ruso b La canciller alemana ha dejado claro que espera el fin del mandato de Chirac para lanzar nuevas iniciativas diplomáticas europeas con el futuro presidente francés JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Angela Merkel, canciller de Alemania, ha rechazado el sinuoso proyecto de Jacques Chirac, presidente de Francia, de reconstruir con Vladimir Putin, presidente de Rusia, el antiguo eje París- Berlín- Moscú, de oposición no siempre velada hacia Washington y el presidente Bush, que tuvo su momento de difunta gloria durante la guerra de Irak, para ir difuminándose, víctima de las aspiraciones rusas y del cambio de doctrina alemana. La cumbre Chirac- Putin- Merkel, orquestada en París con fines altamente diplomáticos para presentarse como alternativa a Washington ante la crisis de los proyectos nucleares iraníes, se transformó ayer, finalmente, en un encuentro en el que se trataron todo tipo de temas industriales, económicos y diplomáticos. Le Monde comenta en un editorial que el amigo Putin ha traicionado a Chirac, negociando a su espalda el ingreso ruso en el capital de EADS, el florón de la gran industria aeronáutica europea. A pesar de las oscuras maniobras de Putin, amenazando con utilizar el chantaje del gas ruso contra Europa, el presidente francés es el último dirigente europeo que continúa Estatus de superpotencia El Gobierno de George W. Bush se ha negado a negociar directamente con el de Kim Jong II, desde que éste violase los acuerdos de no proliferación alcanzados con Bill Clinton. Sin embargo, Pyongyang está ansioso por recibir el estatus de superpotencia que cree que se le está negando al forzarle a negociar también con actores regionales como China, Corea del Sur, Rusia y Japón. Según Harrison, Kim Kye- gwan le dijo que si Washington accede a las conversaciones directas, ambas partes podrían exponer todo lo que tengan en mente El régimen comunista busca el fin de las sanciones económicas con las que Estados Unidos dice luchar contra el tráfico de drogas y el blanqueo de dinero, así como garantías de que no se intentará un cambio de régimen explicó el experto estadounidense. Corea del Norte anunció a principios de año que había desarrollado armas nucleares. Las primeras pruebas llegaron en julio, con misiles de largo alcance capaces de alcanzar Estados Unidos y, pese a la condena expresa del Consejo de Seguridad de la ONU, hay rumores de que prepara nuevas pruebas. ofreciendo al presidente ruso una alfombra de plata de velada resistencia común contra los EE. UU. Ante la maniobra de Chirac, convocando una cumbre entre amigos Merkel se apresuró a advertir de la faena a sus aliados polacos y norteamericanos. Y aceptó el encuentro en el castillo de Compiegne, a 50 kilómetros de París, para discutir con Chirac y Putin de muchos temas: industria, aeronáutica, gas, Chechenia, etc. Cumbre replanteada Putin fue recibido como un gran amigo en una cena particular. Pero el presidente ruso no descartó que Moscú imponga a las petroleras francesas nuevas reglas de juego, rompiendo los antiguos acuerdos negociados antes de su llegada al poder, con la ambición de devolver a Rusia su estatuto de gran potencia. El Elíseo se vio forzado a reconocer que Putin no había advertido a El amigo Putin ha traicionado a Chirac, maniobrando a sus espaldas el ingreso ruso en el capital de EADS Merkel dejó clara su fidelidad a Washington y Varsovia sobre temas como Oriente Próximo o Chechenia Chirac del ingreso ruso en EADS. Angela Merkel llegó a París tras la cena privada del dúo Chirac Putin. Y su comida de trabajo, a tres, estuvo salpicada de matizaciones. Merkel no desea dañar las relaciones con Washington ni con el resto de los aliados europeos, que contemplan con ciertas reservas las maniobras solitarias del presidente Chirac, al fin de su controvertido mandato. Gran encajador, Chirac despidió a sus huéspedes con sus mejores sonrisas y deseos, celebrando la eficacia y buen entendimiento. Con Putin, el presidente francés sostiene relaciones cordiales a geometría variable: el ruso siempre recibe pero no da mucho. Por su parte, Angela Merkel ha dejado claro que espera el fin del mandato presidencial de Chirac para lanzar nuevas iniciativas diplomáticas europeas con el futuro presidente de Francia. En el terreno aeronáutico, Moscú ha conseguido bazas importantes en EADS y se sirve de París (Chirac) para intentar ganar influencia. En el terreno de la dependencia energética de Europa, Putin continúa maniobrando para incrementar el poder ruso. Discutiendo de temas como Oriente Próximo o Chechenia, Merkel dejó clara su fidelidad a Washington y Varsovia. Ante la crisis de los proyectos nucleares iraníes, Chirac consigue distanciarse de Bush, pero no está claro que sus aventuras diplomáticas personales contribuyan a incrementar la credibilidad de Francia ni de la UE, víctima de tales iniciativas individuales, finalmente muy útiles a Teherán.