Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional DOMINGO 24 9 2006 ABC pague la cantidad correspondiente a la revalorización de las pensiones en estos 17 años. En total, y de media, cada uno de los 6.000 pensionistas que aún siguen vivos (2.000 han muerto ya) recibirá alrededor de 6.200 euros. El pago está previsto en dos plazos. El primero, en abril de 2007, y el segundo, un año después. El asunto de los plazos no es cuestión baladí. Según el texto firmado, los herederos de esos dos millares de pensionistas fallecidos durante este tiempo no tendrán ningún derecho a recibir el dinero. Por otro lado, viudos y viudas, así como los herederos de los afectados que habiendo aceptado formalmente la oferta fallezcan antes de esas fechas, sí que tendrán derecho a recibir la paga. Vivir hasta la fecha del plazo Pero para obtener el dinero, los pensionistas tienen que recibir primero una carta del Gobierno del Reino Unido en un plazo de tres meses, donde se les especificará la oferta concreta y los trámites que deberán realizar. La situación es en algunos casos tan dramática que es posible que algunos de los pensionistas ya no estén vivos cuando esta carta finalmente les llegue. Problemas como éste y otros relacionados con el derecho de los herederos están llegando sin parar a la sede de Alpeg. En sólo dos mañanas, su vicepresidente, Jaime Chacón, ha recibido veinte certificados de defunción de antiguos trabajadores. Las dudas son muy grandes entre los pensionistas y sus herederos. Y también el recelo. Son muchos años de promesas incumplidas, y ahora nadie se fía. Dicen que nos lo van a dar, pero han dicho eso muchas veces. Hasta que no tenga el dinero en el bolsillo... se lamenta Fernando Bueno, que tiene 81 años y trabajó 19 en el Peñón. Es una cosa nuestra, nos lo deben Salvador también se muestra receloso: Nos han engañado muchas veces, así que hasta que no me llegue la carta no me fío A pesar de esta cierta desconfianza, los pensionistas están contentos. Pero no son ellos los únicos ciudadanos de La Línea que han celebrado el acuerdo. Todo el pueblo ha hecho suya esta reivindicación, ya que son pocas las personas que no conocen a alguno de los afectados. El pago de las pensiones es lo más importante de los acuerdos considera Ana León, presidenta de Mar del Sur, asociación que nació con el objetivo de fomentar el diálogo social y cultural entre las poblaciones de los dos lados de la verja. El alcalde de La Línea, Juan Carlos Juárez, del PP, también entiende que las pensiones son lo fundamental de los acuerdos. Hasta que no se solucionase el asunto de las pensiones no podía haber ningún otro acuerdo afirma. Compartir el aeropuerto para uso civil fue otro de los acuerdos Madrid- Londres- Gibraltar sellados esta semana AP Unos 6.000 jubilados de La Línea perciben una ínfima pensión del Reino Unido por sus años de trabajo en Gibraltar. Desde 1989, Londres las mantenía congeladas, y ahora recibirán lo que se les adeuda tras el acuerdo del lunes. Muchos no se lo terminan de creer Hasta que no lo tenga en el bolsillo... TEXTO: PABLO DOMÍNGUEZ ENVIADO ESPECIAL GIBRALTAR. Setenta y ocho libras para él y treinta y cinco para su mujer. O lo que es lo mismo, algo más de 167 euros para el matrimonio. Ese es el dinero que Salvador Molina recibe cada mes del Reino Unido como pensión por sus 22 años de trabajo en Gibraltar. Dinero que, junto a los 490 euros a los que tiene derecho por su vida laboral en España, le permiten subsistir a duras penas: Con esto ya te imaginas cómo se puede vivir; sacando y ahorrando de aquí y de allí... Salvador, como tantos otros vecinos de La Línea de la Concepción (Cádiz) y de todo el Campo de Gibraltar, se vio obligado a finales de los años cuarenta a trabajar en el Peñón debido a la carencia de empleo en España. Aquí había poco trabajo y mal pagado recuerda, y no se le olvida cuál fue su primer salario en suelo británico: Tres libras y quince chelines a la semana Su amigo Juan García también vivió una situación similar. Con sólo 17 años, uno menos del mínimo permitido, encontró trabajo de soldador en Gibraltar, y un sacerdote amigo de la familia falsificó su edad para que no le denegaran el permiso. Cada viernes, al igual que el resto de españoles, tenía que cambiar las libras inglesas por pesetas antes de cruzar la frontera. El cambio oficial era de 80 pesetas por divisa británica, pero en el estraperlo se podía llegar a sacar 200 confiesan ambos. Además, estas cantidades estaban muy por encima de las 12 pesetas a la semana que se ganaban en La Línea. Cierre de fronteras Tanto ellos como el resto de 8.000 españoles que trabajaron en Gibraltar tuvieron que regresar a España tras el cierre de la frontera en 1969. Sus destinos fueron muy dispares. Unos encontraron trabajo en la propia Línea, como Juan en la fábrica de Renault, pero muchos otros tuvieron que emigrar. Hay linenses por todas partes afirma Salvador. Cuando les llegó la edad de jubilación, empezaron a recibir una pensión del Reino Unido. Las cantidades ya eran de por sí muy bajas, debido a que el sistema inglés es distinto al español. Pero la situación se agravó en 1989, cuando el Gobierno británico decidió congelar las pensiones. Desde entonces, la reclamación de estos pensionistas por recibir lo que se les debe no ha cesado. Fruto de estas reivindicaciones nació, en 1994, la Asociación Linense de Pensionistas Españoles en Gibraltar (Alpeg) Muchas han sido las reuniones que han mantenido con las distintas administraciones en estos do- ce años, pero siempre sin éxito. Ahora, el problema puede llegar a su fin. El pasado lunes, en el marco del Foro de Diálogo sobre Gibraltar, el ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos; el ministro británico para Europa, Geoff Hoon, y el ministro principal de Gibraltar, Peter Caruana, acordaron, entre otras medidas- -como la utilización conjunta del aeropuerto de la Roca y el levantamiento de la suspensión de los vuelos entre el Peñón y España, la agilización del paso de la frontera, la utilización de líneas telefónicas y la creación de un Instituto Cervantes- que el Reino Unido La falta de empleo en la España de los años 40 les obligó a trabajar en el Peñón, donde los sueldos eran superiores Gibraltar es hoy lo que es gracias en parte a nosotros recuerda uno de los pensionistas que espera cobrar ahora Se acerca el momento Ahora, aunque la mayor parte no sabe aún qué hará con el dinero, los pensionistas creen que se ha hecho justicia. Trabajaron muy duro en Gibraltar- que es hoy lo que es gracias en parte a nosotros recuerda uno- -y ven cómo se acerca el momento de recibir lo que es suyo. No todos han tenido tanta fortuna. El padre de Elena Guzmán murió hace unos años y no ha vivido para verlo. Aunque no fuera mucho, para él habría sido una alegría