Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional DOMINGO 24 9 2006 ABC Antes de las últimas elecciones autonómicas, un grupo de artistas impulsó Hai que botalos un documental que animaba a echar del poder a Fraga. Tras el cambio de gobierno, muchos de ellos (casi cuarenta) trabajan o reciben subvenciones de la Xunta social- nacionalista El pesebre de Nunca Máis TEXTO: JOSE LUIS JIMÉNEZ SANTIAGO. El 22 de mayo de 2005, el colectivo Burla Negra vinculado a la plataforma Nunca Máis presentó en Santiago el documental Hai que botalos compuesto por 25 cortometrajes y que pretendía mostrar una visión crítica de la situación política, social, cultural y económica de Galicia si bien su fin último era animar al electorado a no votar al PP en las elecciones autonómicas del 19 de junio. El proyecto seguía el mismo patrón que el film Hay motivo promovido por sectores culturales afines al PSOE en la precampaña de las generales de 2004 con la intención de menoscabar la imagen de los ocho años del Gobierno de Aznar. En el caso de Hai que botalos -cuya página web, desde la que podía descargarse el documental, ya no está activa- la Xunta de Galicia llegó a plantear a sus servicios jurídicos si el documental era injurioso hacia la figura del entonces presidente Manuel Fraga. Es morralla y porquería denun- Suso de Toro, asesor de Zapatero y contertulio de la Radio Galega ció tras visionarlo el también candidato del PP a la reelección, y a quien lo vea le va a dar asco En uno de los cortometrajes se imitaba al propio Fraga y se recordaba su pasado franquista; en otro se sucedían insultos en gallego hacia los dieciséis años de gobierno popular, y en tres de ellos se justificaban las actuaciones del colectivo Nunca Máis durante la crisis del Prestige Pues bien, tras el cambio de gobierno en la Xunta de Galicia, cerca de cuarenta de los participantes en Hai que botalos muchos de ellos a su vez integrantes de Burla Negra y Nunca Máis reciben ayudas de la Administración autonómica o trabajan para distintos departamentos de la misma. EFE Carlos Blanco, en el plató de su programa formó parte de la película Galatasaray- Depor coproducida por la TVG. Del campo de las letras gallegas proceden Suso de Toro y Manuel Rivas, guionistas de los cortos Non hai palabras y el controvertido biopic de Manuel Fraga, respectivamente. De Toro, inspirador de Zapatero, se ha convertido en tertuliano habitual de la Radio Galega, una emisora cuyo director de programas es Xurxo Souto, que fue uno de los portavoces de Nunca Máis y cuya labor ha sido duramente cuestionada durante la ola de incendios que asoló Galicia este verano. Rivas, por su parte, vio cómo su obra O Héroe era subvencionada por la Xunta de Galicia e incluida en los circuitos culturales de la Consellería del ramo y el Instituto Galego de Artes Escénicas. Junto a Carlos Blanco en el corto O Derradeiro actuaba Paco Lodeiro, intérprete que en la actualidad presenta en la TVG los programas Cifras y letras y Terceira rede Del celuloide a la televisión autonómica saltó también la actriz Iria Piñeiro, participante de otro documental de Hai que botalos y que este verano ha presentado en el canal autonómico el espacio vespertino Supermáster Intérpretes de Hai que botalos como Evaristo Calvo, Miguel de Lira, Patricia de Lorenzo o Marcos Petete han encontrado un hueco en la serie Pepe O Inglés también emitida por la TVG con discretos resultados de audiencia. Paula Carballeira combina su participación en la referida serie con la dirección e interpretación de A cabana de Babaiagá una producción para el público infantil del Centro Dramático Galego, dependiente de una Consellería de Cultura que subvencionó con 27.600 euros a la compañía Berrobambán a la que pertenece junto a Anabel Gago, Chiqui Pereira y Teresa Rodríguez. Las cuatro, a su vez, aparecieron en el cortometraje crítico Untos En este documental, que relataba Fraga: Suso de Toro vino a pedirme dinero En una reciente entrevista publicada en ABC (27- 08- 2006) el ex presidente de la Xunta Manuel Fraga se refería así al comportamiento de Nunca Máis tras las elecciones autonómicas: Durante un tiempo todo el mundo se preguntaba dónde estaba Nunca Máis que reapareció en una manifestación, diciendo justo lo contrario que durante la crisis del Prestige Todo tiene su explicación. Señores como Manuel Rivas o Suso de Toro, que están al servicio del Gobierno, son capaces de cualquier cosa, de escribir cualquier artículo defendiendo lo que sea que les digan que tienen que defender Fraga contaba esta anécdota El señor Suso de Toro pidió verme cuando yo era presidente de la Xunta. Le invité a cenar y me dijo que él y un grupo necesitaban mucho dinero para hacer una nueva política cultural para Galicia. Cuando le pedí que me enviaran un proyecto, él me contestó que no. Usted nos da el dinero y luego se verá cómo se invierte Por lo visto ya han encontrado quien les dio ese dinero De monologuista político a la TVG El caso más claro es el del actor Carlos Blanco, participante como monologuista en diversos actos electorales del PSOE y el BNG, e intérprete en el cortometraje O Derradeiro dentro de Hai que botalos En una entrevista en julio de 2005 explicaba que han sido muchos años de lucha, no tanto contra Fraga, sino contra una Galicia a superar, la del enchufismo El pasado 9 de junio, Blanco presentaba su nuevo programa en la TVG, Somos unha potenzia Este 2006, Blanco ha participado también en las películas O partido y Hotel Tívoli ambas producidas por la Televisión de Galicia y subvencionadas por la Consellería de Cultura de la Xunta. También apareció en Cargo otra cinta producida por el ente público autonómico. El otro actor gallego más identificado con los movimientos opositores al anterior gobierno popular es Luis Tosar. Integrante de las listas del BNG al Parlamento Europeo en 2004, fue voz en off de otro de los cortometrajes. En 2006 ha prestado su voz a la campaña audiovisual de Turgalicia, organismo dependiente de la Consellería de Industria, controlada por el Bloque. Además de participar en Hotel Tívoli Uno de los ejemplos más gráficos es el actor Carlos Blanco, que ha pasado de monologuista en actos de PSOE y BNG a presentar su propio programa en la Televisión de Galicia