Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión DOMINGO 24 9 2006 ABC AD LIBITUM PROVERBIOS MORALES EL GRITO DE ZAPATERO ilustre casa de Ramires no es la mejor de las novelas de José María Eça de Queirós, el máximo novelista portugués de todos los tiempos y uno de los mejores del repertorio ibérico de todo el XIX. Cuando la escribió, el mismo año de su muerte, cumplidos los 55, estaba enfermo y cansado, pero lúcido en la acumulación de sus experiencias por medio mundo. Nuestro olvidado Juan Sampelayo, uno de los notables del periodismo español de la primera mitad del siglo pasado, colaborador en estas páginas, escribió una biografía suya- -Premio Nacional de Literatura- -que alguien debiera reeditar por luminosa. En A ilustre casa... M. MARTÍN Eça de Queirós, después FERRAND de haber sido cónsul de Portugal en Bristol o La Habana, en Newcastle o en París, y haber observado con atención los juegos políticos de buena parte de los escenarios europeos e iberoamericanos, concluye que en política, el que más grita, más gusta Un siglo y seis años después, con dos grandes guerras de por medio y una sucesión vertiginosa de acontecimientos, el diagnóstico de nuestro genial vecino resulta de la máxima actualidad. Sólo los que gritan, quienes atontan a sus oyentes con el ruido antes que con las ideas, alcanzan predicamento entre los electores y ocupan los sitiales del poder. Algunos- -la mayoría- -gritan sin tener nada que decir, sin un solo concepto que respalde su voz, y esos son, por lo que veo, quienes alcanzar mayor gloria y más expresivos reconocimientos. El éxito de José Luis Rodríguez Zapatero es el de un grito emitido en el momento oportuno, cuando la Nación estaba atribulada tras un salvaje atentado islamista, y debe reconocérsele que, sin muchos más merecimientos, ahí está subido en las andas que portan, menos los del PP, los representantes de todos los grupos parlamentarios con asiento en la Carrera de San Jerónimo. A tal punto llega la eficacia gritona del sonriente Zapatero que sus errores y excesos, sus radicalismos, también operan a su favor. Un mutis como el de Carlos Rodríguez Ibarra, insuficientemente explicado con un electrocardiograma, lejos de dañar al líder que lo provoca, se convierte en un pregón de su talento porque el interesado- -la víctima- -tiene una sólida idea de España y un claro sentido de la disciplina de partido. El grito germinal de Zapatero- -tan oportuno, tan demoledor- -ya se ha llevado por delante una generación, la más brillante desde la fundación del PSOE, de socialistas capaces de entender y vivir el significado de las cuatro letras de su sigla. Ahora, sin víctimas próximas, están en peligro las más lejanas y, de hecho, se observa el resquebrajamiento, más o menos avanzado, de la idea de España que perfiló la Constitución y algunas de las porciones que componen el puzle nacional. Todo por un grito oportuno amplificado por el silencio culpable de los monopolistas de la oposición. TEOLOGÍA A U razonable se puede razonar. Pretensión que no es crisN discurso universitario impecable, el de Betiana en su origen, añado: surgió en el judaísmo helenedicto XVI en Ratisbona. No ha pretendido nístico. Como observa Benedicto XVI, el islam ha percomplacer ni divertir al personal. Me gusta su manecido ajeno a dicha pretensión. Tampoco es que sentido de la etiqueta, pues la etiqueta es, como su el judaísmo la desarrollara a partir del impulso ininombre indica, una versión retórica y cotidiana de la cial. El judaísmo optó por una hermenéutica de la ética. O sea, la ética revelándose en el detalle. Muy Ley y no recuperó la Teología propiamente dicha, bien, Benedicto XVI. A las lecciones inaugurales hay con su concepto fundamental de un Dios razoque ir a eso, a sentar una tesis, no a caer simpánable, hasta la Reforma (judía) y eso por intico. El tiempo dirá si la Iglesia Católica ha gafluencia de la teología cristiana (protestante) nado un gran Papa, pero no cabe duda de que la pero la idea estaba ahí, aletargada bajo dos miuniversidad perdió en su día un gran profesor. lenios de discusiones talmúdicas. En el islam, Y no lo tenía fácil. No porque hubiese en el ni estuvo ni se le espera, lo que ha tenido y siauditorio talibanes infiltrados, que no los hague teniendo sus consecuencias- -por qué evibía. Tampoco porque estuvieran al acecho tar la palabra- -trágicamente irracionales. unos cuantos periodistas zánganos en busca JON Pero la lección no concluye todavía. ¿Por de titular, que estaban, sino porque se trataba JUARISTI qué la modernidad ha convertido la Teología de un auditorio de modernos, y hablar de teoloen materia de chiste? El Papa ha estado grandioso en gía ante semejante público resulta tan improbable cola concisión obligada de su respuesta. La modernidad mo explicar óptica a una colección de topos disecano es antiteológica por defender la Razón, sino por su dos. Un profe normalito habría empezado por el chisafán de mantenerla bajo mínimos. No rechaza la Teote: Como ustedes saben, Borges clasificaba la teolología porque deteste a Jerusalén (hasta Bin Laden digía entre los géneros de la literatura fantástica Un ce amarla) sino porque odia a Atenas. No es la idea de profe con más tablas habría sido artísticamente elusiDios lo que la modernidad no ha podido soportar, sivo Al abordar este género de la literatura fantástino la idea del Dios razonable. La modernidad es el ca... no por suponer que todos sus oyentes leen a resultado de la deshelenización de Europa y de su conBorges, sino por tener la certeza de que ya no es posisecuente abandono a los dioses oscuros e inexplicable ser moderno sin reír el chiste. ¿Qué hizo Benedicbles. Lo ha dicho Benedicto XVI en Ratisbona, Alemato XVI? El colmo de la audacia: sacar al tonto (que San nia, que no es como decirlo en Roma aunque signifiAnselmo llamaba insensato) en el discurso. Evocar al que lo mismo, pues el contexto histórico cuenta tamcolega de Bonn que se quejaba de que, en su universibién lo suyo ¿o acaso Juan Pablo II sonaba igual en dad, dos facultades se ocupasen de un objeto inexisCracovia que en la Plaza de San Pedro? Pero los chistente: Dios. Lo que equivale a decir: No os lo voy a tosos decepcionados, como era de temer, han ido a poner fácil, chistosos Comienzo magistral de una estrellarse en el titular del zángano. O sea, en el refrilección histórica. to mutilado de la impecable teología de Manuel II PaEn más de un sentido, porque ha sido, ante todo, leólogo sacada doblemente de contexto. De su contexuna lección de Historia. ¿Qué es la Teología? El ento discursivo, la admirable lección de Benedicto XVI, cuentro de Atenas y Jerusalén, viene a decir Benedicy de su contexto histórico, la Constantinopla asediato XVI. La pretensión, inaudita en la Alta Antigüeda por los guerreros de Alá, tan tolerantes ellos. dad, de que Dios es razonable y de que con un Dios -Como digas que mentiste para ganar las elecciones, el pueblo te exigirá que dimitas. Aprendamos de Hungría: ¿cómo vamos los políticos a decir que hemos mentido?