Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 23 9 2006 87 Gente VESTIR A LA DUQUESA DE ALBA El modista Tony Benítez ha confirmado que estaría encantado de diseñar un vestido para la Duquesa de Alba en la boda de su hijo Carlos, duque de Huéscar. Juana Martín: Fundido en negro Jornada de clausura de la 44 edición de la Pasarela Cibeles, con el triunfo de la diseñadora mallorquina Carmen March, y el homenaje a García Lorca de la cordobesa Juana Martín TEXTO: ROSA BELMONTE FOTO: ANGEL DE ANTONIO cosas como son. Hay que agradecer a la madrileña Alma Aguilar el título de su colección: Déjà vu Lo que no es tradición es plagio (Eugenio D Ors) O si no, ya lo hemos visto. Ella se atreve a llamar a pan, pan y al déjà vu déjà vu Otros no. Una colección muy veraniega. Vestidos blancos de corte impecable, un blanco de anuncio de lejía, mil rayas en pichis y en pantalones anchos como para Katherine Hepburn. Vestiditos vaporosos y esa tela estampada que ya hemos visto en Ailanto, la que gracias a unos hilos de oro parece un plisado Fortuny. Aunque las plumas no son para el verano (ni el terciopelo, ni el cocodrilo) Alma se apuntó las primeras del viernes. En los hombros y la espalda de un vestido. En el público, Pedro Zerolo, Eva González o Carla Royo- Villanova con dos bolsos (uno de Vuitton y uno más grande, tipo bolsa, de Pedro del Hierro) Cargar con dos bolsos es lo más. El plumerío tímido de Alma Aguilar se desató con José Miró. Soy el pájaro de fuego, por el día soy mortal... Moctezuma convertido en Madeleine Hjört. Bueno, las plumas de Miró eran más largas que las del penacho del azteca. Pero no de quetzal, supongo que de pavo real. Y cuantas más plumas sacaba, más aplaudía su ruidosa clac, lo de menos les debía de parecer la ropa, inspirada en los primeros conceptos de spa en la pintura de finales del siglo XIX Para ver el trabajo de la también mallorquina Carmen March, mucha niña mona pero ninguna sola. De los jóvenes que desfilaron ayer, Carmen es de los clásicos, no de los airados. De las diseñadoras que tratan a la mujer como a una reina para que se sienta una princesa. Nuria Roca, María y Alfonso Zurita o la venezolana Verushka difrutaron de una colección con muchas prendas de punto pegaditas al cuerpo, con siluetas drapeadas y con una línea primo- Las rosa e interesantísima hecha con brocados y sedas de los tradicionalmente utilizados en tapicerías. Mangas de tal envergadura en un precioso estampado de flores marrones que parecía que Bimba Bosé se fuera a echar a volar. Juanjo Oliva, otro clásico trendy, es Supersónico, título de su colección. Y Las Supernenas son su inspiración. Lo que pudieran parecer juegos geométricos tirando a Mondrian en los vestidos son los trazos de Cactus, Pétalo y Bur- buja. Aunque Catwoman también se coló en sus divertidas propuestas. Y algún delicioso petit robe noir con bordados sobre raso. Y un grand robe noir que insistía en meterse en el zapato de Julia Polacsek. Tres veces. La última, ya de salida, hartita, se quitó los zapatos. Y llegó Juana Martín para homenajear a Lorca (ella sí puede) A las cinco mujeres de La casa de Bernarda Alba (Pasa a la página siguiente) Las modelos lucieron austeros y señoriales moños