Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Cultura SÁBADO 23 9 2006 ABC Grande, graciosa y trastornada interpretación del actor en Vete de mí una peliculilla y un peliculón de Víctor García León, que ayer se presentó en el Festival de San Sebastián La noche de san Juan Diego TEXTO: E. RODRÍGUEZ MARCHANTE SAN SEBASTIÁN. Juan Diego con sotana. Juan Diego con chupa de señorito cazador. Juan Diego con bigotillo facha. Juan Diego de asceta, de santo, de inquisidor. Juan Diego de lumpen, de Franco... A Juan Diego se le puede poner lo que sea, que ahí está: siendo cura, santo, inocente, fachoso, rojazo o el otro flanco del dictador. Qué bien hace de todo y de cualquier cosa Juan Diego. Y ayer, en Vete de mí una peliculilla y un peliculón de Víctor García León, en la que Juan Diego hace de actor patético, de padre cochambroso y de hombre acabándose, el tío lo borda hasta extremos que escena tras escena uno duda si reír o llorar... Unos diálogos magníficos para unas situaciones chocantemente reales, un guión absolutamente bimbo lleno de frescura y de frescor, firmado por el propio director (hijo de José Luis García Sánchez y Rosa León) y por Jonás Trueba (también) que se zambulle en esa relación impresionantemente presionante de un hijo colado en casa del padre, treintañero el hijo y nostálgicamente treintañero el padre. La película es luminosa y cegadora, es divertida y tan triste (esa escena final de los espaguetis compartidos como en la dama y el vagabundo, pero en chungo y de nevera... tan inteligente y tan sencilla, casi obvia, y tan de todo el mundo, del padre y del hijo, de espíritus taimados o pícaros, y de espíritus virtuosos, por no decir santos. Vete de mí gustó mucho, fue muy celebrada y aplaudida, la interpretación de Juan Diego está llena de fuerza y de expresión y verdad, incluso en algún leve tramo final en el que se juega a dar bandazos a golpe de timón... En fin, que la película tuvo tanto éxito casi como la que se proyectó a continuación también a concurso: una americana titulada Sleeping dogs lie No suele ocurrir muy a menudo que una sala entera se ría como una tribu de borrachera durante la proyección de una película que no es una comedia. Sleeping dogs lie narra la caída en picado de una joven (casi) perfecta cuando decide contar a su novio y futuro marido uno de esos secretos que nunca le ha contado a nadie, en el fondo una tontería, una chiquillada que hizo de jovenzuela pero que ahora tira de ella, no consigue olvidarse y le lleva a cuestionarse asuntos como la sinceridad absoluta entre parejas, y tal y tal... El gran secreto es que un día le practicó una felación a su perro, sin que por ello le quedara más mácula que una horrible sensación de guarrería. El tono de la película no es serio, a pesar de la gran verdad que sugiere: ¡Miente! ¡Miente todo lo que puedas si quieres conservar el falaz respeto de los demás! ¡No te creas todas esas pamemas de la sinceridad y la confianza! Y no es serio el tono, porque es imposible evitar que las escenas, los comentarios, las caras y caretos de los personajes, las alusiones... en fin, todo, adquiera los matices de las grandes picardías y el atractivo de lo muy, muy incorrecto políticamente. Gonzalo Miró asistió en San Sebastián a la presentación de un libro sobre su madre EFE U 2 lanza su autobiografía al cumplir treinta años de vida EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. U 2 tiene mucho de ejército de salvación, y no sólo por la cruzada emprendida por Bono para resolver los problemas del mundo globalizado. Los cuatro músicos del grupo irlandés confiesan en la autobiografía oficial de la banda, que acaba de publicar con el título U 2 by U 2 que los treinta años de trabajo en común les ha supuesto la salvación personal. A veces parece como si hubiera entrado en U 2 para salvar el mundo. Entré en U 2 para salvarme a mí mismo asegura Bono en el libro. Cien ejemplares de la biografía fueron ayer firmados por Bono, Adam Clayton, Larry Mullen y The Edge en una gran librería del centro de Londres, ante la que miles de seguidores de la banda formaron cola durante horas. Los primeros en llegar lo hicie- ron ya la tarde anterior y acamparon bajo la lluvia de la noche ante las puertas del establecimiento. U 2 ha empleado dos años en producir el libro, que es un compendio de 150 horas de entrevistas y conversaciones de los cuatro músicos. El texto sigue la trayectoria de la banda, desde sus años de estudiantes en Dublín hasta sus grandes éxitos en todo el mundo. La edición incluye fotografías nunca publicadas procedentes de la propia colección de U 2. Estoy mucho más interesado en el futuro que en el pasado declaró ayer Bono. Pero este año hemos pensado que era tiempo de tomarse un respiro, aceptar que hemos hecho algo interesante, envolverlo y sacarlo fuera, y así pasar a la siguiente fase afirmó en referencia a los treinta años de vida que ha cumplido U 2 y narrados en la autobiografía. Para Bono, es importante que U 2 siga trabajando con esfuerzo. En los años setenta, cuando crecimos- -señaló el líder del grupo- vimos que a muchas bandas se les subió el éxito a la cabeza, pensando que era suficiente con levantarse y tocar. Nosotros pensamos que debemos justificar nuestra existencia Clayton, Mullen y The Edge reconocen en la biografía el claro liderazgo de Bono, a quien definen como la fuerza motora No ve limitaciones, sólo posibilidades afirma Clayton. Pero Mullen advierte que eso no impide que haya democracia interna, de forma que la proyección personal de Bono no afecta a las aportaciones creativas de los demás: Somos personas muy diferentes, con personalidades bien diversas. Pero si hay algo especial en U 2, no tiene que ver con nosotros como individuos; cuando tocamos juntos, algo sucede Los miembros de U 2, con una foto de archivo de la banda, durante la presentación de su autobiografía AP