Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 23 9 2006 53 Orhan Pamuk reaparece con una obra intimista y nostálgica, Estambul, ciudad y recuerdos Juan Diego protagoniza Vete de mí de Víctor García León, que ayer se proyectó en San Sebastián le y en otras universidades de esa tendencia aconsejaron a los nuevos dirigentes que había que desmontar toda la estructura económica de la URSS, lo que trajo consecuencias muy desagradables sobre todo para la población, para la gente corriente Martin Amis cree que somos testigos de la agonía del imperio del islam El autor británico conversó con Carmen Posadas en Segovia b Es inconcebible que podamos perder esta guerra al final. Esa idea de que nos vamos a convertir todos al islam o nos van a ejecutar es una locura dice el autor ISABEL JIMENO SEGOVIA. Íntima. De tú a tú, informal, pero con mucho fondo y bajo la atenta mirada de un público que llenó el teatro Juan Bravo. Así fue la conversación entre el escritor británico Martin Amis y Carmen Posadas, con quien repasó el proceso creativo de su último libro y los motivos de inspiración de su próxima obra, que, confesó, he robado de un filósofo ruso Amis disertó, sobre todo, acerca del islam y del trabajo literario que finalmente descartó publicar no por miedo sino porque me he sentido muy crítico con una religión que condiciona todos los aspectos de la vida, los pretende modelar Somos testigos de una agonía del imperio del islam- -apuntó el escritor británico- Es inconcebible que podamos perder esta guerra al final. Esa idea de que nos vamos a convertir todos al islam o nos van a ejecutar es una locura añadió Martin Amis, quien insistió en su fracaso y el aburrimiento que puede provocar el terror. Aun así reconoció que cualquier esperanza de que el islam pueda mo- Crítica a los intelectuales españoles Una de las estructuras fundamentales del Estado es el ejército y McEwan cree que en Irak se cometió otro gran error al desmontar el de Sadam Husein tras su derrota. Puede que algunos de sus oficiales fueran baasistas convencidos, pero seguramente que no todos lo eran. Creo que hubiera sido conveniente sostenerlo, pagar a sus tropas y mandos, no herir más allá de lo necesario su orgullo, porque era un elemento fundamental para mantener el orden en las ciudades y para asegurar el conveniente funcionamiento de los servicios públicos McEwan se muestra muy crítico con las posiciones de los intelectuales europeos ante la guerra de Irak y, entre ellos, cita muy especialmente a los nuestros: Creo que los intelectuales españoles han perdido de vista no sólo la naturaleza criminal del régimen de Sadam Husein- -que era una tiranía sin paliativos- sino también la política criminal de Al- Qaeda en los países islámicos, en Arabia Saudí o en Sudán, por ejemplo, donde asesinan a musulmanes. En general, cuando hablo con mucha gente que está en contra de la guerra de Irak percibo que pasan por alto si Al- Qaeda mata a centenares o miles de personas de credo chií en un país musulmán como parte de su estrategia para imponer su concepción del islam. En mi país no se despliegan pancartas ni se convocan manifestaciones en las calles condenando esos crímenes. Creo que tenemos dos varas de medir, porque quienes callan ante esos crímenes, enseguida inundan la calle de protestas cuando se trata de Guantánamo o de los daños colaterales ocasionados por los aliados Volviendo a mi obra- -concluye el escritor británico- al escribir Sábado situé como personaje protagonista a un hombre al que le resultaba mucho más fácil estar en contra de la guerra. Todos estamos íntimamente contra la guerra, contra cualquier guerra, porque ésa es la postura más humana, pero le insuflé las mismas dudas y la confusión que yo sentía y que él discute en la novela con su propia hija. A mí me rebela esa gente de la izquierda que en Gran Bretaña considera que los terroristas de Al- Qaeda, por enfrentarse a EE. UU. son luchadores por la libertad cuando en realidad están asesinando a miles de musulmanes. En fin, es cierto que la invasión de Irak ha terminado siendo un desastre político, pero lo que sin duda constituiría un desastre mucho mayor es que Al- Qaeda ganara la guerra y nosotros la perdiéramos. Y por esto mismo pienso que España debía haber mantenido sus tropas en Irak, por mucho que pueda pensarse que se trata de una intervención imperialista o colonialista Carmen Posadas y Martin Amis participaron ayer en el Hay Festival dernizarse es muy lejana pese a que se encuentra en una encrucijada: a la izquierda, la modernización, y a la derecha, el pasado, más islam Un futuro que, para Martín Amis, pasa por dejar un hueco y protagonismo a las mujeres. Durante mucho tiempo se ha pensado que las mujeres son muy buenas, y esta es la clave para la mo- EFE dernización del islam Carmen Posadas aprovechó la aparición de la mujer en la conversación para saber si Amis considera que existe una literatura femenina y otra masculina. Lejos de caer en tópicos, el escritor no dudó en señalar que sí hay una diferencia basada sobre todo en los sentimientos, más cercanos en el proceso creativo de la mujer, mientras que al hombre le horripilan. No es de machos hablar de sentimientos La poesía se está muriendo Tampoco dudó Martin Amis al aseverar que la poesía se está muriendo porque la historia se ha acelerado, no sólo después del 11- S, sino después de la Segunda Guerra Mundial. Queremos el instante, pero un poema no avanza en el tiempo, sino lo que hace es detener el reloj, el tiempo se para Temeroso no de repetir los mismos temas en sus novelas, pero sí de volver a escribir las mismas palabras desveló que en el proceso creativo de un escritor, una labor mucho más física de lo que imagina la gente, dependemos muchísimo de que nuestro subconsciente haga todo el trabajo Del cuento a la novela, pasando por las nuevas experimentaciones creativas del blog, las historias de un corresponsal en el extranjero o la situación actual de la literatura en Latinoamérica. Hay Festival Segovia ofrecerá hoy la posibilidad de acercarse un poco más a conocer estas realidades, sin olvidarse de otras citas ineludibles como la del historiador británico Eric Hobsbawn, y su visión de la Guerra Civil española, y la de Doris Lessing.